Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Misión dibuja sonrisas en gente discapacitada.

La Misión Solidaria Manuela Espejo, que asiste a personas con discapacidades en el país, antes de llegar a Guayas, realizó su visita de diagnóstico, el fin de semana, en Santa Elena.

Un grupo, formado por dos médicos cubanos -genetista y especialista en discapacidades-, un doctor ecuatoriano, un guía comunitario y un militar encargado que registró las coordenadas de las casas de los pacientes con un Sistema de Posicionamiento Global, se acercó a las viviendas que exhibían una bandera blanca en las ventanas, en el techo y lugares visibles.

En días anteriores, las autoridades de la provincia habían solicitado a los habitantes que coloquen el distintivo para que las brigadas sepan la ubicación exacta del colectivo vulnerable.

De la misma manera se informó a los residentes de la provincia que la visita de la Misión consiste en hacer un estudio bio-psicosocial, clínico y genético, creado en 2009, orientado a identificar los casos de personas con discapacidad (física, visual, auditiva e intelectual) que hay en el país.

A partir de las 07:00, del viernes, la visita arrancó en el sector periférico 5 de Junio del cantón Santa Elena.

Algunos médicos se trasladaron en carros con el logo del programa estatal, otros, pese a la soleada mañana, prefirieron caminar por las polvorientas y arcillosas calles de la zona para conocer más el territorio.

Repentinamente, una voz de mujer con acento cubano rompió el silencio de las viviendas del cantón. “¡Hola, buenos días!, somos de la Misión Solidaria Manuela Espejo y estamos en tu país realizando un estudio a aquellas personas que tienen discapacidad. ¡Podemos pasar, somos médicos!”, gritó desde afuera de la cerca de caña Iranida Acosta, especialista en discapacidades o profesional conocida en Cuba como defectóloga.

Al escuchar el llamado salió hasta la puerta una mujer joven, quien se identificó como Glenda Montalván y que permitió a Acosta a que entrara a la vivienda construida con palos y cartón.

Allí la médica se enteró de que Glenda, de 17 años, ya es madre de gemelos de dos años de edad y de una niña de seis meses. Pero uno de los gemelos -Elías- padece hidrocefalia, discapacidad auditiva, visual -no se le desarrolló el ojo izquierdo y lo tiene cerrado- y tuvo una colostomía (operación que sirve para que el colon tenga una vía de salida a través de la pared abdominal) porque su ano está imperforable.

Inmediatamente, Carmen Hernández, genetista, pidió que acercaran al niño para evaluar su estado de salud; mientras que Acosta llenó una ficha médica con datos de la madre y sus vástagos. Los médicos recomendaron a la adolescente que realice terapias físicas al bebé para que pueda caminar.

En el rostro de la mujer se dibujó una sonrisa, pues fue la primera vez que su hijo recibió ese tipo de atención: “Estoy tranquila porque mi bebé va a tener tratamiento, pero siento tristeza porque veo a uno de mis niños caminar y jugar, mientras que otro está enfermo”.

Luis Yépez, coordinador general de campo de la Misión Solidaria, indicó que en esa provincia trabajan 58 brigadas médicas que están distribuidas entre Santa Elena, La Libertad y Salinas. “Este estudio es especial porque se hace en la casa de la persona con discapacidad; se da atención inmediata a casos críticos -personas abandonadas-; y se coordina con instituciones de educación, salud y Registro Civil sobre las soluciones que deben dar”.

Según Yépez, de forma preliminar, se estima estudiar en la provincia los casos de 7 mil personas con discapacidad.

Otro de los casos que encontraron las especialistas y que llamó su atención fue el de Yesenia y Mariana, de dos años y siete meses de edad, respectivamente. Ambas, con Síndrome de Down, viven en una casa de cemento, donde se percibían penetrantes olores a patos, gallinas, chanchos y demás animales de granja, que se crían en el patio.

Su madre Ángela Gonzabay, de 36 años, contó que sus embarazos no fueron planificados y que nunca fue auscultada por un ginecólogo.

Los médicos detectaron un problema cardiovascular a Mariana y le recomendaron a la madre que ayude a caminar a su hija mayor. También le aconsejaron que se ligue, ya que por la edad no puede concebir más hijos.

“No sabía que mi edad influyó en que mis hijas tengan Down”, expresó Ángela, quien se quedó tranquila porque le van a entregar el Bono de Desarrollo Humano, una cuna y más artículos para las pequeñas.



Primer beneficiado de nuevo bono

Después de evaluar a personas con deformaciones de nacimiento, Alzheimer, Síndrome de Down, artrosis, ceguera, falta de audición, entre otras, al finalizar la jornada, a las 18:00, las especialistas cubanas encontraron a Ángel Jiménez, de 10 años de edad, quien padece discapacidad intelectual severa.

Su madre, Rosa Gonzabay, de 42 años, contó que durante su embarazo no se hizo un control prenatal e ingirió alcohol. Incluso, el parto fue en su casa de caña con paredes de cartón.

Iranida Acosta, con 20 años de experiencia en discapacidades, tras observar el cuadro crítico del niño y conversar con los familiares, llenó una ficha médica para que la madre se beneficie con el nuevo Bono Joaquín Gallegos Lara, por el monto de US$ 240.

Este beneficio se le otorga a quienes se encargan de cuidar a una persona con discapacidad intelectual o física múltiple.

“Doy gracias por la existencia de este programa que beneficia a los niños con discapacidad como mi hijo”, expresó Rosa.

http://www.telegrafo.com.ec
27/08/2010

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2023 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada