Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Carlos Pérez Mir: «Llevar gafas también implica discapacidad»

De pequeño, en la guardería, Carlos Pérez (Barcelona, 1988) no hacía siesta. Ese era el rato de sus sesiones de logopedia. Tenía que aprender a hablar porque había nacido privado de audición, y aprender también que en la vida siempre hay un camino de mejoría, una solución a un problema y un motivo para esforzarse. Y el suyo era comunicarse con las personas. A los siete meses de vida ya llevaba aparatos de audición analógicos. Sorteando barreras comunicativas accedió a la universidad. Fue uno de los primeros alumnos sordos de Arquitectura en la UPC. Hoy es el día internacional de la audición.

Sus peticiones como universitario facilitaron la inclusión de estudiantes sordos de nacimiento.

-¿Sin aparatos, no oye nada?

-Un 5%. Con aparatos, mi capacidad auditiva puede alcanzar entre el 30% y el 40%.

-¿Y el resto, cómo lo compensa?

-Con esfuerzo mental y lectura labial. Mis oídos son mis ojos. Yo escucho con los ojos. La mente y su desarrollo es lo importante para buscar la vía para comunicarme.

-Contar con la colaboración del interlocutor también jugará a su favor.

-Eso es clave. Las expresiones faciales ayudan también. Es que yo tengo que llenar con palabras lo que me explican, porque de muchas de las palabras solo consigo oír trozos.

-La inclusión, por tanto, es un tándem...

-Exacto. Además, un tándem en el que ambas partes aprenden, porque la discapacidad sensibiliza, da a conocer los problemas. Igual que un arquitecto, bajo el prisma con que lo concibo, intenta hacer más fácil la vida de las personas con sus obras, la colaboración de la gente que nos rodea hace más fácil la vida de las personas como yo, con alguna discapacidad. Al fin y al cabo, llevar gafas también implica discapacidad, ¿por qué no ayudar a integrar otras discapacidades?

-Eso sus padres parece que lo tuvieron claro desde el principio.

-Sí. He sido muy afortunado. Me he esforzado mucho, pero ellos se lo han currado también. Se implicaron de lleno con la educación precoz, justo cuando empezaban a conocerse los logopedas. Yo debí ser uno de los primeros candidatos a trabajar con ellos, y fue muy positivo. Mis padres, además, con otras dos parejas pusieron en marcha la Federació d'Associacions Catalanes de Pares i Persones Sordes (ACCAPS).

-¿Con qué objetivo?

-Integrar, ayudar a adaptarnos al mundo real. Tanto la federación como el CREDA (apoyo específico de la Generalitat a alumnos con graves dificultades de audición, lenguaje o comunicación) han hecho mucho por la integración. Desde ACCAPS se han logrado, por ejemplo, subtítulos en televisión o iluminación de los avisos de TMB, soluciones que nos sirven a las personas sordas y también al resto de la sociedad.

-Y en la universidad, ¿qué le ayudó?

-La universidad es otro mundo. La UPC, el caso que conozco, tiene el programa de atención a las discapacidades (PAD), pero en mi época aún me tocó luchar para que los profesores no apagasen todas las luces del aula cuando proyectaban diapositivas. También tenías que pedirles que mientras escribían en la pizarra no hablaran, pues yo, que siempre me sentaba en la primera fila, de ese modo no podía leer sus labios. En la escuela, los padres abren esos caminos, pero en la universidad eres tú el que o te atreves a hacerlo o no sales adelante.

-¿El mundo laboral es integrador?

-Cada vez más, y en parte gracias al boom tecnológico, pero debes ganarte la confianza de la gente. Si no eres válido, es igual que seas sordo: vas a la calle. Por las mañanas trabajo en una empresa de ingeniería civil (BAC Engineering Consultancy Group), y por las tardes en el despacho de mi padre, especializado en rehabilitación. En ambos lugares los clientes son personas a las que debo demostrar que la sordera no es ningún impedimento para mi trabajo.

ElPeriodico
5/03/2016

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2023 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada