Busca:   en:
Inicio > Segunda opinion

SEGUNDA OPINIÓN

Mercedes nos pregunta

  • Hola, somos los padres de un niño de 6 años y nos gustaría haceros una consulta. Nuestro hijo hace cuestión de un tiempo 1 año y poco, ha empezado a tartamudear. En un principio solo repetía algunas palabras, (no le hicimos mucho caso), pero ahora creemos que ha empeorado. Ahora se bloquea constantemente y tiene problemas para terminar una frase. La maestra de la escuela nos ha aconsejado que lo lleváramos a una logopeda. Así queremos hacerlo pero antes nos gustaría conocer su opinión. ¿ Qué podemos hacer nosotros para ayudarle? Es conveniente que le terminemos las frases que el no puede acabar? Es mejor no hacerle caso, ignorar el problema? ¿Qué actitud debemos adoptar? Hay algo que debemos hacer nosotros? Gracias por su atención, agradeceríamos que nos dieran respuesta lo antes mejor. Gracias

Nuestros especialistas opinan:

Hola Mercedes,

Coincido con la maestra, pues creo conveniente realizar una consulta diagnóstica con el/la logopeda.
Es muy importante comentar toda la evolución de su hijo, incluso llevar un informe de la maestra lo más detallado posible. Ello puede dar muchas pistas a la hora de la orientación y tratamiento.

A modo general, les facilito información sobre el tema, para que comiencen a abordarlo.

Según la Asociación Americana de Speech Therapy, "la tartamudez" es un síndrome de varias perturbaciones de la palabra, caracterizada por arritmias y tics causados por una psiconeurosis. La clasifica como una espasmofemia.

La disfemia o tartamudez es el defecto de elocución caracterizado por la repetición de sílabas o palabras, o por paros espasmódicos que interrumpen la fluidez verbal, acompañadas de angustia.

VAN RIPER dice que un momento de tartamudez es una palabra que está mal organizada temporalmente, así como la reacción del locutor, consecuente con la emisión de dicha palabra.


Difemia primaria y secundaria.

Según JOHNSON hay dos tipos de disfemias:

- Disfemia primaria: se da en sujetos jóvenes, poco emotivos, cuyo lenguaje tiene repeticiones continuas o prolongaciones tónicas de sílabas.

Los síntomas más destacados son:

-Repetición de sonido, palabra o sílaba.
-Tics varios.
-Temblores musculares.
-Alargamiento de la sílaba.
-Tensión global incrementada (espalda, cara, cuello, etc.)
-Reformulaciones y saltos en la sintaxis.
-Deficiente coordinación fonoarticulatoria.
-Habla rápida y arritmica.
-Parafasias.
-Circunloquios.

Disfemias secundarias: presentan articulación difícil, movimientos asociados y logofobia.

Los síntomas más frecuentes son:

-Muy baja autoestima.
-Gestos camuflados y desbloqueantes.
-Postura incorrecta.
-Ansiedad, miedo, retraimiento...
-Economía en la expresión oral.
-Muletillas, soportes...
-Lenguaje redundante.
-Línea melódica plana.
-Reformulaciones.

“Reglas de oro –para padres-” ante un caso de disfemia:

- Nunca hacer repetir una palabra o frase, ni es conveniente decirle que hable tranquilo o despacio. Ello crea más ansiedad en el niño/a.
- No reñir, censurar, criticar ni ridiculizar al niño/a en ningún momento.
- Evitar al niño/a todo tipo de situaciones que impliquen tensión. No hacer observaciones sobre la forma de hablar.
- Darle todo el tiempo que el niño/a requiere para terminar la frase. No adelantarse, adivinando aquello que nos quiere comunicar.
- Darle conversación y animarle en todo momento.
- Leer cuentos, comentar lo que ve, hablarle de las cosas que le interesan y motivan, haciéndolo despacio, con una pronunciación clara y frases sencillas.
- Alejarlo de actividades sobreprotectoras.


Espero que la información les sea de utilidad.


Equipo espacioLogopédico.com

 

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada