Busca:   en:
Inicio > Revista >

Atención y estimulación temprana en discapacidad auditiva. (Parte II)

El niño sordo se desarrolla con adultos que valorizan una expresión oral adecuada frente a cualquier otra forma de comunicación, en este contexto el niño sordo se encuentra inmerso en un medio que centra su interés en aquel aspecto en el que sus habilidades son limitadas y al no alcanzar las expectativas de los adultos se siente sistemáticamente fracasado.
En segundo lugar, se debe considerar que el niño sordo necesita un código para pensar y planificar. La interacción entre las áreas del desarrollo cognitivo y comunicativo- lingüístico es primordial para desarrollar el pensamiento abstracto. Como es obvio, la persona sorda presenta grandes dificultades para representar la realidad a través del lenguaje oral, aún así es un medio de comunicación que deberá aprender. Sin embargo, durante los primeros años su interacción con el mundo será principalmente a través de un medio accesible, que no le demande mayores recursos atencionales que los que requiere para la comunicación en sí misma. Los niños sordos a partir del uso del lenguaje de signos, son capaces de cursar y desarrollar todas las etapas del desarrollo cognitivo, socio-afectivo y comunicativo-lingüístico del desarrollo humano. Consecuentemente es esencial dotar al niño sordo, desde los primeros años de vida, de un código que le permita pensar y planificar.
En tercer lugar, se debe considerar que el niño sordo necesita comprender las convenciones sociales. El niño sordo suele presentar dificultades en la incorporación de las normas sociales, ya sea porque no recibe información directa sobre sus acciones o porque esta información no es suficientemente clara. En la mayoría de los casos, las interacciones comunicativas entre adultos oyentes y niños sordos son controladoras y normativas. Los adultos oyentes que interactúan con niños sordos tienden a explicar menos las razones o a elidir los discursos y quedarse únicamente en las acciones. Causando desconocimiento o menor entendimiento de las normas sociales, que en muchos casos promueve una conducta inadecuada. Generalmente los oyentes sitúan las interacciones en el contexto inmediato, sin referirse a acciones pasadas o futuras las que precisan mayor elaboración y abstracción. De esta manera, y de forma involuntaria, se limitan las posibilidades de planificar, entender secuencias temporales, desarrollar reversibilidad del pensamiento, elaborar pensamiento abstracto, etc. La atención temprana debe ofrecer al niño sordo la oportunidad de hacerse responsable de sus conductas, de comprender las razones y marcar clara y explícitamente los “límites” de su autonomía, con el fin de motivar una actitud madura y menos egocéntrica.
En cuarto lugar, se debe contemplar que el niño sordo necesita desarrollar una identidad personal y social. La sordera suele suscitar dificultades para consolidar una adecuada auto-imagen personal y social. Estas dificultades comienzan con la resistencia de los padres a aceptar la sordera de sus hijos, produciendo una distorsión en las relaciones familiares que condicionan el modo de vivir de la persona sorda y su propia identidad. El niño sordo se desarrolla con adultos que valorizan una expresión oral adecuada frente a cualquier otra forma de comunicación, en este contexto el niño sordo se encuentra inmerso en un medio que centra su interés en aquel aspecto en el que sus habilidades son limitadas y al no alcanzar las expectativas de los adultos se siente sistemáticamente fracasado. Esto se traduce en un bajo auto-concepto y una sensación continua de inseguridad e inadecuación. Por lo tanto es necesario incluir en la educación temprana del niño sordo, la existencia de modelos de identificación como son otras personas sordas.
En quinto lugar, se debe contemplar que el niño sordo necesita aprender el lenguaje oral de su entorno. Las personas sordas no adquieren el lenguaje oral de forma espontánea, es necesario planificar su enseñanza. Aunque la primera necesidad sea la de un código comunicativo útil (como es el lenguaje de signos), también es necesario que los niños aprendan el lenguaje oral de su entorno por ser el código mayoritario, que les permitirá la integración y participación activa en la sociedad compuesta en su mayor parte por personas oyentes. Sabemos que los niños sordos, que desde temprana edad son expuestos a un ambiente bilingüe (lenguaje signado y hablado), desarrollan mayores habilidades cognitivas, sociales y lingüísticas que les permiten una mejor integración social. Puesto que el lenguaje oral no se adquiriere por los sordos de forma natural, es necesaria una planificación sistemática de su enseñanza.
En sexto lugar, se debe considerar que el niño sordo necesita la aceptación familiar. Desde el momento del diagnóstico de sordera en una familia oyente, las relaciones familiares suelen distorsionarse suscitando actitudes de rechazo, sobreprotección, negación, etc. derivadas de los sentimientos de culpa, ansiedad e inseguridad que pueden sentir los padres. En este sentido, es primordial proveer apoyo y mediación familiar, ya que al conocerse el diagnóstico de la sordera, los padres requieren; información respecto de ella, aprender medios alternativos de comunicación, conocer pautas para adaptar el entorno familiar a la nueva situación e información sobre las ayudas que requiere el niño y que el Estado les brinda. También es muy útil aquella información que permita a la familia proyectar el futuro del niño, tomando en cuenta las dificultades previsibles y buscando soluciones alternativas. Esto puede evitar la angustia y acelerar el proceso de aceptación. Por todo lo anterior, la atención temprana debe planificar el trabajo directo con el entorno más cercano del niño, con el fin de lograr mayor colaboración y cohesión entre la familia y los profesionales que atienden al niño.
Abierto en agosto

Nuestra tienda permanecerá abierta durante todo el mes

  • La Risa. Una pequeña reflexión sobre el humor.
    En este libro se abordan algunas preguntas sobre el tema de la risa y el humor, siendo este un texto a la vez contundente y origi...
    Precio: 10.00 €
  • Amor. Snoopy
    Este precioso minilibro, perfecto para regalar, reflexiona de la mano de Snoopy y todos los personajes de su mundo sobre un sentim...
    Precio: 5.65 €
  • Colorea con Elmer.
    ¡Coge tus lápices y llena de color el mundo de Elmer y sus amigos!En él encontrarás ilustraciones de David McKee para colorear....
    Precio: 5.95 €
  • Juegos de expresión oral y escrita
    La intención de esta recopilación es ofrecer una serie de recursos sencillos y al alcance del profesorado que valoran especialment...
    Precio: 14.70 €

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Google+

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

Regístrate para recibir nuestro boletín quincenal con novedades, actualizaciones y más...


RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2014 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada