Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Con 20 años teníamos que sacarnos las castañas del fuego; ahora se lo damos todo hecho

Normalizar lo extraordinario y potenciar lo ordinario. Esa fue una de las ideas que el profesor Carlos González Flórez, especialista en neuroeducación vinculada a las matemáticas, trasladó a los más de setenta maestros participantes en el segundo Encuentro Educativo Gallego. Una cita que busca aportar nuevos métodos a los profesores para hacer frente a su tarea. Un trabajo que, según explicó Carlos González, tiene más que ver con conocer cómo funciona el cerebro que con aportar conocimientos curriculares.

«La neuroeducación no es algo nuevo. Todos los maestros la han practicado mucho antes de que los avances tecnológicos permitieran a las neurociencias ver los hitos del desarrollo cognitivo. Los profesores ya intuían qué cosas funcionaban y cuales no; qué hacía que los niños prestasen más atención y sacaran mejores resultados. Todos sabemos que una clase de tipo expositivo causa menos impacto que una práctica, por ejemplo», resume este maestro de infantil y primaria que ejerce en León. González Flórez defiende que los profesores tienen que liderar un cambio profundo en un sistema educativo que lo necesita con urgencia.

«Hay estudios donde ya se está comprobando que el ser humano involuciona. El cerebro se desarrolla por diferentes capas y el lóbulo prefrontal es el que más tarda en desarrollarse, estaba en los 20 a 22 años. Actualmente ya se está viendo que termina de desarrollarse hacia los 30 años», señaló.

El maestro recordó que las funciones ejecutivas, la flexibilidad mental o la tolerancia a la frustración son aspectos vinculados a esa parte del cerebro. «Antes teníamos que sacarnos las castañas del fuego a los 20 años o incluso antes, que empezabas a trabajar; ahora se lo damos todo hecho durante mucho más tiempo», sentenció para matizar que en esa situación hay responsabilidad de los padres y la sociedad en general, pero que también los educadores deben asumir su parte para cambiar esa tendencia involutiva. «¿Por qué en aulas de infantil de tres años se tiene que aprender el uno, el dos y el tres? ¿Por qué no puede aprender hasta el diez si está más que demostrados que la intuición numérica ya está dentro de las neuronas de nuestros niños desde los dos meses?», se pregunta.

Con todo, Carlos González es de la opinión de que la tendencia puede revertirse «porque la plasticidad del cerebro es increíble». Eso sí, este maestro opina que para ello es necesario que las escuelas sean más abiertas. «Tenemos que dejar de perpetuar metodologías educativas anquilosadas», dice. También pide cambios en las políticas educativas. «Se necesitan más recursos. Este encuentro, en pleno agosto y pagándose cada uno el gasto por su cuenta, es un ejemplo de lo que tienen que hacer los maestros que quiere mejorar, porque este tipo de contenidos no les llega a través de los centros de formación».

Voz Galicia
15/09/2022

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada