Busca:   en:
Inicio > Actualidad

¿Los perros de terapia son beneficiosos para todos los niños con autismo?

El autismo es una discapacidad cognitiva que afecta a por lo menos uno de cada 59 niños, según lo estipulado por los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) en el 2018. Esta condición puede causar al infante problemas de desarrollo y convivencia con la sociedad.

Se han implementado ya variadas estrategias para ayudar a estos individuos a relacionarse con el mundo. Para que tengan el mejor efecto posible, siempre es mejor que los tratamientos inicien desde la infancia.

Sin embargo, debido a la propia discapacidad, la comunicación con estos niños no siempre es fácil. Por esto, los investigadores de Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Missouri se dieron a la tarea de estudiar si los perros de terapia podrían ser una ayuda viable para mejorar estos intercambios.

Los resultados del estudio que fue publicado en el 2019 en Journal of Applied Behavior Analysis destacan que los perros de terapia se mostraron ampliamente efectivos para algunos niños. Sin embargo, para otros estos no hicieron la diferencia.

Los beneficios de un perro de terapia

En anteriores investigaciones ya había sido posible determinar que los perros de terapia parecían una buena opción para los niños con autismo. Su presencia, por lo general, puede ayudar a los más pequeños a relajarse, ya que estos tienden a estar constantemente ansiosos.

Asimismo, los perros de terapia pueden ayudar a los niños a sentirse más confiados, lo que se deriva en una mejor autoestima y una disposición mayor a interactuar con el mundo. Por si fuera poco, estos animales pueden ser perfectos mecanismos con los que el niño puede transformar las energías de agresión y frustración que puede sentir por no ser entendido en sentimientos de tranquilidad y alegría al poder compartir con el can. Esto último se consigue ya que, al acariciar un animal, los niveles de oxitocina se elevan, lo mismo que ocurre cuando se abraza a un familiar o ser querido.

La propensión a socializar es mayor

Ahora, para este estudio, se analizó qué tan beneficioso sería un perro de terapia como intermedio en una sesión con su terapeuta. De este modo, podrían determinar su la presencia del can podría traducirse en sesiones más fructíferas con más interacción y colaboración de parte del niño.

En algunos casos, se le permitió al niño acariciar al perro e interactuar con él durante la sesión. Entonces, este se mostró más confiado y dispuesto a hablar también con el terapeuta.

Por su parte, en otros se le ofreció al niño la posibilidad de acariciar al animal una vez la sesión hubiera terminado, pero solo si se portaba bien. La gran mayoría se mostró dispuesta a hablar más e interactuar debido a la promesa de poder tocar al perro después.

No todos los niños reaccionan igual

Sin embargo, no todos los niños reaccionaron de la misma manera. De hecho, hubo algunos que no se mostraron motivados o particularmente entusiasmados por la presencia del animal.

Para estos se volvía más preciada la posibilidad de jugar con un objeto que les fuera familiar o valioso que la de interactuar con el can. A estos se les presentaron las mismas dos situaciones, dándoles o la oportunidad de jugar durante la sesión o después. En estos casos, los niños también se mostraron más diligentes a causa de su juguete.

TeKcrisp
20/06/2020

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 29,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada