Busca:   en:
Inicio > Actualidad

El Hospital de San Vicente aplica Arteterapia a 25 pacientes con resultados muy positivos

Un total de 25 pacientes de la Unidad de Larga Estancia del Hospital de San Vicente han asistido al taller de Arteterapia que desde el pasado diciembre se ha puesto en marcha en el centro sanitario y del que se desprenden unos resultados “muy positivos”, según Mercedes Molero y Victoria Martínez, las dos profesoras del taller, voluntarias de la Asociación “Astaban, espacios de acompañamiento terapéutico”, entidad sin ánimo de lucro encargada de llevar a cabo esta actividad.

La Arteterapia es una disciplina terapéutica especializada en acompañar y facilitar adaptaciones, cambios positivos en la vida de las personas, a través del trabajo artístico. Esta disciplina, que se aplicó inicialmente dentro de la psiquiatría, se ha ampliado a otros campos como la medicina hospitalaria, apoyando la labor de los profesionales sanitarios en la mejora de la salud y la calidad de vida del ser humano desde un enfoque integral.

Desde el principio, cuando se inicia la experiencia de poner en marcha un taller de Arteterapia para los usuarios del HACLE San Vicente, “nuestro objetivo se centra primordialmente en mejorar la calidad de vida de estas personas, que se encuentran obligadas a afrontar una larga hospitalización, lejos de sus familias y hogar y aislados del entorno. Por medio del trabajo artístico pretendemos dirigirnos a su sensibilidad, rescatar espacios de belleza que ofrezcan experiencias gratificantes y liberar la tensión emocional, experimentando sensaciones de bienestar”, explican las profesoras.

El objetivo es ofrecer a los pacientes un soporte terapéutico para liberar sus emociones. No se trata de crear obras de arte: “Lo importante es crear, dejar aflorar los sentimientos de las personas, el arte como instrumento rehabilitador a través de la creatividad del individuo”.



Técnicas de pintura sencillas

Para alcanzar todo ello, se utilizan sencillas técnicas de pintura con materiales inocuos y agradables, que facilitan la participación de todos los asistentes y les permiten expresarse sin palabras, salvando las dificultades físicas, cognitivas, culturales y emocionales que presentan. La Arteterapia les ofrece la posibilidad de manifestar cómo se sienten, sus inquietudes y aspiraciones. También se buscan para los pacientes modos accesibles de dibujo que les ayuden a conservar y mejorar sus destrezas y habilidades psicomotoras, la percepción, la coordinación y la atención.

En principio las personas que participan, no tienen ninguna experiencia en pintura artística, más allá de lo aprendido en la escuela en su infancia. Mercedes y Victoria señalan que, durante el transcurso de estos meses de experiencia en el taller, “hemos podido ver cómo, en este proceso de realizar una actividad artística, han afrontado el reto de percibir sus límites y aprender de sus errores, despertado en ellos la motivación por superarse. El hecho de descubrir que son capaces de progresar en lo que se proponen y ser creativos, les ha ayudado a valorar su trabajo, mejorando su sentimiento de competencia personal”. Además, mientras esto sucedía, “hemos tenido el privilegio de acompañarles y observar como van encontrando un lenguaje propio. Para unos la riqueza, la sutileza y transparencia del color es un medio para sentirse alegres o serenos; otros expresan a través de la definición de las formas, su voluntad de superación y destrezas. Pero posiblemente lo más importante haya sido que ha despertado en ellos un interés hacia su vida y hacia la de los demás y se han establecido entre ellos relaciones de una nueva calidad, basadas en la mutua ayuda”.



Proceso y seguimiento

El proceso de selección de los pacientes comienza tras la valoración de cada paciente por el equipo de las unidades asistenciales y la detección del potencial para que la persona pueda realizar una actividad que le resulte estimulante para su recuperación funcional y cognitiva. De este modo, se seleccionan pacientes que por las características de la actividad pueden beneficiarse de la misma.

La coordinación del proceso se lleva a cabo por la dirección del centro, la cual se entrevista con las profesoras y coordinan los horarios y los grupos de personas a atender. Los talleres duran dos horas, de 17 horas a 19 horas, dos días a la semana en grupos de ocho pacientes. Cuando uno de los pacientes se marcha de alta se selecciona otro paciente que se incorpora al grupo.

Además se realiza un seguimiento de los mismos observando los aspectos de deterioro cognitivo, depresión y las actividades de la vida diaria. “En un futuro esperamos tener más resultados al respecto, aunque lo que sí podemos señalar ya es que el resultado es muy positivo, consiguiendo el mantenimiento de sus habilidades en prácticamente todos los pacientes, y disminuyendo en dos pacientes los niveles de depresión y en un paciente los niveles de deterioro cognitivo y actividades de la vida diaria”, manifiestan Mercedes y Victoria, quienes añaden que “aunque estos resultados son positivos, la labor que debemos realizar es aún muy grande y solo será posible por la continuidad en el tiempo de actividades como ésta. Agradecemos a todos los asistentes al taller su fidelidad al acudir cada día, incluso a veces con problemas de salud, y al todo el personal y dirección del Hospital San Vicente por esta innovadora y necesaria iniciativa”.

http://www.elperiodic.com
1/06/2010

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2021 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada