Busca:   en:
Inicio > Revista

Síndrome de Down. (Parte II)

La actuación a largo plazo se centra fundamentalmente en la planificación de programas para promover el desarrollo óptimo del niño tanto en capacidades mentales como en las motoras. Como el potencial de desarrollo de los pacientes con síndrome de Down tiene las mismas necesidades básicas que los demás en lo que se refiere a juegos, disciplina e interacciones sociales.
En el aspecto familiar tras el anuncio a los padres del diagnóstico de su hijo, en numerosas ocasiones se toma de mala manera. Cuando se diagnostica a un niño tenemos que pensar que nos encontramos delante de dos inadaptados: el niño y la familia; ya que ésta carece de la suficiente preparación para enfrentarse con los problemas y lograr superarlos. A pesar de que la familia se encuentre desecha física, económica y moralmente; la aceptación del diagnostico es fundamental porque la lucha que se debe librar tendría que ir encaminada a permitir al niño con síndrome de Down el desarrollo de una vida tan corriente como fuese posible. Porque la finalidad de educar al niño diferente es la misma que la educación general: ofrecer el máximo de oportunidades y de asistencia para el desarrollo de sus capacidades cognitivas y sociales específicas hasta el más alto grado que sea posible.

Actuación e intervención temprana.

En la asistencia al niño afectado por este síndrome existen varios objetivos a corto y largo plazo, dependiendo de la gravedad de los defectos físicos y del grado de retraso mental del paciente. De importancia perentoria es la prevención de los trastornos físicos asociados, como infecciones respiratorias, alteraciones de la nutrición como consecuencia de la macroglosia, lesiones cutáneas a causa de la sequedad de la piel y su tendencia a agrietarse y los problemas ortopédicos derivados de la hipotonía muscular y la hiperextensibilidad articular. La actuación a largo plazo se centra fundamentalmente en la planificación de programas para promover el desarrollo óptimo del niño tanto en capacidades mentales como en las motoras. Como el potencial de desarrollo de los pacientes con síndrome de Down tiene las mismas necesidades básicas que los demás en lo que se refiere a juegos, disciplina e interacciones sociales.
Abierto en agosto

Nuestra tienda permanecerá abierta durante todo el mes

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada