Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Perfeccionan evaluación de implantes auditivos

Crea UAM método para realizar pruebas mediante la actividad eléctrica en el cerebro del paciente

Por primera vez en el país, se pueden realizar pruebas electrofisiológicas objetivas para evaluar el progreso de niños con pérdida auditiva profunda que han sido sometidos a cirugía de implante coclear, gracias a un protocolo de registro de información que desarrollaron investigadores del Laboratorio de Audiología de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Las pruebas efectuadas en la UAM, en las que participan médicos del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) y del Centro Nacional de Rehabilitación, consisten en un seguimiento de la actividad eléctrica del cerebro del menor, por medio del cual es posible establecer los avances o limitaciones del implante.

El maestro en Ingeniería Biomédica, Juan Manuel Cornejo, responsable del Laboratorio de Audiología, destacó que este proyecto es innovador, porque actualmente el desempeño de un paciente implantado se evalúa con pruebas clínicas, es decir, la valoración depende de pruebas subjetivas y de la experiencia del médico que las realiza.

Cabe consignar que en el mundo más de 70 millones de personas sufren algún problema auditivo, mientras en México casi 100 mil habitantes perdieron este sentido y para volver a oír gran número de ellos sólo tiene como alternativa el implante coclear, el cual tiene un costo promedio aproximado de 25 mil dólares.

En México, tres de cada 100 niños que nacen vivos presentan problemas de audición. La mayoría de los menores que sufren hipoacusia utilizan auxiliares auditivos. Sólo cuando el problema es de naturaleza neurosensorial (pérdida auditiva profunda) se requiere de un implante coclear.

Esta técnica quirúrgica, la más avanzada a nivel internacional, permite recuperar el sentido auditivo perdido y dotar de él a quienes nacieron sordos. En territorio nacional la cirugía para el implante coclear se practica únicamente en el INER, el Hospital General de México y el Hospital Infantil de México "Federico Gómez", organismos de la Secretaría de Salud.

La doctora audióloga Carmen Tirado Gutiérrez, adscrita al servicio de otorrinolaringología del INER, explicó que el implante coclear consiste en una cirugía en el oído interno para colocar electrodos, que a través de un cable estimulan el sector encargado de llevar al cerebro la información para ser procesada.

Además, se coloca alrededor de la oreja un micrófono responsable de recoger el sonido y transmitirlo mediante una antena hacia los electrodos que deberán estimular la coclea.



El protocolo de la UAM

Las pruebas subjetivas que se realizan en la UAM consisten, por ejemplo, en hablarle al menor y observar qué tanto atiende al llamado y valorar los progresos de la adquisición del lenguaje; ambos aspectos se comparan con los registros obtenidos en anteriores evaluaciones.

Por su parte, los médicos del INER se encargan de la selección, valoración, cirugía y seguimiento de los niños implantados; los del Instituto de la Comunicación Humana del Centro Nacional de Rehabilitación atienden la aplicación de terapias del lenguaje y el estudio de la evolución de la actividad eléctrica del cerebro por medio de mapeo cerebral.

En tanto, los académicos de la Universidad Autónoma Metropolitana diseñan y aplican las pruebas auditivas objetivas, con las cuales se obtienen los mapas de la actividad eléctrica y se analizan los datos.

Sobre el diseño de las pruebas auditivas objetivas, la maestra en Ingeniería Biomédica, Norma Castañeda Villa, explicó que el grupo de investigación de la UAM desarrolló el protocolo de registro de información, con el cual se mide el tipo y número de estímulos y el tiempo de registro de la señal eléctrica.

Esto se realiza con un equipo de mapeo cerebral instalado en una cámara anecoica (sin eco), que forma parte del laboratorio de Audiología, ubicado en la planta baja del edificio "T" de la Unidad Iztapalapa.

Para conocer la evolución del pequeño se le ubica dentro de la cámara anecoica y se le coloca una gorra con electrodos de electroencefalografía, los cuales captan la actividad eléctrica del cerebro en 32 puntos diferente de su cabeza.

En seguida, los especialistas activan una bocina que emite diversos sonidos con diferentes intensidades (fuertes y suaves) y frecuencias (agudas y graves), a la vez que un software mapea una imagen de colores que registra la actividad eléctrica del cerebro del niño ante el sonido. Esta actividad eléctrica aumenta conforme avanza la rehabilitación.

Por medio de otro software , que permite observar los resultados en tercera dimensión, se determina en qué zonas del cerebro se origina la actividad eléctrica relacionada con la audición, lo cual es importante para ajustar, en caso necesario, el implante coclear con el fin de mejorar su función


19/05/2004

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada