Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Día Mundial del Ictus



Una de cada 6 personas en el mundo sufrirá un ictus durante su vida». Esta es la dolorosa estadística que nos presenta la Organización Mundial de la Salud en el Día Mundial del Ictus, cuya finalidad es recordarnos la relevancia que tiene esta enfermedad, que aparece súbitamente pero condiciona el resto de la vida de los afectados.

Con ictus (del latín golpe, ataque), nos referimos a la pérdida súbita de riego sanguíneo en una región del cerebro por la oclusión de un vaso sanguíneo. Los síntomas dependerán de la pérdida de función de la región afectada, que al principio cesará su actividad y a los pocos minutos comenzará a destruirse. Esta destrucción de tejido cerebral producirá una serie de secuelas.

La obstrucción de los vasos sanguíneos cerebrales puede tener diversas causas, pero las más comunes son el cierre paulatino a lo largo de los años y el bloqueo súbito por un coágulo sanguíneo.

El cierre paulatino de los vasos sanguíneos a lo largo de los años puede producirse o acelerarse por enfermedades crónicas tales como la hipertensión arterial, la diabetes, la hipercolesterolemia o hábitos como el tabaquismo. Por eso es recomendable un control periódico de estos factores de riesgo, ya que su efecto no es inmediato sino a largo plazo. Por otro lado, los coagulos sanguíneos se suelen formar en corazones con prótesis, arritmias o defectos congénitos.

Como mencioné antes, el ictus se identifica por la pérdida de función de una región del cerebro. En algunos casos pueden ser evidentes, como la pérdida de fuerza de una extremidad o de una mitad del cuerpo, la desviación súbita de una mitad de la cara o la pérdida del lenguaje tanto en la expresión como en la comprensión. Otros pueden ser mucho más sutiles, como la pérdida brusca de coordinación en una parte del cuerpo sin pérdida de fuerza, pérdida súbita del equilibrio o alteraciones en el campo visual.

Existe un tratamiento anticoagulante con la capacidad de restituir el flujo sanguíneo en la región afectada. Este tratamiento debe iniciarse antes de las 4 horas y media de iniciados los síntomas y se aplica en un número limitado de centros, de ahí que sea crucial avisar al servicio de urgencias ante la sospecha de un ictus.

El 30% de afectados por un ictus fallecen a causa de este y el 40% sufren secuelas graves. El tratamiento del ictus en los primeros días incluye medidas orientadas a estabilizar al paciente y buscar los factores de riesgo que hayan facilitado el episodio, para ajustar un tratamiento que reduzca las posibilidades de que ocurra de nuevo.

A corto, medio y largo plazo los afectados por ictus deberán llevar un tratamiento de rehabilitación con el fin de disminuir las secuelas y mejorar tanto su autonomía como su calidad de vida. Estos pacientes no sólo requieren tratamiento de fisioterapia para las secuelas motoras. También deberán recibir terapia ocupacional para la reincorporación a sus actividades habituales, logopedia para la recuperación del lenguaje y neuropsicología porque el daño cerebral no se limita a la movilidad o la sensibilidad y con frecuencia se dan alteraciones cognitivas que afectan el desempeño del paciente. La terapia multidisciplinar debe incluir a las personas cercanas al paciente. Se trata de un camino largo para el cual hay que contar con la mejor compañía.

http://www.diarioinformacion.com
10/12/2013

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2021 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada