Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Las conductas de los bebés con autismo predicen cómo serán sus habilidades de comunicación en el futuro

Psiquiatras de universidades de EEUU señalaron que este descubrimiento podría ayudar a comprender los rasgos menos conocidos del trastorno del espectro autista. Qué descubrieron los especialistas

Como seres sociales, cuando se piensa en el autismo es preciso centrarse en sus desafíos sociales, como la dificultad para comunicarse, hacer amigos y mostrar empatía. Habitualmente preocupa, en términos sociales, si un niño tendrá las habilidades de conversación para hacer cosas básicas como ir de compras o si alguna vez tendrá un amigo de verdad. Pero las características no sociales del autismo también están al frente y al centro de nuestras vidas: intensa insistencia en la igualdad, respuestas atípicas a los estímulos sensoriales y una notable capacidad para detectar pequeños detalles. Se han hecho muchos intentos para explicar todos los síntomas del autismo de manera integral, pero ninguna teoría ha explicado todavía todas las características desconcertantes y diversas de la condición.

Ahora, un número creciente de científicos neurocognitivos piensa que muchos rasgos encontrados en personas con trastorno del espectro autista (TEA) pueden explicarse de manera centralizada por deficiencias en las habilidades predictivas, y han comenzado a probar esta hipótesis.

Existe una gran heterogeneidad en lo que respecta a los resultados en el TEA. No siempre ha sido fácil predecir qué niños se convertirán en mejores comunicadores y qué habilidades son fundamentales para el desarrollo óptimo de la comunicación. Pero recientemente, los investigadores han estado tratando de determinar qué habilidades en la primera infancia están conectadas con mejores habilidades de comunicación más adelante. Al identificar estas habilidades clave, la intervención puede enfocarse en estas áreas para brindar a los niños el mejor comienzo posible para el desarrollo de su comunicación.

Si bien algunas investigaciones han examinado qué habilidades en niños en edad preescolar con TEA predicen resultados en la infancia tardía, quedaban pocas investigaciones sobre las habilidades de predicción muy tempranas en bebés con TEA. Este fue el impulso para un estudio de los psiquiatras Kenneth Poon, de la Universidad Tecnológica de Nanyang, Linda Watson, de Universidad de Carolina del Norte, Grace Baranek, de la Universidad del Sur de California y Michele Poe, que fue publicado en la Revista de autismo y trastornos del desarrollo,.

Estos investigadores estudiaron a 29 niños con TEA que tenían entre 3 y 7 años en el momento del estudio. Analizaron videos caseros de estos niños cuando tenían entre 9-12 meses y 15-18 meses de edad. Observaron tres habilidades que surgen muy temprano en el desarrollo típico que podrían estar vinculadas con la comunicación y el funcionamiento intelectual posteriores: a los 12 meses de edad, la mayoría de los bebés con un desarrollo típico pueden compartir la atención alternando la mirada, siguiendo la mirada o el punto de otra persona y dirigiendo la atención de otra persona. A los 9 meses de edad, los bebés pueden imitar acciones en objetos. Poon, Watson, Baranek y Peo definieron el juego de objetos como “jugar o interactuar con un objeto, como un juguete”, así establecieron que el juego funcional (presimbólico) surge durante el primer año en el desarrollo típico, y el juego simbólico surge aproximadamente a los 12 meses.

Al estudiar los primeros videos caseros de estos niños pudieron observar estas habilidades de comunicación social en las primeras etapas del desarrollo en contextos naturales. Durante dos segmentos de 5 minutos de videos caseros (dos segmentos a las edades de 9 a 12 meses y dos a las edades de 15 a 18 meses), codificaron tanto la frecuencia de ocurrencia como las clasificaciones de edad de desarrollo de estos tres comportamientos. También evaluaron la comunicación y el funcionamiento intelectual de los niños cuando ingresaron al estudio (entre los 3 y los 7 años de edad). Se preguntó a los padres a qué edad su hijo comenzó a caminar para medir la maduración general del desarrollo del niño. Cuando los autores buscaron asociaciones entre el funcionamiento de los niños en una etapa temprana de la vida y sus habilidades posteriores, encontraron que los niños que demostraron más (niveles medios más altos de) atención conjunta, imitación y juego con objetos cuando eran bebés tenían puntuaciones más altas de comunicación y coeficiente intelectual entre las edades de 3 a 7 años.

A la vez confirmaron que los niños que caminaban antes tenían habilidades cognitivas y del lenguaje más altas entre las edades de 3 a 7 años. También verificaron que los niños demostraron poco crecimiento en la atención conjunta, la imitación o el juego de objetos entre los dos puntos de tiempo examinados (9-12 y 15-18 meses). De las tres habilidades, la atención conjunta tuvo el crecimiento más lento. La tasa de cambio de las tres habilidades entre los dos puntos de tiempo (9-12 meses y 15-18 meses) no se relacionó con la comunicación o el funcionamiento intelectual posterior de los niños. Esto sorprendió a los autores, quienes sintieron que quizás este período de tiempo era demasiado corto para notar trayectorias de crecimiento estables, o que otros factores podrían mediar los resultados (como los servicios que recibe el niño).

“A los 9-12 meses -explica Kenneth K Poon, autor principal del documento y profesor asociado en el Grupo Académico de Psicología y Desarrollo Infantil y Humano de la Institución Nacional, Universidad Tecnológica de Nanyang-, la atención conjunta, la imitación y el juego de objetos contribuyen un papel importante en la predicción de resultados posteriores para los niños con TEA”.

Si bien no investigaron por qué estos comportamientos contribuyen al funcionamiento posterior, plantean la hipótesis donde estiman que una mejor atención conjunta permite a los bebés aprovechar más oportunidades para asociar las palabras habladas con sus referentes y aprender a comunicarse mientras comparten un enfoque común con otra persona. A la vez, un mejor juego de objetos probablemente da como resultado más oportunidades para aprender sobre los objetos y las acciones de las personas sobre los objetos, así como más oportunidades para que otros se unan al juego del niño y hablen sobre sus intereses y acciones. Por último, una mejor imitación permite que los bebés aprendan habilidades de juego y lenguaje convencionales

Si bien los bebés con un desarrollo típico están logrando grandes avances en la atención conjunta, la imitación y el juego con objetos durante el período examinado en este estudio (9-18 meses), los niños con TEA se encuentran en una gran desventaja cuando se trata del desarrollo de la comunicación debido a retrasos en estas tres áreas desde una edad temprana. Poon sugiere que “la imitación, las habilidades de juego y las habilidades de atención conjunta son objetivos de intervención importantes para los niños con TEA”. En su estudio de factores predictivos en niños con TEA en edad preescolar también encontraron que estas tres habilidades predicen el funcionamiento posterior y que deberían ser áreas clave de enfoque para la intervención temprana con el fin de promover la competencia comunicativa.

Con los niños identificados cada vez más temprano, es importante comprender cómo y cuándo emergen estas habilidades fundamentales en el desarrollo típico, y cómo intervenir cuando los niños muy pequeños con problemas de comunicación social evidencian retrasos en estas áreas. Al apuntar a estos importantes predictores tempranos, se apilan las probabilidades a su favor para obtener mejores resultados de comunicación.

Infobae
26/08/2021

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2021 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada