Busca:   en:
Inicio > Revista

¿Cómo se comporta el niño que no puede expresar adecuadamente el propio lenguaje?

La desorganización del aspecto externo del lenguaje ocasiona alteración en la elocución, en los cuadros puros no existe compromiso de los aspectos comprensivos.
Para que un niño pueda producir una expresión oral ( codificación) adecuada, debe estar en condiciones de seleccionar los fonemas que corresponden a una palabra y combinarlos entre si de una manera correcta.
Se podría decir, por ejemplo que la palabra PALOMA, es una pequeña cadena cuyos eslabones, los fonemas ( consonantes y vocales que la componen) deben estar correctamente seleccionados y enganchados entre si en forma completa,

Si la palabra PALOMA se emite como PADOMA, hubo una mala selección fonemática. En cambio si la palabra PALOMA se emite como PAMOLA, esta afectada la combinatoria fonemática: todos sus fonemas constituyentes están presentes pero eslabonados de manera desorganizada.

Es el mismo caso de los ejemplos de la emisión de la palabra

POCA por la palabra COPA,
CORCUNSO por CONCURSO,
CARAMALES por la correcta CALAMARES,
COTUNDOR por CONDUTOR ( CONDUCTOR), etc. Estos son ejemplos reales extraídos de la casuística.

Cuando existe una alteración de la elocución debido a una mala organización del aspecto externo del lenguaje, aparecen también omisiones de fonemas dentro de la palabra. Generalmente la omisión se produce en el fonema final de la sílaba inversa, el niño expresa PUETA por la correcta PUERTA, también es frecuente la omisión de la segunda consonante de la sílaba compuesta dice PATO por la palabra PLATO, PONTO por la correcta PRONTO. Cuanta mayor exigencia discriminativa le imponga al niño la palabra a emitir, mayores dificultades de expresión oral se van a evidenciar.

Con respecto a esto último, se puede decir que existe un abismo de distancia en cuanto a la dificultad que significa para el niño la expresión oral de la palabra PRENDEDOR a la emisión de la palabra PAPA. En la primera de ellas, el niño debe seleccionar y eslabonar nueve fonemas, entre los cuales hay una sílaba compuesta, una directa y dos inversas. En la segunda palabra debe discriminar entre dos fonemas y en sílabas directas.
También se evidencia una notoria diferencia entre el lenguaje espontáneo y el lenguaje repetido.

Cuando el niño repite una palabra lo que en realidad está haciendo es reproducir una codificación hecha por otro, por lo tanto imita sin producir una propia selección y combinación de fonemas; luego esta palabra nuevamente incluida en su expresión espontánea se reitera con dificultad.

Este hecho lo describe con mucha frecuencia la mamá de un niño con dificultades, en la consulta clínica.

Contrariamente a lo que podría suponerse, la mamá lo comenta como un atenuante de la alteración que presenta el niño, restándole importancia Suelen decir:
" hay palabras que mi hijo dice mal pero las sabe decir bien, porque cuando yo se la pronuncio es capaz de repetirla de manera correcta".

Para la clínica este dato aportado por la mamá puede ser indicativo de una dificultad linguística, y no de un vicio de articulación.

De la misma manera que se desorganiza la palabra en su correcta emisión, se observa una organización gramatical del enunciado también alterada.

Esta alteración depende estrictamente del grado de severidad del cuadro. En ocasiones esta dificultad denominada agramatismo, es imperceptible o inexistente en la oralidad, especialmente en niños en edad escolar, es más frecuente en edades pre-escolares.

En niños más pequeños el agramatismo se demuestra de diversas maneras, con un componente común: una inadecuada y/o incompleta organización morfosintáctica.

También extraídos de los casos clínicos investigados estos son ejemplos de agramatismos sintácticos:

CASA MIA TABIEN COTO LU
por
EN MI CASA TAMBIEN SE CORTO LA LUZ

VOY DECI MI MAMA NO HAY NADA
por
LE VOY A DECIR A MI MAMA QUE NO HAY NADA

TIRO AGUA PARA SAVALA NO MATALA
por
SE TIRO AL AGUA PARA SALVARLA NO PARA MATARLA

ESTUVE FISHERTON
por
ESTUVE EN FISHERTON.

La suma de estas alteraciones hacen aparecer, en ocasiones, un discurso fragmentado, que guarda coherencia pero mal cohesionado.

Cuando existe una alteración del aspecto externo del lenguaje, la oralidad se puede ver afectada en alguno o en todos los niveles de la expresión: puede estar afectada la selección o combinatoria de los fonemas para la emisión de la palabra, puede afectarse la organización de las palabras entre si para la adecuada estructuración de los enunciados, o bien puede perturbarse la síntesis para la conformación cohesionada del discurso.

Obviamente, no se acaban en estos datos los signos que dan cuenta de una alteración de la organización del lenguaje externo, pero seria quizá monótono e innecesario abundar en detalles que son pertinentes sólo para la clínica fonoaudiológica

Por ello, y en relación con las alteraciones del aprendizaje escolar, se seleccionaron, los síntomas que aparecen con mayor frecuencia y a la vez los que más son evidenciables en el aula.

Es interesante también mencionar que como sucede con la alteración del lenguaje interno, en esta patología que afecta al lenguaje externo, también se presentan distintos grados de severidad. Ellos van desde la ausencia de lenguaje oral ( alocución), en los cuadros graves, a leves fallas en la organización morfosintáctica del discurso ( agramatismos leves), en los cuadros de menor severidad.

Un tema interesante a remarcar y sintetizar es el referido a la discriminación que se torna necesaria entre las dificultades de la oralidad debido a una desorganización del aspecto externo del lenguaje y las alteraciones periféricas de la expresión, entre estas últimas los llamados vicios de articulación.

· ** Cuando un niño presenta alteraciones en la organización de su lenguaje externo y no es tratado convenientemente, tendrá dificultades para lograr la construcción del código de la lectura y de la escritura.

· ** Cuando existen dificultades en la expresión oral de origen periférico, el niño podrá hacer reemplazos grafemáticos del fonema viciado cuando escribe, pero puede aprender.

· ** Las alteraciones del lenguaje externo si no se tratan en tiempo y en forma van involucrando niveles superiores de expresión, incluyendo compromiso del aspecto semántico del lenguaje, por lo tanto el problema se complejiza y se dificulta el abordaje terapéutico

· ** Las alteraciones de organización del lenguaje, comprometen toda la expresión y deben ser tratadas precozmente, pues determinan estados de secuela.

· ** Los trastornos periféricos afectan, por lo general, pocos fonemas y en forma circunscripta, y no determinan riesgos futuros. Si bien es conveniente tratarlos tempranamente para no generar inhibiciones en la comunicación, los cuales suelen aparecer por vergüenza o temor a la burla.
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Google+ | Instagram

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2016 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada