Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Lenguaje simbólico en simios

Cifras van y cifras vienen, pero hay un acuerdo en que el acervo de las características comunes entre los chimpancés y el ser humano está en alrededor del 98 por ciento de los genes compartidos. Las grandes diferencias se encuentran en la porción restante. Morris Goodman de la Universidad Estatal de Wayne, va un poco más allá, calcula hasta 99.4 por ciento de semejanzas y pretende que estos animales sean separados de la familia Pongidae, para incluirlos en la taxonomía de los Hominidae. Jared Diamond, biólogo y escritor, llama ya al humano “el tercer chimpancé”, junto con el común o Pan troglodites, y el bonobo o Pan paniscus.
La separación entre los chimpancés y el hombre ocurrió hace aproximadamente 10 millones de años. La noticia de la Universidad de Wayne fue dada en 2003 y después de ese largo periodo casi geológico, ahora las especies al parecer se vuelven a juntar, con las nuevas investigaciones sobre las proximidades. El número de diciembre de la revista Behavioral Neuroscience, revela que así como en el cerebro humano existe una asimetría entre el hemisferio derecho y el izquierdo, en el de los chimpancés también la hay. Hani D. Freeman y su equipo del Yerkes Nacional Primate Research Center, encontró en escáner de resonancia magnética que al menos dos áreas del encéfalo de los chimpancés, tienen diferencias. Se trata del hipocampo y la amígdala, que son parte del sistema límbico en el cerebro medio. El primero participa en el aprendizaje y la memoria espacial, entre otras funciones. La mitad derecha es significativamente mayor que la izquierda, sobre todo en las hembras, mientras la amígdala tiene dimensiones parecidas. Esta disposición es la misma que se encuentra en el cerebro humano. La amígdala es el primer núcleo de neuronas donde se procesan las emociones y principalmente el miedo. De esta forma hay semejanzas en la forma como se reciben y expresan los instintos entre ambas especies. Goodman ya había propuesto que se vetara a los chimpancés en la exhibición circense y de cabaret, al igual que como animales de experimentación en los laboratorios.
Pero no sólo en la escala evolutiva de los chimpancés hay semejanzas con el hombre. El mono rhesus, macaco que comparte con el humano el antígeno Rh, uno de los “conejillos de indias” favoritos de la experimentación, procesa la información visual de manera semejante al Homo sapiens. Más aún, ambos transforman en imágenes los sonidos de los llamados de alerta, que dan sus pares o que vienen del ambiente. Es una representación visual correspondiente a una presa o un depredador, comida o apareamiento.
Al parecer se trata de una actividad precursora del lenguaje conceptual, que se considera una característica peculiar de la especie humana. Así, al menos una parte del lenguaje simbólico tendría un sustrato sonoro, sin embargo, los monos sólo responden a sonidos ambientales de la naturaleza, no a efectos musicales como los de un sintetizador. Este fenómeno en el humano, pudo haber empezado en la época de cazador recolector, 50 mil años atrás, de ahí la capacidad de respuesta en el hombre lo mismo al tam-tam que a la música electrónica. El efecto puede ser debido a una evolución de la transmisión cultural, pero hay un núcleo biológico inherente a todos los primates, del que se deriva el ingenio humano, apenas en ese 2 por ciento de sus genes.

cni.tv
24/12/2004

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada