Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Solamente el 5 % de las personas con síndrome de Down tiene un empleo en España

El aumento de la esperanza de vida de las personas con discapacidad intelectual y su incorporación al mercado laboral en los últimos 20 años ha llevado a que cada vez vaya siendo mayor el número de personas con síndrome de Down u otra discapacidad intelectual a las que les quedan pocos años para poder jubilarse. Esta realidad ha llevado a Down Madrid a elaborar una ‘Guía de jubilación contributiva de personas con discapacidad intelectual’, ante la creciente preocupación de los familiares de este sector de población.

Comienzan las primeras jubilaciones entre las personas con síndrome de Down. ¡Y es lógico!, pero parece que esto se pasa por alto en general, ¿no cree?


Sí, efectivamente no se habla mucho de ello. En cualquier caso tenemos todavía pocas experiencias, como bien decías en la pregunta, ahora empiezan los primeros casos. En los próximos 10 años cada vez habrá más personas que cumplan los requisitos para poder jubilarse y esperamos que poco a poco esté más en la “agenda social”.

¿Tenemos datos de cuántas personas se van a jubilar este año, Jorge?

No, en general tenemos bastantes dificultades para acceder a este tipo de datos tan específicos.

¿Qué sensación tienen las personas con síndrome de Down al saber que su vida laboral va a parar teniendo en cuenta que quieren seguir siendo útiles a la sociedad?

Según mi experiencia, ocurre parecido que con las personas sin discapacidad. Hay personas que sí desean jubilarse y dedicar su tiempo a otras actividades y otro grupo de personas que preferirían seguir trabajando.

De todas maneras, es importante que ayudemos a interiorizar que después de la jubilación se puede continuar siendo útil a la sociedad. Colaborar por ejemplo como voluntario en alguna organización, o participar en alguna asociación, pueden ser un buen ejemplo de actividades a realizar una vez estemos jubilados.

Es inevitable que hablemos de pensiones. ¿Podemos decir que son justas? ¿Y los requisitos que deben cumplir?

Es un tema complejo. Viendo alguna de las cuantías que finalmente les queda, sería deseable que fueran algo más altas. Pero bueno, esto también pasa en personas sin discapacidad. En este sentido, los complementos a mínimos (si el cálculo de la pensión a la que tienes derecho está por debajo de la pensión mínima, te complementan tu pensión hasta la pensión mínima) ayudan. En 2020 la pensión mínima sin cónyuge a cargo es de 8.953 euros al año. Es decir, 14 pagas de 639,50 euros.

Con relación a la edad a la que pueden jubilarse, sí creo que está desajustada, que es “injusta”. La esperanza de vida de las personas con síndrome de Down es en este momento de 60 años. Y la mayoría de los casos que hemos estudiado podrán jubilarse a los 56 años.

En este sentido sí creo que habría que revisar la posibilidad de un mayor adelanto de la edad de jubilación y que las personas con síndrome de Down se puedan jubilar antes de los 56 años para poder de esta forma disfrutar de un mayor número de años jubilado. Al igual que hacemos las personas sin discapacidad en las que entre la edad ordinaria de jubilación y la esperanza de vida hay casi 20 años.

Imagino que asesorarse bien es muy importante. ¿Pueden jubilarse anticipadamente?

Existen dos reales decretos que afectan a las personas con discapacidad y que les permite adelantar la edad de jubilación. El Real Decreto 1851/2009 les permite poder jubilarse a los 56 años. La mayoría de los casos que hemos estudiado, pueden beneficiarse de este real decreto. Pero como decía anteriormente, los 56 años me parece una edad “elevada” para el síndrome de Down que tiene una esperanza de vida de 60 años.

Existe otro real decreto, también específico para personas con discapacidad, el RD 1539/2003 con el que pueden adelantar su edad de jubilación y podrían jubilarse entre los 52 y los 65 años y 10 meses. Pero actualmente, pocas personas con síndrome de Down que se podrían jubilar próximamente cumplen las condiciones para beneficiarse de este real decreto.

¿Por esta razón han decidido publicar la guía sobre jubilación contributiva de personas con discapacidad intelectual?

Sí, efectivamente hemos detectado bastante desconocimiento por parte de las personas con discapacidad intelectual y sus familias. En los últimos años nos han llegado muchas dudas y hemos decidido elaborar esta guía, que además iremos actualizando conforme la legislación vaya cambiando.

¿Podemos decir, entonces, que se jubilan como cualquier otra persona?

Se jubilan como cualquier otro y es importante que lo sepamos para que pensemos qué apoyos van a necesitar en la etapa de jubilación para que puedan tener “vidas plenas y no planas”.

¿De qué manera les puede afectar un ERTE?

Legalmente de la misma forma que a cualquier otra persona. Lo que estamos es preocupados de cómo les puede afectar, funcionalmente, parar de trabajar periodos largos de tiempo. Puede ser que cuando tengan que volver a incorporarse, tengan dificultades para volver a desarrollar las tareas de la misma forma que lo hacían antes del ERTE. Probablemente, necesiten una mayor intensidad de apoyo a la vuelta.

La calidad de vida y su bienestar han mejorado mucho, pero todavía hay que avanzar hacia su plena integración y la igualdad de oportunidades, ¿no cree?

Desde luego, hemos avanzado mucho, pero quedan muchos aspectos en los que todavía necesitamos avanzar. La formación posobligatoria, la vida independiente o una mayor participación social son alguno de los ámbitos en los que todavía queda mucho trabajo por hacer. También en el contexto del empleo, las tasas de ocupación de personas con discapacidad son todavía muy bajas, se calcula que tan solo el 5 % de las personas con síndrome de Down tiene un empleo en España.

Correo Gallego
1/07/2020

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2023 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada