Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Padre, médico y profesor, al cuidado del niño hiperactivo

El cuidado del niño hiperactivo debe involucrar tanto a los padres como a los médicos y profesores. Entre todos podrán detectar la anomalía y cuidarle adecuadamente. El tratamiento farmacológico unido a la terapia conductual ha sido la terapia con más éxito.

"No está quieto, muestra permanentemente falta de atención e interés y no parece controlar sus impulsos". Con estas palabras u otras parecidas llegan muchos padres a la consulta de su pediatra o a su médico de atención primaria. "Cuando era un bebé, no empezó a andar, sino a correr. Además, tiene muchos problemas de comportamiento en el colegio". Todas estas características pueden estar detrás de un niño con déficit de atención e hiperactividad (TDAH); sin embargo, tal vez sólo se trate de un niño travieso y con problemas. Para evitar fallos de diagnóstico es muy importante una estimación adecuada: "Para que un niño hiperactivo sea detectado debe tener seis síntomas de cada una de las dos listas (ver cuadro superior). Además, las alteraciones deben haber comenzado antes de los siete años, se tienen que manifestar en más de un ambiente y deben afectar a su actividad social y académica", ha dicho María Jesús Mardomingo, jefa de la Sección de Psiquiatría Infantil del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, durante el Seminario sobre Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, organizado por la Asociación Nacional de Informadores de la Salud y Lilly.

Un niño con TDAH se caracteriza por la hiperactividad, atención deficiente, impulsividad, dificultades de interacción personal y social, rendimiento escolar bajo, deficiente imagen personal y problemas de comportamiento. "Un 40 por ciento tiene asociado trastornos oposicionistas desafiantes", dice Mardomingo, que aprecia déficit cognoscitivos en estos pequeños, que se unen a estrategias poco eficaces para resolver problemas. La afección puede asociarse a torpeza en los movimientos, trastornos en el aprendizaje (dislexia, disgrafía o discalculia) y menor rendimiento en el trabajo en grupo.

La genética se encuentra entre las causas del trastorno: "El 25 por ciento de los padres de niños con TDAH sufre también la enfermedad", aunque no hay que despreciar otras influencias, como factores neuroanatómicos, neuroquímicos y ambientales.

El niño con TDAH requiere un tratamiento amplio, "que incluya la farmacología, la terapia cognitivo-conductual, el apoyo al aprendizaje y el asesoramiento a la familia y a los profesores".

Dentro de la terapia farmacológica, el metilfenidato es el fármaco de elección, aunque para aumentar su efectividad es recomendable unirlo a la intervención conductual.

"La afección se puede sospechar en niños menores de tres años; sin embargo, no se debe ofrecer medicación hasta que se superen los cinco", ha explicado Alberto Fernández Jaén, jefe del Servicio de Neuropediatría del Hospital de la Zarzuela, en Madrid, quien piensa que algunos casos pueden ser debidos a sufrimiento fetal, traumatismo o encefalitis en la región fronto-estriatal.

Formación paterna
"El profesor es un profesional que está en condiciones para detectar a los niños con TDAH debido a que trata con ellos en momentos en que deben estar concentrados, requieren un control motor y es fácil la comparación con el resto de compañeros", ha dicho Isabel Orjales, doctora en Pedagogía y profesora de Psicología Evolutiva y de la Educación. "Son niños inmaduros, incoherentes y que no aprenden de los castigos. Para ayudarles es necesario que los padres reciban formación. No se les puede culpar de la situación de sus hijos".

Los progenitores de niños con TDAH sufren una incidencia de depresión mayor que la de la población general: "El 5 por ciento padecen depresión severa; el 20, moderada, y el 28,7, leve".

Un niño hiperactivo tiene una disminución del sentido del tiempo, incapacidad para recordar sucesos, deficiente percepción retrospectiva y dificultad para tomar decisiones. "La relación estímulo-respuesta es inmediata en cada uno de sus actos. No se para a pensar; por eso es bueno que trabaje verbalizando cada uno de sus pensamientos".

diariomedico.com
15/10/2004

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada