Busca:   en:
Inicio > Actualidad

La Unidad de Implantes Cocleares logra que seis menores de dos años vuelvan a oír

Una de las mayores frustraciones de los padres de niños sordos, es que sus hijos no responden con tanta facilidad a sus estímulos. Eso ya no le pasa a José Pajuelo González, de Don Benito. «Álvaro tiene dos años y medio -cuenta-. Le operamos el 10 de noviembre del año pasado. En diciembre le pusieron su implante exterior y perfecto, poco a poco va evolucionando muchísimo. Antes le llamaba y no me miraba. Ahora le llamo, le pido besos y me los da. Cada día me sorprende más. Y su lenguaje, poquito a poquito, viene; ya dice el nombre de la hermana, a su manera».

La frustración de la madre que no es escuchada por su hijo tampoco la sufre ya Juani Moreno, de Montijo. «A Carlos le operamos en agosto, cuando tenía un año y unos días -explica-. La operación en un principio nos daba mucho miedo, pero es mucho más sencilla de lo que esperábamos. Día a día se le ve la mejoría. Es un abismo. Era sordo profundo. Yo llamaba a mi hijo y no miraba, sonaba una puerta y no miraba; no miraba para ningún tipo de ruido, y ahora le llamas y mira, y ya va hablando sus cositas. Es un cambio de la noche al día».

Álvaro y Carlos son algunos de los niños que han recuperado su audición gracias a la Unidad de Implantes Cocleares de Cáceres, que es la única que existe en Extremadura y cada vez es más reconocida su labor fuera de esta comunidad. Prueba de ello es María Lidia Dueñas, una joven de 32 años, que se vino a operar desde Logroño. Su madre Eugenia cuenta de esta forma su viaje a Cáceres, «escuché hablar de la doctora María José Lavilla en un programa de Televisión Española, que los sábados por la mañana habla de los sordos. una niña de Cáceres habló de ella, que la había operado. Llamé a televisión el lunes y la directora del programa me ayudó a ponerme en contacto con ella. Mi hija perdió la audición a los 8 meses. Cogió una infección, le pusieron un antibiótico muy fuerte y le paralizó todo el oído. Ahora está operada desde hace un año, y es una cosa tremenda: de no oir nada, ahora llamas al timbre y te abre la puerta, suena el teléfono y me dice 'mama, teléfono'. Empieza ya a decir frases más largas. Cuando te ve pregunta '¿tú, dónde vas?'. Ella está como loca, a todo el mundo le dice que está muy feliz».

«Es una alegría»

Quien también se muestra satisfecho es Gerardo Hierro, vecino de Cáceres, natural de Torrecilla de los Ángeles, que se ha operado hace un mes. «Perdí toda la audición en el oído izquierdo hace unos 15 años y por el derecho tenía muy poca. A la semana de operarme ya escuchaba sonidos. Después de estar en logopedia, ya estoy escuchando frases... y eso es una alegría».

En Cáceres se están haciendo implantes cocleares desde el año 2000. La coordinadora de la unidad es María José Lavilla que destaca que a lo largo del año 2006 han operado a 12 pacientes, «lo más significativo es que hemos operado a niños menores de un año, y para eso ha hecho falta aumentar mucho la cualificación. Hemos operado a 6 niños menores de 18 meses, de los que dos tenían menos de un año».

Para Lavilla es muy importante que los niños sordos se operen cuanto antes para que la sordera no afecte a su desarrollo. Ayer se reunieron en Cáceres pacientes, familiares y profesionales de la Unidad de Implante Coclear. Esta operación consiste en colocar en la cabeza una prótesis que reproduce la función de la cóclea y permite que los sonidos lleguen al cerebro. El implante estimula el nervio acústico por corrientes eléctricas.

hoydigital
5/01/2007

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada