Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Investigadores de EEUU compilan atlas del cerebro

Un atlas computarizado del cerebro proporcionará por primera vez a los investigadores y médicos un mapa para develar los misterios de la mente.

El proyecto, iniciado hace 10 años, "nació de la frustración", dijo John Mazziotta, jefe de neurología de la escuela de medicina de la Universidad de California, de Los Angeles (UCLA). "Por desgracia, el cerebro es diferente en cada persona. Hay una enorme discordancia".

El atlas, recientemente disponible, permitirá a los expertos comparar el cerebro de un paciente con una base de datos, lo que mejorará el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades neurológicas.

Como resultado, investigadores y radiólogos se basaron en su propia experiencia para cuantificar la actividad cerebral o diagnosticar una enfermedad.

Asimismo, el atlas ayudará a detectar las diferencias cruciales en el cerebro de personas enfermas y ofrecerles mejores alternativas terapéuticas.

Un consorcio internacional de investigación, dirigido por Mazziotta y Arthur Toga, director del laboratorio de neuroimagenología de la UCLA, ha reunido hasta ahora imágenes digitales de 7.000 cerebros, usando recursos tecnológicos como los de la imagen de resonancia magnética (IRM).

Las tomas de la IRM de cerebros de personas, principalmente entre las edades de 20 y 40 años, se colorean, animan y optimizan en cuanto a detalles anatómicos y funcionales.

Los participantes incluían tanto personas sanas como enfermas de Alzheimer, autismo, esquizofrenia o el síndrome alcohólico fetal.

"Lo que hacen los científicos es separar las cosas y estudiar una pequeña porción en cada ocasión (...). Este atlas nos permite reunir todo de nuevo", informó Toga, quien se refiere al cerebro como "la última gran frontera de la biología humana".

El atlas, disponible en la Internet (http://www.loni.ucla.edu/ICBM), permite a los expertos en cerebro acceder a los detalles cuadrimensionales --el tiempo así como las tres dimensiones de espacio-- de la estructura y función del cerebro, a las descripciones de cómo se modifica a medida que avanza la edad y dónde ocurren las enfermedades neurológicas.

El proyecto es financiado por diversas fuentes, entre ellas los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

MAS CONFIANZA EN EL DIAGNOSTICO

"En definitiva, (el mapa del cerebro) se usará para comparar las poblaciones sanas contra las enfermas. Dará a los clínicos más confianza en un diagnóstico", dijo Toga.

El proyecto consiste de mapas estructurales de alta definición de cerebros individuales basados en la edad, raza, género, antecedentes de escolaridad, composición genética y otras características distintivas.

Las animaciones cibernéticas están apoyadas en los mapas anatómicos de funciones cerebrales como memoria, emoción, lenguaje y habla.

Los usuarios pueden observar imágenes cerebrales individuales, combinaciones de imágenes de subgrupos catalogadas, por ejemplo, por edad o género o una combinación de los 7.000 participantes.

Hasta ahora, Toga ha revisado las imágenes cerebrales de cientos de personas a las que se les realizaron pruebas, ubicadas en un rango típico de cifras de tensión arterial y de pulso.

Los estudios de IRM se tomaron tanto mientras los sujetos estaban en reposo como realizando tareas, desde enfocarse en una fotografía de un tablero hasta responder a sonidos, para registrar cómo reacciona el cerebro a los diferentes estímulos.

"El cerebro maneja de manera diferente el desafío de pensar e inciar una expresión verbal, así como de entender las palabras. La ejecución de estas tareas incluye la activación de complejos circuitos en todo el cerebro", dijo Mazziotta.

Estas diferencias entre los cerebros dificultan determinar lo que es normal y lo que no lo es. También se espera que el atlas sea una guía para los neurocirujanos, quienes no pueden ver realmente las áreas críticas en el cerebro de un paciente.

El proyecto del atlas es prometedor, pero es demasiado prematuro decir qué tan relevante será como herramienta médica, dijo Mony De Leon, director del Centro de Salud Cerebral de la Universidad de Nueva York, quien no está vinculado con el proyecto del atlas.

"Se podría usar como un indicador para decir si una parte del cerebro está fuera de los límites normales, pero alguien todavía tiene que interpretar los resultados", dijo.

"Si un patrón se puede determinar de manera confiable, será una ventaja en la compilación de evidencias para demostrar la relevancia clínica", dijo De Leon.

El proyecto "probablemente nunca terminará", dijo Toga. "El punto es seguir refinándolo y agregando datos".

El consorcio está en el proceso de expandir la información de la base de datos para incluir grupos de edad de personas jóvenes y mayores así como imágenes del cerebro de pacientes con diferentes enfermedades neurológicas.


Fuente: Reuters


22/08/2003

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada