Busca:   en:
Inicio > Revista >

El lenguaje y el método pedagógico utilizado en la institución escolar.

La gran cantidad y variedad de métodos pedagógicos propuestos dan cuenta de una búsqueda incesante por parte de educadores y estudiosos con el fin de hacer más eficaz el proceso de aprender la lectura y la escritura.
El niño inicia su escolaridad primaria con una competencia lingüística. Es decir llega con un bagaje de expresiones y significaciones que representan las síntesis de experiencias lingüísticas que ha podido realizar hasta ese momento. Su lenguaje es el resultado de un proceso de aprendizaje en el que han intervenido fundamentalmente factores biológicos, psicológicos, sociales y culturales.

A muy poco tiempo de su comienzo inicia formalmente un proceso que desembocarÁ en la apropiación de la lectura y de la escritura, por lo tanto la Escuela ya tiene preparado para él, un abordaje desde el punto de vista pedagógico. Este plan de enseñanza debe facilitar al niño el proceso de aprender.

Todos los métodos utilizados a través de la historia de la educación escolar diferían especialmente entre si, en relación al proceso instructivo con el cual el maestro dirigía este plan de enseñanza de la lectura y de la escritura y desde qué elementos se partía para enseñar leer y escribir.

Así las distintas concepciones teóricas planteaban verdaderos antagonismos tratando de fundamentar cual era la marcha más adecuada de ese proceso de instrucción. Los métodos se dividían en analíticos y sintéticos.

En el primer grupo se encontraban los planes en los cuales se partía de unidades simples y en una marcha hacía la síntesis se arribaba a estructuras lingüísticas mayores.

Con los de marcha analítica, por el contrario se partía de estructuras mayores para descender a sus unidades constituyentes.

La gran cantidad y variedad de métodos pedagógicos propuestos dan cuenta de una búsqueda incesante por parte de educadores y estudiosos con el fin de hacer más eficaz el proceso de aprender la lectura y la escritura.

Luego, en la década de los años 60, se produjeron en Latinoamérica gran cantidad de investigaciones experimentales buscando aportar datos de la relación existente entre el método pedagógico y los resultados obtenidos en el aprendizaje de la lectura y de la escritura. Y la búsqueda continuó....

A mi entender estos métodos ponían el acento en la enseñanza y no en el aprendizaje. Por lo tanto desde la misma concepción, jerarquizaban la tarea docente dando al maestro un lugar muy distante del alumno lo cual impedía una verdadera interacción.

Por otra parte, de la manera en que estaba predeterminado el plan de enseñanza la lectura y la escritura se constituían en un objetivo a lograr, en un tiempo absolutamente establecido, no podía haber cambios en esas adquisiciones antes o después de lo estrictamente programado.

En la década de los años 80 se producen cambios absolutamente significativos en el plano educativo-escolar. Esto es consecuencia del advenimiento del enfoque pedagógico que se fundamenta en la teoría psicogenética de Piaget y de los referentes teóricos aportados por la psicolinguística contemporánea.

Estos cambios, privilegian dos aspectos fundamentales a la hora de construir el aprendizaje: la competencia lingüística que el niño tiene en el momento de iniciar su escolaridad y sus capacidades cognoscitivas.

Cuando un niño inicia su escolaridad, por supuesto no posee todavía el lenguaje del adulto: éste es un proceso que debe ir completándose. Pero si debe contar con una función lingüística organizada hasta ese momento de su vida de una manera acorde a su edad.

La iniciación del proceso constructivo de este sistema de representación, lectura y escritura, no produce beneficios ni perjuicios en una función lingüística desorganizada. Si, la situación inversa es relevante: la alteración del lenguaje, en cualquiera de sus dos aspectos: el fonológico-sintáctico o semántico, retrasa, distorsiona y en ciertos grados de severidad puede impedir la construcción del proceso, habida cuenta de que el niño debe utilizar como materia prima al lenguaje para aprender a leer y a escribir. Es más, debe aprender como representar a su propio lenguaje.

Es por ello que la elección de un método pedagógico determinado o la elección de una teoría que sustente las acciones pedagógicas no produce cambios en el proceso funcional del lenguaje.

Todo niño debería hacer su ingreso a la escolaridad primaria con un lenguaje organizado de manera adecuada; es la manera de poder acceder a la lectura y a la escritura, construyendo todas las acciones que le son inherentes.

Se han producido algunas conceptualizaciones, provenientes del área de la Salud, con respecto a que los enfoques constructivistas retrasan la posibilidad de detectar alguna dificultad lingüística en el niño. No he acordado con estas aseveraciones.

Veamos el siguiente ejemplo.
Supongamos a un niño con dificultades lingüísticas trabajando pedagógicamente con métodos tradicionales. En tal caso, se consideraba como imprescindible una etapa llamada de "aprestamiento" que duraba tres meses, marzo, abril y mayo. En ese lapso, el niño no tenía ningún encuentro con la Lengua escrita, iniciándolo recién en el mes de junio.

Este proceso era tan excesivamente controlado por el maestro, que llegando a mediados de segundo grado el niño tenia " frente a él" una cantidad no muy numerosa pero si de cierta diversidad de grafemas para operar con ellos. Recién en éstos momentos se evidenciaba una clara dificultad en la combinatoria y selección de éstos grafemas y de las palabras para producir con ellos, porque en éstas situaciones el niño demostraba sus limitaciones para discriminar de manera pertinente, como consecuencia de su patología.

Cuando un niño construye según el enfoque psicogenético, contrariamente a lo que se cree, los tiempos de detección se acortan.
En éste caso, el niño puede construir desde el mismo momento que inicia su escolaridad, lo que construya tendrá que ver con su competencia lingüística( con el estado funcional de su organización lingüística) y su capacidad cognitiva.

Todos los niños de un grupo escolar determinado reciben las mismas " libertades institucionales" y cada uno responde a ello, con lo que tiene y con lo que puede. Entonces es, generalmente a fines del primer grado cuando la patología comienza a mostrar sus desventajas, y " pone" a ese niño en un lugar de ese proceso muy dispar al resto del grupo.

El hecho que desde la clínica no se reconozca lo que es error constructivo de lo que es error sintomático o indicador de una patología lingüística, no es objetable a este enfoque teórico, sino más bien a la falta de práctica en la investigación diagnóstica por parte de los profesionales de la Salud encargados de esta temática.

Por otra parte la Institución Escolar, de una manera muy generalizada, considera estas precisas discrepancias individuales ( patológicas), como indicadores de un desarrollo naturalmente más tardío. Es esperable que es estos casos la Escuela inicie hacía esos niños una mirada más detenida.


Y, qué significa mirar detenidamente a un niño en proceso de aprender?

Significa escucharlo y mirarlo con mayor atención en todo el amplio sentido de estas palabras.

Observar como construye su lenguaje oralmente, cómo es su comportamiento comunicativo, si entiende las consignas del maestro y cómo las ejecuta, si sus compañeritos le entienden y si él a su vez comprende a sus compañeritos, si habla demasiado poco, y si se evidencia disparidad entre los resultados de las actividades no-lingüísticas y las lingüísticas, entre otros. También se torna necesario charlar con los padres del niño, o con personas vinculadas con él a los efectos de indagar principalmente sobre los aspectos evolutivos de los primeros años de su vida para ver si existen datos que se puedan relacionar con las dificultades del momento pedagógico que transita el niño.

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Google+

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

Regístrate para recibir nuestro boletín quincenal con novedades, actualizaciones y más...


RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2014 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada