Busca:   en:
Inicio > Actualidad

El paso de comunicación animal a lenguaje humano pudo ser abrupta y no continua.

El investigador Ramón Ferrer i Cancho, del Laboratorio de Sistemas Complejos del Grup de Recerca en Informàtica Biomédica, GRIB (GRIB pertence a la vez al Institut Municipal d'Investigacions Mediques, IMIM, y la Universitat Pompeu Fabra, UPF), ha participado en un PUBLICIDAD

estudio, junto con el Profesor Ricard V. Solé --director de dicha institución,-- que revela que la transición de la comunicación animal al lenguaje humano pudo no haber sido continua sino abrupta.

"La forma de la transición sería lo que en física se conoce como una transición de fase, el mismo tipo de cambio que transforma el agua líquida en vapor", dijo Ferrer a Europa Press. Estos autores han dedicados este trabajo a distinguir el conflicto de intereses entre hablante y oyente que subyace en el sistema lingüístico de comunicación.

Las conclusiones de este trabajo se publican ahora en la última edición de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

"En general, si se toma un texto y se forma una lista con las palabras que contiene ordenadas decrecientemente por frecuencia, se obtiene que el producto de la frecuencia de la palabra con la posición que ocupa en la lista es aproximadamente una constante. Esta regularidad se conoce como ley de Zipf, en honor a George Kingsley Zipf, el lingüista que la hizo popular", explica el Ferrer i Cancho. "Nuestro estudio explica la ley de Zipf en base a que en cualquier sistema de comunicación animal o humano hay un conflicto de intereses. Tomando la terminología de la comunicación humana, el conflicto es el siguiente: El hablante espera que las palabras que reciba tengan un significado preciso. Cuanto más ambigua es una palabra, mayor es el esfuerzo que el receptor tiene que hacer para saber a que se refiere exactamente el emisor. En cambio, para el hablante, cuanto más precisa es una palabra, más le cuesta acceder a ella para usarla"., subraya

El nuevo trabajo demuestra que variando la importancia que se da al esfuerzo del emisor y al receptor solo pueden darse tres casos: no hay comunicación, la comunicación es perfecta y una situación intermedia donde aparece la ley de Zipf. Según Ferrer i Cancho, ley de Zipf es una propiedad universal independiente de factores como el idioma o soporte (oral, escrito).

"Contrariamente a lo que diferentes investigadores, como el lingüista Noam Chomsky, han defendido anteriormente, la ley de Zipf no es una propiedad totalmente ajena al lenguaje", añaden.

Fuente: Europa Press


27/01/2003

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada