Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Esclerosis múltiple: Una apuesta a la calidad de vida

La esclerosis múltiple –se estima que afecta a 8000 personas en Argentina- es una enfermedad del sistema nervioso central, que compromete al cerebro y a la médula espinal. Al lesionar la vaina de mielina –el material que rodea y protege a las neuronas-, puede producir alteraciones de la vista, problemas de coordinación y de equilibrio, de memoria, e incluso provocar otras patologías, como la vejiga hiperactiva o la espasticidad.

Si bien aún no se logró encontrar una cura, existen diversos tratamientos que el paciente puede realizar para controlar los síntomas más notorios: temblores, entumecimiento, debilidad en las extremidades… pero no siempre pueden contener otros problemas, como los urinarios.

¿Qué es la vejiga hiperactiva?

Muchos pacientes con esclerosis múltiple pueden sufrir de vejiga hiperactiva (VH): esta es una enfermedad que se caracteriza por la necesidad imperiosa y urgente de orinar que experimenta quien la sufre. Esto puede, o no, incluir la pérdida de orina. En este sentido, resulta necesario explicar que la incontinencia urinaria, en caso de haberla, puede ser un síntoma de la VH, pero también puede serlo de otras patologías urológicas.

“Los pacientes con diagnóstico de esclerosis múltiple presentarán alteraciones en la dinámica vesical, durante el transcurso de la enfermedad, condicionando el pronóstico a largo plazo y afectando de forma significativa su calidad de vida. La alteración vesical más frecuente es la hiperactividad del detrusor”, explica el Dr. Emilio Longo, Médico Consultor Especialista en Urología, Secretario Científico de la SAU (Soc. Arg. de Urología), Jefe del Servicio de Urología del Complejo Médico Churruca Visca, Director de ALCEM.

De no ser tratada, la vejiga hiperactiva puede convertirse en una enfermedad extremadamente cara y desgastante, no solo para quien la padece, sino también para su entorno familiar. “Si el paciente ya padece una enfermedad previa, como la esclerosis múltiple, que tenga que sufrir de los infortunios de una vejiga hiperactiva puede afectar severamente su integridad, su bienestar y su calidad de vida, lo cual puede derivar en cuadros de depresión o aislamiento”, aclara el Dr. Longo.

¿Qué alternativas de tratamiento hay?

Existen distintas alternativas terapéuticas para tratar la vejiga hiperactiva neurogénica, y dependerá del cuadro de cada paciente para elegir las que sean más adecuadas. “En el 70% de los casos, generalmente, la medicación oral funciona bien, pero muchas veces el paciente no puede cumplir con el tratamiento a largo plazo, comprometiendo su mejoría”, explica el Dr. Gustavo Garrido, quien es Jefe de Urodinamia de la División de Urología del Htal. de Clínicas “José de San Martín”, y Urólogo Asociado del Centro de Urología C.D.U y del FLENI.

“Los pacientes, a menudo, padecen efectos adversos como sequedad en la boca, visión borrosa y constipación, lo que los lleva a buscar nuevas alternativas”, afirma el Dr. Garrido. “Ante el fracaso terapéutico del tratamiento con anticolinérgicos, la aplicación de OnabotulinumtoxinA (BOTOX®) de manera endovesical se presenta como una alternativa muy eficaz”, destaca el Dr. Longo.

Un equipo médico dirigido por el Dr. Longo evaluó, en forma retrospectiva, desde junio de 2009 a noviembre de 2012, 122 pacientes con alteraciones dinámicas vesicales y diagnóstico de Esclerosis Múltiple definida por neurólogos, de los cuales 13 presentaban detrusor hiperactivo neurogénico refractario al tratamiento con anticolinérgicos. De los 13 pacientes estudiados; 10 eran mujeres y 3 hombres, con una edad media de 43 años.

Doce pacientes (92%) presentaron mejoría en todos los puntos del cuestionario de Calidad de vida utilizado para la evaluación, con una disminución en la sintomatología, y reduciendo la frecuencia miccional y el número de escapes de orina1.

El tratamiento con BOTOX® (OnabotulinumtoxinA), aprobada para Vejiga Neurogénica en Octubre del 2012 por la ANMAT y la FDA, y aprobada –recientemente- por la ANMAT para Vejiga Idiopática, es sencillo y mínimamente invasivo, con una duración de aproximadamente 10 minutos. La sustancia se inyecta en la vejiga (de 20 a 30 inyecciones), inhibiendo las contracciones involuntarias y, consecuentemente, promoviendo la continencia urinaria. El efecto de BOTOX® puede durar de 6 a 9 meses y podrá ser re-aplicado tras este período, conforme evaluación médica. La ventaja es que, al tener una acción directa sobre la propia vejiga, los efectos secundarios, que a menudo ocurren con los medicamentos orales, no ocurren con el uso de BOTOX ®.

Con este tratamiento el 50% de los pacientes, aproximadamente, logra eliminar por completo la necesidad de medicación oral, y el otro 50% la reduce notablemente. Con una aplicación anual, el paciente logrará resultados exitosos garantizando recuperar su estilo de vida normal y realizar sin problema las actividades diarias que antes le causaban molestia e incomodidad

http://www.asteriscos.tv
30/08/2014

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada