Busca:   en:
Inicio > Actualidad

22 de octubre, día internacional de la Tartamudez.

Aristóteles, Charles Darwin, Marylin Monroe, Teodoro Roosevelt ¿qué denominador en común tienen? Pues, fueron personas tartamudas.

La disfemia o tartamudez es el defecto de elocución caracterizado por la repetición de sílabas o palabras, o por paros espasmódicos que interrumpen la fluidez verbal, acompañadas de angustia, ansiedad e inseguridad.

Las personas disfémicas o tartamudas, a menudo presentan un perfil estereotipado, muy marcado por la sociedad, ya que presentan tics, tensión corporal en el rostro, deficiente coordinación fonorespiratoria, habla rápida y arrítmica, circunloquios.

También se resaltan etiquetas sociales, que se disfrazan de diferentes maneras: gestos camuflados para simular la tartamudez, ansiedad, miedo, retraimiento, economía en la expresión oral y leguaje redundante.

A menudo, ellos/ellas reciben la mirada de compasión, rechazo social y desorientación del núcleo familiar, dada por la baja autoestima y el sentimiento de culpabilidad y vergüenza.

El 1% de la población adulta tartamudea. Entre los 2 y 7 años de edad, la mayoría de los niños presentan bloqueos en su lenguaje. El 80% de éstos se recupera espontáneamente. Un dato curioso es el que el 80% de los tartamudos adultos son varones.

Las preguntas que saltan a la vista son: ¿qué hacer? ¿cómo actuar? Las reglas de oro son: no reñir, censurar, criticar, ni ridiculizar al niño/a que tartamudea. Los niños suelen captar los estados de ánimo de sus padres y por lo tanto expresiones como "No te preocupes", "No te pongas nervioso", "No se te entiende nada", no suelen ayudar y dinamitan el proceso de rehabilitación.

Dele a su hijo/a todo el tiempo del mundo que necesite para formular la frase. De nada sirve, intentar adelantarse y adivinar lo que va a decir, pues la situación lo bloqueará mucho más. Siempre mantenga el contacto visual con su hijo/a, pues le dará una fuente de seguridad para seguir adelante.

En la conversación, cambiar el "imponer" sobre el "proponer". De seguridad en las acciones de la vida diaria, mirando por la autoestima del niño/a en todo momento y extender la participación a todos los integrantes del grupo familiar. Hacerle notar al niño/a de éstos espacios. Importante, no bajar los brazos en éste aspecto.

Luego de un momento que pase el bloqueo, FELICÍTELO! Resalte los logros, las mejoras, las tensiones superadas...en definitiva, valorar positivamente todas las nuevas adquisiciones. Y como colofón para recibir la orientación que se merece, póngase en manos de un equipo de abordaje logopédico.

Mas sobre tartamudez o disfemia

EspacioLogopedico.com
21/10/2004

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2023 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada