Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Cuanto más rápido se acortan los telómeros, menos se vive

“Tenía mucha curiosidad por saber por qué unas especies viven más que otras; es algo que hacía años que me intrigaba”, reconoce la bióloga María Blasco , directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), que ha dedicado toda su carrera a estudiar los telómeros y a aclarar qué relación tienen con el cáncer y la longevidad. En una de sus últimas investigaciones, publicada en la revista PNAS , ha averiguado cómo los telómeros regulan la longevidad de las especies.

¿Qué son los telómeros?

El ADN se organiza en cromosomas en el núcleo de nuestras células. Los telómeros son estructuras que se encuentran en los extremos de los cromosomas y que protegen el material genético. Son importantísimos para la vida porque, sin telómeros, las células no podrían vivir. Pero se acortan a medida que las células se multiplican y envejecemos. Cuanto más cortos son los telómeros, más enfermedades se producen y mayor es el riesgo de muerte.

¿Qué le llevó a la hipótesis de que los telómeros pueden regular la longevidad?

Estudiando los telómeros nos habíamos encontrado con una observación desconcertante. Las personas, que tenemos vidas largas en comparación con otros animales, tenemos los telómeros relativamente cortos. En cambio, los ratones, que viven mucho menos, los tienen mucho más largos. También habíamos visto que los telómeros de los ratones se acortan más rápido que los nuestros. Esto me hizo pensar que tal vez lo importante no era la longitud de los telómeros sino la velocidad de acortamiento.

¿Cómo lo comprobó?

Al principio sólo teníamos las observaciones de humanos y ratones. Para comprobar si era una regla general, necesitábamos datos de más animales. Nos pusimos en contacto con el zoo de Madrid y con Carola Sanpera, una bióloga de la Universidad de Barcelona que trabaja con gaviotas salvajes en el delta del Ebro. Así obtuvimos muestras de delfines, renos, elefantes, flamencos, buitres… En total, nueve especies de aves y mamíferos.

¿Por qué no estudiaron tortugas, que pueden vivir más de cien años?

Nos hubiera gustado incluir reptiles, anfibios y peces… Llegamos a medir los telómeros de dos tortugas, pero necesitábamos más individuos para tener datos fiables de la velocidad de acortamiento de los telómeros según la edad, por lo que no las incluimos en el análisis.

¿Y árboles?

Sería muy interesante estudiar los telómeros en árboles, hay especies que viven varios siglos. Pero en este estudio analizamos la longitud de los telómeros en células de la sangre. Los árboles no tienen sangre, así que los resultados no hubieran sido comparables.

¿Qué descubrieron al comparar los telómeros de estas nueve especies?

El primer resultado es que no hay ninguna relación entre la longitud de los telómeros al nacer y la longevidad de una especie. Lo que habíamos visto en ratones y humanos se confirmó en las otras especies. Entre las que analizamos, los delfines mulares son los que nacen con telómeros más largos. Después vienen, por este orden, ratones, elefantes de Sumatra, gaviotas de Audouin… Y los más cortos son los de las cabras y las personas.

¿Y la velocidad de acortamiento de los telómeros, tiene alguna relación?

Esto sí. Se ajusta perfectamente a una ley potencial, que es una relación matemática que nos indica la longevidad de una especie a partir de la velocidad a la que se acortan los telómeros. Es válida tanto para las aves como para los mamíferos que hemos estudiado. Hemos visto, por ejemplo, que flamencos y elefantes tienen la misma longevidad y la misma velocidad de acortamiento de los telómeros, pese a que son especies evolutivamente muy distantes y de tamaños muy diferentes.

¿Qué importancia tiene el tamaño?

Las especies grandes como elefantes y ballenas suelen vivir más que las pequeñas como conejos y ratones. Pero nuestros resultados indican que el acortamiento de los telómeros es más relevante que el tamaño.

¿El acortamiento de los telómeros es causa o consecuencia del envejecimiento?

Es causa, sin duda. En experimentos con ratones en que se les han acortado los telómeros, se les ha acelerado el envejecimiento. Y, al revés, cuando hacemos que los ratones tengan telómeros largos durante más tiempo, también hacemos que vivan más.

¿Puede ser el mecanismo que ha encontrando la evolución para regular la longevidad de las especies?

Creemos que hemos identificado un mecanismo biológico fundamental y de momento común a todas las especies que hemos estudiado. Pero tendríamos que estudiar una muestra más amplia de especies para hacer una afirmación categórica. Y nos gustaría estudiar cómo las condiciones ambientales en que vive un animal afectan al acortamiento de los telómeros y a la longevidad, como ya se ha visto que ocurre en personas.

¿En personas?

Elizabeth Blackburn [que ganó el premio Nobel por sus investigaciones sobre los telómeros] demostró que el estrés crónico, que aumenta el riesgo de numerosas enfermedades, acelera el acortamiento de los telómeros.

¿Se podría predecir la esperanza de vida de una persona a partir de los telómeros?

Podrían ser un biomarcador de envejecimiento. Está en estudio si tienen valor pronóstico para algunas enfermedades de manera similar a cómo ahora utilizamos el colesterol como indicador de riesgo cardiovascular. En un futuro podría tener sentido medir la longitud de los telómeros de una persona a distintas edades para calcular la velocidad de acortamiento y para estudiar el impacto de los estilos de vida sobre los telómeros.

La Vanguardia
24/02/2020

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2023 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada