Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Música cubana, la mejor terapia de la vida

La Musicoterapia es una disciplina científica que estudia e investiga la relación del ser humano con el sonido, la música, el ritmo, a la vez que crea un "juego sonoro", capaz de actuar como "disparador" de nuevos pensamientos e ideas creativas.

En el caso del adulto mayor éste siempre puede y podrá rehacer, recuperar o reconstruir su mundo pasado y presente a través de la música, y su cualidad de provocar respuestas que generen cambios positivos.

A partir de esta concepción es que, en un lugar muy céntrico de la capital cubana —casi pegadito al Malecón habanero—, se realiza la "Peña del Compositor. Tu corazón es mi esperanza", un espacio que hace realidad este juicio músico-terapéutico-profesional.

"Este es un proyecto dedicado muy especialmente al adulto mayor y a su correspondencia con la música popular cubana, donde connotados compositores e intérpretes, y personas de distintos municipios de la capital, tienen un lugar que les permite viajar en el tiempo, con importantes obras melódicas de nuestro país que han dado la vuelta al mundo con el sello de nuestra cubanía", significa Aleyda Lidia Fernández Martínez, compositora y principal anfitriona del lugar.

"Cada encuentro le posibilita al adulto mayor intérprete-compositor o visitante —abunda Aleyda Lidia— el descubrir nuevas potencialidades de producción propia, que elevan su seguridad, su autoestima y, en especial, su actividad comunitaria".

Ciertamente, y es una de las figuras más representativas de la Cultura de la Isla, el compositor e intérprete Fausto Durán Fernández —con 53 años de vida artística— quien reafirma ese planteamiento:

"Al igual que el amor es comunicación y poesía… la música cubana, específicamente el género bolero, es el amor elegante, el amor sincero… y no existe ningún otro género en el mundo que lo supere para enamorar y para prolongarse en el tiempo.

"Es por esto que el público de la tercera edad que nos visita siempre se siente feliz junto a nosotros. No sólo por el ambiente de sonoridades de géneros diversos que aquí se establece, y que traen al pensamiento recuerdos y añoranzas de otros tiempos, sino también por la comunicación que se establece con el artista ¡Es única!", destaca.

En cada una de sus presentaciones la Peña del Compositor, se promueve en el adulto mayor la comunicación y participación colectiva, a partir de generar una actitud abierta y vital hacia la vejez propia y ajena; además de mantener la motivación hacia otras nuevas actividades en que la música también esté presente como terapia de salud.

Para algunos intérpretes, como Grisell de la Caridad Ferrer Báez (Grisell-Grisell) —con un manejo indescriptible de la voz—, su gran público pertenece a la tercera edad. "Es uno de los momentos más lindos de mi vida poder cantarle a estas personas que pueden reír, llorar, sonreír, con cada palabra, con cada frase, con cada gesto que interpreto…

"Cantarle a la tercera edad es también cantarme a mí misma, porque lo más importante es llegar a esa edad, a ese instante, a ese punto, a ese momento de la vida que necesitas para analizar, vivir, sentir… para soñar. Soñar con lo que pudiste haber sido, con lo que puedes hacer hoy, o pudieras hacer mañana."

Y de esos sueños se nutre, desde hace muchos años, Luis Oviedo Mederos, de 76 años de edad, conocidísimo intérprete de boleros —junto al afamado José Tejedor—, quien se siente muy feliz de tener nueve hijos, ocho nietos y dos bisnietos y, ante todo, de levantarse y acostarse "siempre escuchando música cubana porque (¡¿quién me lo va a negar!?) es la mejor terapia para el corazón"

Exclusivo
4/02/2008

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2023 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada