Busca:   en:
Inicio > Revista

Laringectomía total

Una laringectomía puede ser una experiencia abrumadora pues supone un gran cambio, por lo que es indispensable el apoyo de un equipo interdisciplinario desde antes de la cirugía.

La laringe es la entrada a las vías respiratorias y es importante también para la deglución y el habla. Una laringectomía total es una cirugía para extirpar toda la laringe, generalmente se da durante los estadios avanzados de cáncer en la laringe o cerca de esta.

Una laringectomía puede ser una experiencia abrumadora pues supone un gran cambio, por lo que es indispensable el apoyo desde antes de la cirugía.

Después de la cirugía, el paciente tendrá que aprender una nueva forma de hablar, pero también implica cambios en la respiración, deglución y el olfato. Aquí el logopeda juega un papel sumamente importante.

Después de la cirugía es posible hablar de nuevo, para ello se pueden utilizar diferentes técnicas:

  • La voz traqueosofágica es el método más común y el que se considera más satisfactorio debido a que la voz con el sonido más natural, fluido y más fácil de entender.
  • Electrolaringe. Consiste en un dispositivo electrónico que se coloca en el cuello y al apretar un botón se producirá un sonido electrónico que sirve de voz.
  • Habla esofágica. Para esta técnica, la persona deberá dirigir pequeñas cantidades de aire desde la boca al esófago y luego soltar el aire.

Volver a hablar requiere tiempo y su voz no será la misma.

Respirar a través de un estoma provoca que el aire que llega a los pulmones no esté a la temperatura adecuada, por lo que puede presentarse mayor mucosidad, más tos e irritación de garganta, sin embargo, ya existen intercambiadores de calor y humedad que ayudan a compensar las funciones de la nariz.

Existe una técnica llamada Maniobra de inducción de flujo aéreo nasal (NAIM) que es muy útil para el olfato.

Los pacientes laringectomizados deben aprender muy bien a succionar y limpiar su estoma para ayudar a mantener su vía respiratoria abierta, además deberán tener precaución al momento de bañarse para que no entre agua al estoma o alguna otra partícula.

Otro aspecto muy importante que hay que cuidar es la nutrición pues en algunas ocasiones la laringectomía ocasiona dificultad para tragar, boca seca e incluso pérdida de dientes, lo que hace más difícil comer y por ende pérdida de peso y una nutrición pobre. Es posible que los pacientes requieran suplementos alimenticios.

No olvidemos la parte emocional, pues es probable que el paciente laringectomizado llegue a tener episodios de depresión o ansiedad, así que el apoyo de los especialistas de un equipo interdisciplinario es fundamental para ellos.

Abierto en agosto

Nuestra tienda permanecerá abierta durante todo el mes

Compartir en:

compartir FaceBook

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada