Busca:   en:
Inicio > Actualidad

El 15% de la población presenta alguna deformidad dentofacial

Las anomalías en la posición, tamaño y forma de los huesos de la cara, especialmente de los huesos maxilares, pueden corregirse gracias a técnicas como la cirugía ortognática, señala el Dr. Javier González Lagunas, presidente de la Sociedad Catalano-Balear de Cirugía Oral y Maxilofacial y miembro de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM). Estudios realizados en Estados Unidos, y que en opinión del Dr. González Lagunas pueden extrapolarse a nuestro país, demuestran que aproximadamente entre un 10 y 15% de la población presenta algún tipo de deformidad dentofacial y de ellos casi el 25% requieren este tipo de cirugía.

"En estas alteraciones, los factores genéticos son muy importantes pero no son los únicos, ya que también puede haber factores funcionales", explica el Dr. Antonio Palma, cirujano Oral y Maxilofacial del Hospital Regional Carlos Haya de Málaga y Vocal de la SECOM. "Las anomalías por causa genética –añade- suelen aparecer en la edad infantil, lo que se conoce como trastornos del crecimiento, y se van acentuando en la adolescencia hasta estabilizarse al acabar el período de crecimiento".

"Como factores funcionales pueden ser numerosas las causas que favorezcan el mal desarrollo de los huesos de la cara como padecer vegetaciones y tener insuficiencia respiratoria nasal, los traumatismos en el mentón (muy frecuente en los niños) y otras alteraciones como chuparse los dedos en exceso o el masticar de forma excesiva por un solo lado (por algún vicio adquirido), por comer pipas, por haber padecido alguna infección en el oído o por cicatrices grandes, etc. Todas estas circunstancias pueden llevar a un mal desarrollo de los huesos maxilares que hagan necesaria una operación para corregirlos", continúa el Dr. Palma.

"En España, entre el 2 y el 5% de las consultas en los servicios de cirugía oral y maxilofacial, requieren cirugía ortognática. Este tipo de intervenciones suele realizarse en pacientes jóvenes desde que acaban el crecimiento, entre los 16 y 19 años (dependiendo del sexo y grado de maduración ósea) hasta los 30 años. Pero a pesar de que la mayoría de pacientes son jóvenes, no existe un límite de edad para las intervenciones y cada vez más los pacientes de edades avanzadas están interesados en este tipo de cirugía, no sólo por la deformidad en sí misma, sino por el aspecto de rejuvenecimiento facial que se puede conseguir con las intervenciones (como por ejemplo, el avance bimaxilar, con el que se obtiene una expansión de todos los tejidos de la cara)", señala el Dr. González.

"Las operaciones realizadas con esta técnica tienen un índice de complicaciones muy bajo y con un postoperatorio indoloro, rápido y con escasos efectos sobre la cara", indica el doctor Palma, "por lo que el paciente puede recuperar su vida habitual en unos pocos días".

Fuente: Jano on-line


5/01/2003

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada