Busca:   en:
Inicio > Revista

Afasia. Modalidad aumentativa y alternativa de comunicación. (Parte I)

Este artículo intenta plantear el tema de la AFASIA desde la óptica del papel de la familia y la comunidad en la rehabilitación de la persona afectada por este desorden del lenguaje.
Nestor Pardo | 1/02/2005
Afasia. Modalidad aumentativa y alternativa de comunicación.

Introduccón.

Este artículo intenta plantear el tema de la AFASIA desde la óptica del papel de la familia y la comunidad en la rehabilitación de la persona afectada por este desorden del lenguaje.

No se tratará sobre sus causas, tipos y grados, pues en la red hay bastante información al respecto. Más bien se hará un intento por integrar conceptos sobre competencia, transdisciplinaridad, rehabilitación basada en la comunidad y las modalidades aumentativas - alternativas para la comunicación.

Los sistemas aumentativos y alternativos para la comunicación no son del uso exclusivo de la persona con un desorden severo. La comunidad en general debe conocer su manejo, con el fin de potencializar la interacción con aquellos que han perdido su capacidad de expresarse lingüísticamente de manera tradicional.

De otro lado, es necesario comprender que los trastornos comunicativos no pueden seguir teniendo una connotación de enfermedades, sino de eventos que afectan el bienestar psico – social de la persona. Esto permite ubicar al Terapeuta del Lenguaje, Fonoaudiólogo o Logopeda como un profesional de las Ciencias Humanas y no en el campo médico o clínico – asistencialista.

Afasia y comunicación.

La afasia puede ser definida como un trastorno, generalmente determinado por un daño cerebral, de la capacidad para la comprensión y expresión del discurso. Pueden estar comprometidos uno o más de los siguientes aspectos: emisión y comprensión del discurso hablado, lectura, escritura, comunicación no verbal (gestualidad y expresiones faciales cotidianas).

La mayor parte de las personas afectadas por la afasia tiene una edad promedio que varia entre 60 a 70 años, aunque teóricamente se puede presentar a cualquier edad. En todo caso, la afasia es un desorden que compromete las habilidades lingüísticas.

El grado de compromiso en alguna de estas modalidades puede ser diferente. Por ejemplo algunas personas presentan un déficit severo en la comprensión del discurso hablado; otras pueden tener una capacidad mediana de comprensión, pero severas dificultades para expresarse; otros tienen la capacidad de comprender un mensaje, pero apenas logran decir el nombre de algunos objetos aisladamente, sin alcanzar a encadenar esas palabras para formar una oración con sentido completo. Los casos más graves tienen comprometidas todas estas modalidades.

Como se explicará más adelante, una Praxia es la planificación de un movimiento coordinado desde el cerebro para realizar una acción determinada. En el caso de los sonidos del habla (que son praxias complejas), estos son aprendidos en la medida que los adultos u otros niños con mayor dominio del idioma, son mediadores de tal proceso. En otras palabras, hablar se aprende escuchando y hablando. Podría verse la Afasia como un retroceso en este tipo de aprendizajes y su tratamiento como el de volver a enseñar a una persona a comunicarse.

Las familias que tienen éxito en la adecuada estimulación del lenguaje y el habla de una persona con trastornos en su comunicación, seleccionan los niveles del discurso en función de la capacidad del individuo para entender el mensaje y no por su habilidad para producirlo. Un discurso demasiado simple no motiva a la persona para re – aprende el vocabulario o las estructuras gramaticales. Y el discurso demasiado complejo es difícil de comprender. La emisión verbal ideal se compone de un 90% de palabras y estructuras gramaticales que conoce el individuo y un 10% de nuevas palabras o estructuras.

¿Por qué se pone más atención a que las personas con Afasia adquieran nuevas palabras, hablen más claramente o usen enunciados más largos y no en el mensaje? Cualquier persona, cuando no se le entiende, se siente frustrada y reduce sus intentos por comunicarse. Si los interlocutores corrigen siempre la forma de expresarse del individuo, lo que éste aprende es que dicha forma es más importante que su contenido. Hay que moldear el discurso, más que corregir, repitiendo la forma adecuada de las producciones poco inteligibles de la persona, como al descuido, sólo en determinados momentos.



Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada