Busca:   en:
Inicio > Revista

La disfagia neurógena y otros síntomas asociados, necesidad de intervención multidiscipinar

Esta incapacidad para deglutir provoca que el alimento no siga su curso natural y pueda terminar en la vía respiratoria, lo que llamamos aspiraciones o penetraciones, con un grave riesgo de neumonías e incluso paradas cardiorespiratorias.

La disfagia, que según el Tratado de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello (2007), es la dificultad en el transporte de secreciones endógenas o de los alimentos hacia el tracto digestivo superior.

Esta incapacidad para deglutir provoca que el alimento no siga su curso natural y pueda terminar en la vía respiratoria, lo que llamamos aspiraciones o penetraciones, con un grave riesgo de neumonías e incluso paradas cardiorespiratorias.

Como muchos conocemos, este síntoma tiene etiología muy variada, enfermedades neuromusculares, traumatismos craneoencefálicos, tumores de cabeza y cuello, hasta intubaciones prolongadas o cirugías cardiacas y torácicas.

La disfagia neurógena  es aquella provoca por una alteración en el sistema nervioso, como un tumor cerebral, un traumatismo craneoencefálico, un accidente cerebrovascular, una anoxia o una encefalitis, pero esta alteración se acompaña de otros síntomas. Los más comunes son:

-Alteraciones físicas. Algunos de ellos son problemas relacionados con el tono muscular, la marcha, la posición cefálica, la sedestación o dificultades respiratorias.

-Problemas emocionales. Alteraciones conductuales, ansiedad o depresión entre otros.

-Dificultades cognitivas. Podemos encontrarnos alteraciones de la memoria, del lenguaje comprensivo y/o expresivo, atención o planificación.

Todos estos síntomas asociados dificultan el tratamiento. Dependiendo de la afectación del paciente podemos encontrarnos problemas leves, moderados, graves o muy graves. Los casos más graves son aquellos en los que por sus dificultades motoras y/o cognitivas apenas pueden colaborar en la valoración ni en el tratamiento, necesitando multitud de técnicas pasivas para mejorar su mecánica deglutoria. Igual de incapacitantes son en muchas ocasiones los problemas emocionales, ya que la colaboración en la sesión es muy importante, si el paciente tiene problemas de ansiedad, depresión o incluso se muestra agresivo ni siquiera permitirá realizar técnicas pasivas, eliminando toda posibilidad de mejoría.

Por todo ello el logopeda no puede trabajar sólo, necesita un equipo multidisciplinar formado por diversos profesionales:

-Médicos de diversas especialidades. Neurólogos, Otorrinos, endocrinos, médicos rehabilitadores o psiquiatras. Realizarán el diagnóstico médico y realizarán las primeras indicaciones terapéuticas. Los ajustes en la medicación son muy importantes para controlar los trastornos cognitivos y emocionales que pueden aparecer.

-Neuropsicólogos y psicólogos clínicos Solventarán las alteraciones conductuales, emocionales y las alteraciones cognitivas como los problemas de memoria o atención.

-Terapeutas ocupacionales. Apoyarán al área de fisioterapia en la colocación correcta del paciente y trabajarán el manejo y adaptación de los útiles de alimentación.

-Fisioterapeuta. Realiza el trabajo respiratorio unido al logopeda, de gran relevancia en la disfagia por la coordinación deglución-respiración y la posición durante la deglución.

-Dietista-nutricionista. Realizará una valoración nutricional, asegurando la nutrición e hidratación del paciente, ajustadas a sus necesidades y gustos.

-Farmacia. Apoyarán a la parte médica en la adaptación de la medicación de cada paciente a su textura recomendada sin riesgo.

Si este equipo se encuentra en un hospital el equipo de enfermería trabajara coordinadamente con el resto de los profesionales para asegurar el seguimiento de las pautas indicadas.

No podemos olvidar a la familia, de gran importancia en todos los tratamientos de los pacientes, asegurando la generalización de los logros obtenidos en la terapia.

 

Referencias

  • Bernabeu Guitart, M. “Disfagia Neurógena: Evaluación y  Tratamiento”. Fundación Institut Guttmann. Badalona.
  • Cámpora, H. (2014). Deglución de la A a la Z. Ediciones Journal.
  • Garmendia Merino, G., Gonzalez Candela, C., Ferrero López, I. “Diagnóstico e intervención nutricional en la disfagia orofaríngea: Aspectos Prácticos” Editorial Glosa. Barcelona.
  • Bleeckx , D. Disfagia. Evaluación y reeducación de los trastornos de la deglución. Editorial McGraw Hill.
  • Clavé Civit, P., García Paeris, P. Guía de diagnóstico y de tratamiento nutricional y rehabilitador de la Disfagia Orofaríngea. Nestle Nutrition.
  • G. Webb ,W. , K. Adler, R.  (2010) Neurología para logopedas. Editorial Elsevier Masson Barcelona.
  • L. Felten, D., N. Shetty, A. (2010)  Netter. Atlas de Neurociencia. Editorial Elsevier Masson. Barcelona.

 

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Imprimir Imprimir

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Google+ | Instagram

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2018 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada