Busca:   en:
Inicio > Revista

Las NTIC y la Gestión Educativa Cómo formar ciudadanos críticos en la sociedad del conocimiento (Parte II)

La correspondencia entre modelos educativos y modelos de comunicación se cumple, además, en los modelos de gestión. ¿Cuál es el papel que cumplirán en cada uno de ellos las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC)? Posicionamiento desde una postura crítico-situacionalista.
Ada Sofía Ben | 1/01/2007
1.b También encontramos aquellos que ponen énfasis en los efectos, y se corresponden con una psicología de la conducta o ingeniería del comportamiento, consistente en moldear las conductas de los sujetos según los objetivos establecidos. El docente es considerado un operario conductual. Es el modelo estímulo–respuesta. Lo que no quiere decir que se deje de lado o se diluya, pero ellos siguen siendo -como en el modelo con énfasis en los contenidos- un fin en sí mismos.

Este es el modelo que más ha influido en la concepción de la comunicación. Cuestiona al modelo mal llamado “tradicional”, da importancia a la motivación, plantea la retroalimentación, postula un cambio de actitudes, evalúa el resultado.

Este modelo nace y se desarrolla para el entrenamiento militar, para el rápido adiestramiento de los soldados. Busca condicionar al educando, dice Kaplúm, para que adopte conductas que el planificador determinó previamente. Los pasos de la enseñanza vienen pre-programados. Todo se convierte en técnicas para el aprendizaje. Si la anterior era una educación “bancaria”, ésta es “manipuladora”.

La introducción de nuevas tecnologías eran vistas como panacea. Persuadir, convencer, manejar, condicionar, en lugar de sólo informar e impartir conocimientos.

Los educadores obran de buena fe, creen en el “conducir por el buen camino”. Es el objetivo de la psicología conductista (estímulos-recompensas). Educar no es razonar, sino generar hábitos, sin pasar por la reflexión, sin someterlos a una libre elección. Encontramos este modelo en el entrenamiento técnico-profesional, en la “tecnología educativa” con “máquinas de enseñar” que dan lugar a “instrucciones programadas”. En la educación a distancia, el alumno estudia sólo por pasos rígidamente fijados, con exámenes escritos de opciones múltiples, sin necesidad de la intervención del profesor para corregirlo.

Los medios masivos de comunicación, las técnicas publicitarias, la propaganda política.

El educando se acostumbra a ser guiado, tiende a desarrollar competitividad, suele haber pérdida de identidad cultural. Su objetivo es que el educando “haga”.

La tentación de manipular aparece como atractiva y se la justifica en función de los resultados. Se confunde comunicación con propaganda. Es más importante la cantidad que la calidad. Los destinatarios son considerados “masas”, se apela a efectos emocionales en la comunicación y se prescinde de contenidos racionales apabullando al espectador con imágenes.



Pero… por suerte, los seres humanos no somos tan “moldeables”.



 

Referencias

4. En la Argentina se observaban particulares fenómenos en el hacer de las aulas: largas listas de cotejo, gráficos variados sobre resultados, planificaciones con numerosos objetivos a cumplir por el docente y por el alumno y, por otro lado, la implementación de talleres escolares en la escuela primaria, los rincones en las salas de jardines de infantes, la aplicación de técnicas grupales no convencionales. La escuela tecnocrática y la escuela activa, una mezcla “cambalache de Discépolo” que, probablemente, provocó el vaciamiento de contenidos en la escuela de los 80 y 90.

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2021 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada