Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Frente a un infarto cerebral se debe acudir rápidamente a un hospital.

Existe un gran temor en sufrir bien un infarto de miocardio o el infarto cerebral. La palabra infarto de por sí ya impresiona. Sobretodo si llega sin avisar, sin tiempo a acudir a urgencias.El infarto cerebral es cuando al cerebro no le llega riego sanguíneo y zonas de este cerebro quedan seriamente dañadas, afectando al habla o a la movilidad. Identificarlo a tiempo es vital.

Existen cuatro o cinco síntomas claves para saber si se está produciendo un infarto cerebral, conocidos como síntomas de lateralización: falla la fuerza muscular, se pierde sensibilidad, problemas de lenguaje, visión borrosa o pérdida parcial, acompañados de dolor de las extremidades.

A pesar de que estos síntomas se divulgan para que la población tenga constancia de este problema de salud, al no tener entre sus síntomas un dolor persistente, hace que se diferencie el paciente con un infarto de miocardio o de corazón, donde hay un síntoma inequívoco que es el dolor, con los de un infarto cerebral que muchas veces desconocen que están padeciendo este infarto, ya que los síntomas que presenta normalmente remiten antes de los dos minutos y luego están completamente reestablecidos de sus funciones. Es por ello, que se recomienda tomarlo como algo anormal y acudir con urgencia a un centro médico especializado.

En el caso de que estos síntomas sean sólo un aviso, ayudará a prevenir nuevos episodios, y si por el contrario son síntomas más persistentes o permanentes, las tres primeras horas son de vital importancia para poder corregir esta deficiencia, no en vano, al acudir al hospital, antes de iniciar un tratamiento se le deberá realizar ciertas pruebas de laboratorio y por tanto cuanto antes se ponga en manos del equipo médico mayor probabilidad de superar ese infarto.

Estadísticamente hay estudios que indican que sólo el 20% o 30% de los que padecen infartos cerebrales tienen dolor de cabeza, pero siempre acompañado de otros síntomas. Por la misma razón, la hemorragia cerebral sí que está estrechamente vinculada al dolor de cabeza.

El principal factor de riesgo para padecer un infarto cerebral o isquémico sería la edad, sobretodo a partir de los 70 años, pero ello no descarta que también se de en jóvenes donde hay otros factores desencadenantes como pueden ser los genéticos, el consumo de drogas vasodilatadores como la cocaína, el tabaquismo, la hipertensión y hasta la migraña.

En cuanto a las secuelas dependerán del tamaño del infarto, de la posibilidad de imponer un tratamiento u otro, y sobretodo a la localización, ya que si este infarto afecta al hemisferio dominante del cerebro, donde está el área del lenguaje, la secuela principal sería la afasia, que provoca que el paciente pierda el contacto con el mundo exterior al tener afectado el lenguaje, lo que le provoca cierta invalidez.

Importante es que la población, si nota estos síntomas, no pierda tiempo en acudir a la farmacia o al centro de asistencia primaria, sino que acuda con urgencia al centro hospitalario adecuado y más cercano, como recomienda el Doctor Rogelio Leira, neurólogo del Hospital Clínica de Santiago de Compostela.

http://www.vivirmejor.es
8/04/2009

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada