Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Los trastornos mentales entre los niños se han triplicado por la pandemia

La pandemia ha provocado un aumento de las depresiones y los problemas de salud mental, no sólo en los adultos, también en los menores. El virus y las restricciones asociadas han causado un incremento de las preocupaciones, los miedos y la infelicidad entre niños y adolescentes, sobre todo en aquellas familias de bajos ingresos y en las que alguno de sus miembros ha perdido el empleo. De hecho, en 2020 se suicidaron 61 menores en España y un 3% de los niños y adolescentes ha tenido pensamientos suicidas este año, según el informe de Save the Children 'Crecer Saludable(mente)'.

Para tener datos fiables sobre el impacto de la pandemia en la salud mental de los menores la oenegé ha realizado una encuesta entre 2.000 padres que clona a la Encuesta Nacional de Salud de 2017, que contiene los últimos datos oficiales. Y la comparación arroja que las enfermedades emocionales se han triplicado. En concreto, los trastornos mentales como la depresión o la ansiedad han crecido de una prevalencia en el 1,1% de los niños entre 4 y 14 años a un 4%. Y los trastornos de conducta, tales como déficit de atención o hiperactividad, del 2,5% al 7%. Además, la incidencia de estos problemas es cuatro veces mayor (el 13% frente al 3%) en los hogares con bajos ingresos.

El sondeo también ha detectado que si en 2017 había un 19% de los niños que manifestaban tener muchas preocupaciones, el porcentaje actual asciende hasta el 30%. Y la infelicidad ha subido del 8,4% al 18,1%. Según ha subrayado Andrés Conde, director general de Save the Children, "los niños viven de la interacción social y el cierre de colegios casi seis meses y la incertidumbre económica en las casas y el temor a contraer ellos o quienes les rodea la enfermedad ha tenido un impacto fortísimo en la salud mental" de los más pequeños.

Todo ello ha provocado que en 2020 el suicidio, que es el desenlace más dramático de las enfermedades mentales, fuera la primera causa de muerte entre los menores en los seis primeros meses del año y la segunda de julio a diciembre de 2020, tras los accidentes de tráfico. Aún así, afortunadamente, las tasas en España están por debajo de la media europea.

Caída de los diagnósticos

El problema es que el sistema de salud, que ya estaba infradotado de psicólogos y psiquiatras antes de la pandemia, no da a basto para detectar y atender a todos los niños que necesitan ayuda. Por ejemplo, si en 2017 se detectaban el 93% de los trastornos de conducta, el porcentaje ha caído ahora al 75%. Por ello, Save the Children pide al Gobierno políticas públicas eficientes, como que se duplique el número de profesionales especializados o se cree un teléfono de atención a la salud mental exclusivo para la infancia y la adolescencia.

EL Periodico
15/12/2021

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2021 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada