Busca:   en:
Inicio > Actualidad

«Es importante corregir los trastornos del lenguaje para evitar el fracaso escolar»

Mercedes Jal Sastre es logopeda y tiene su consulta en la calle José Cueto. Ahora que el curso escolar afronta la recta final tras las vacaciones de Semana Santa, Jal analiza los principales problemas con los que se encuentran los niños y que, a su juicio, dificultan el aprendizaje. Jal, además, colabora con la Asociación de Enfermos de Parkinson del Bajo Nalón.



-¿Qué es la logopedia?

-Es una disciplina que engloba el estudio, prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de las patologías del lenguaje (oral, escrito y gestual) manifestadas a través de trastornos en la voz, el habla, la comunicación y las funciones orofaciales.



-¿Sobre qué patologías interviene?

-Tratamos a pacientes con problemas de voz como la disfonía y la afonía, a personas que tienen problemas en la adquisición del lenguaje (retraso, disfasia) o en la pronunciación (dislalias). También trabajamos con pacientes que sufren dificultades en la lectura, en la escritura o en la fluidez del habla (tartamudez) y con pacientes que sufren deficiencia mental, parálisis cerebral, autismo y síndromes o enfermedades como el párkinson o el alzhéimer.



-La figura del logopeda está ligada a la rama sanitaria...

-Nosotros trabajamos en equipo con los psicólogos, los neurólogos, los foniatras... Somos una pieza más del puzzle sanitario que ayuda ante todo a mejorar la calidad de vida en los pacientes.



-¿Cómo pueden saber los padres que su hijo precisa la ayuda de un logopeda?

-Cuando un niño de 2 o 3 años habla poco, no se le entiende bien y sólo se comunica con mímica. Es fundamental con los más pequeños darles siempre el modelo correcto, es decir, hablarles como si fueran adultos. Resulta muy gracioso escuchar «potota» en vez de pelota, pero corregir esos fallos tan sencillos puede prevenir posibles trastornos.



-¿Cuáles son los trastornos que dificultan el aprendizaje en los colegios?

-La dislalia (alteración en la articulación de los fonemas) es uno de los más frecuentes. Generalmente, cuando un niño padece esta enfermedad habla y escribe mal. También tiene dificultades para la comprensión de los textos. Esto, si no se corrige, nos puede llevar al fracaso escolar. De ahí que cada vez más los colegios se estén concienciando de la importancia del trabajo en equipo con los logopedas.



-¿A qué paciente le cuesta más aprender a hablar: a un niño o a un adulto?

-Depende. A un niño, por ejemplo, se le puede corregir una mala pronunciación de la «r» en tres o cuatro meses. Nosotros trabajamos todas las patologías (en los niños) a través del juego. En un adulto que sufre un traumatismo o un ictus y que, por consejo del neurólogo, tiene que asistir al logopeda para aprender a hablar no se puede precisar cuánto tiempo se puede prolongar el tratamiento. En cualquier caso, es fundamental la participación de los enfermos.

http://www.lne.es
10/05/2009

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2021 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada