Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Dislexia, un enemigo en el aula

Entre las dificultades específicas de aprendizaje, que afectan a más de 10% de la población española, se encuentra la dislexia, un trastorno de aprendizaje de la lectura y escritura. Según se informa en la Asociación Dislexia y Familia, Disfam, “el principal problema que tiene la dislexia es que no es compatible con nuestro sistema educativo” y de ahí que sea responsable de más de la mitad de los casos de fracaso escolar, cuatro de cada seis, según Iñaki Muñoz, presidente de esta asociación, en declaraciones a la Agencia SINC.



¿Cómo identificar a un niño disléxico? A veces no es fácil. “Los disléxicos tienen dificultades para recitar el alfabeto, denominar letras, realizar rimas simples y para analizar o clasificar los sonidos. Además, la lectura se caracteriza por las omisiones, sustituciones, distorsiones, inversiones o adicciones, lentitud, vacilaciones, problemas de seguimiento visual y déficit en la comprensión”, se explica en la web de Disfam.



Para buscar más respuestas y comprender mejor las consecuencias de la dislexia, el Centro Vasco de Cognición, Cerebro y Lenguaje (BCBL por sus siglas en inglés) organiza el Congreso Internacional sobre Lectura y Dislexia del Desarrollo, que se celebrará en San Sebastián en mayo de este año. Allí se mostrarán, por ejemplo, los resultados del proyecto Consolider-COEDUCA, enfocado a definir las bases neurales y genéticas relacionadas con el conocimiento. De esta manera se aspira a obtener resultados que ayuden a mejorar el sistema educativo y reducir el fracaso escolar.



Diferencias por idiomas



Aunque los datos aun son “preliminares”, Manuel Carreiras, director científico del BCBL, sostiene que “el aprendizaje y la educación están íntimamente relacionados con los mecanismos del desarrollo cerebral”. Otras dos conclusiones parecen ser claras: una, que la dislexia se manifiesta de forma parecida tanto en el idioma español, considerada de “ortografía transparente”, como en lenguas con ortografías “opacas” como el inglés. Y, la otra, es que hay diferencias entre niños monolingües y bilingües en habilidades cognitivas que se manifiestan ya en la educación primaria.



Mientras se estudia e investiga más el trastorno de la dislexia, se debe ayudar a los estudiantes que la padecen, con refuerzos en la educación ya sea primaria o universitaria. “Su inteligencia es completamente normal y pueden hacer una vida como la de cualquier otra persona”, afirma Carreiras. A veces hace falta un diagnóstico a tiempo, para encarar el problema, y evitar que la dificultad en el aprendizaje de asignaturas como literatura o idiomas sea un elemento de frustración en la vida personal


12/06/2013

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada