Busca:   en:
Inicio > Actualidad

Más de 9.000 españoles llenan su vida de sonidos gracias a los implantes cocleares

La música, las risas de los niños o el cantar de los pájaros son algunos de los sonidos cotidianos que alegran nuestras vidas. ¿Cómo sería un mundo sin ellos? ¿Un mundo de silencio? Esta es la situación a la que se enfrentan día a día las personas que padecen pérdida auditiva severa o total. Una realidad a la que en las últimas década la técnica del Implante Coclear está dando solución. Se trata de una intervención quirúrgica, que ya ha permitido hacer accesible el mundo del sonido a más de 9.000 españoles. El próximo lunes 25 de febrero se celebra el Día Internacional del Implante Coclear.







La técnica del Implante Coclear (IC) es una sencilla operación que ha permitido llenar de sonidos los oídos de 9.000 personas en España, según datos de la Federación AICE (Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares de España). Se trata de una intervención quirúrgica que consiste en la implantación de un dispositivo electrónico que transforma las señales acústicas en impulsos eléctricos que estimulan el nervio auditivo y envían el sonido al cerebro.



Coincidiendo con la conmemoración de la primera operación de implante coclear que se realizó en el mundo en 1957, el próximo lunes, 25 de febrero se celebra el Día Internacional del Implante Coclear. El objetivo de esta jornada es apoyar a este colectivo, sensibilizar a la ciudadanía sobre las dificultades que deben de afrontar las personas con trastornos auditivos, así como dar a conocer esta sencilla técnica que dota a estos enfermos de las herramientas necesarias para hacer accesible el mundo del sonido.



“La vida me ha cambiado 360 grados, he recuperado de nuevo la audición y en apenas un mes ya entendía perfectamente lo que me decían, podía hablar por teléfono con normalidad, escuchar música y realizar todas las funciones y tareas en mi trabajo”, explica Alberto, un Técnico de Empleo de 34 años que sufre Hipoacusia neurosensorial bilateral profunda. El joven perdió totalmente la audición hace tres años y hace poco más de uno se sometió a una intervención de Implante Coclear. “He pasado de estar casi dos años sin apenas salir de casa a volver a relacionarme con mis amigos, familiares, he vuelto a ser social de nuevo”.



Alberto asegura que muchas personas con discapacidad auditiva “no conocen lo suficiente qué es un IC ni las ventajas que supone llevarlo, posiblemente por falta de información o por dejadez”, por lo que recomienda a todos aquellos que están pensando en implantarse que se animen a hacerlo porque “los inconvenientes son mínimos y la adaptación muy rápida. En un mes ya me habían dado de alta en la rehabilitación y hacía una vida totalmente normal”, señala.



GAES, empresa líder en corrección auditiva en España, se suma a la Federación AICE en la celebración de este día programando una serie de actividades lúdicas y divulgativas en diferentes ciudades españolas.



El acto central de esta efeméride se celebrará en Madrid el sábado 23 de febrero en el Caixa Fórum, con un evento dirigido al colectivo de personas implantadas y sus familias. La jornada ofrecerá diversas conferencias sobre temas como la utilización de células madre como terapia en lesiones de oído, o la accesibilidad en telefonía móvil o para ver la televisión u oír la radio. La jornada también contará con la presentación del “Cuaderno de Ejercicios de IC”, a cargo de su autora Maria Teresa Amat y la lectura de un manifiesto.







Una técnica con una gran evolución tecnológica



El 25 de febrero de 1957 en Francia, los doctores Djuro y Eyries realizaron el primer Implante Coclear, que consistió en insertar un único hilo de cobre en el interior de la cóclea a un paciente totalmente sordo. Desde entonces esta técnica que permite recuperar la audición a personas con pérdida auditiva severa o total ha experimentado una gran evolución tecnológica.



En 1978, el profesor Graeme Clark hizo la primera intervención de un implante coclear multicanal, precursor de los actuales, que permitía captar el sonido con una óptima calidad. En las últimas décadas los IC han sufrido una gran evolución, y actualmente la avanzada tecnología que incorporan hace posible crear dispositivos que permiten una mejor audición al usuario y con un tamaño cada vez más reducido.



Estos avances han provocado que cada vez más personas puedan beneficiarse de esta técnica y tener una óptima adaptación para recuperar su capacidad auditiva y el lenguaje. Incluso, en los últimos años el tamaño de los dispositivos se ha reducido considerablemente, lo que ha permitido que se pueda implantar en niños muy pequeños. Este factor es clave, ya que está demostrado que cuanto antes se detecta el trastorno auditivo y se implanta el IC, mayores son las posibilidades de que el niño tenga un normal desarrollo. Si la intervención se realiza de forma temprana puede tener una efectividad de un 95%. Según numerosos estudios si el niño recibe el implante antes de los dos años de edad puede desarrollar el lenguaje como una persona normoyente.



En el caso de personas adultas que han perdido la audición después de haber adquirido el lenguaje, a causa de una lesión o enfermedad, el éxito ronda el 85% y los beneficios son mayores cuanto antes se reciba el implante, ya que la persona aún no ha perdido la memoria auditiva.



Los candidatos a recibir un implante coclear son aquellas personas con un alto grado de pérdida que no consiguen recuperar la audición con un audífono. Después de la intervención los usuarios recuperan la capacidad auditiva, pueden hablar con más claridad y comprender el lenguaje con facilidad sin necesidad de leer los labios.



Actualmente, en España existen 40 centros implantadores en todas las comunidades autónomas excepto Cantabria, La Rioja, Ceuta y Melilla. Tanto el estudio como el tratamiento quirúrgico están subvencionados por la sanidad pública en su totalidad, siempre y cuando se realice en los centros acreditados.







El proceso de rehabilitación para volver a oír



En la implantación de un IC intervienen diferentes profesionales: el otorrinolaringólogo, el neurofisiólogo, el psicólogo, el logopeda y el audioprotesista. Después de la operación, la persona implantada debe asistir a sesiones de programación y ajuste del IC, además de realizar una rehabilitación auditiva en un centro especializado con el apoyo y seguimiento de un profesional en audiología.



GAES, como experto en corrección auditiva, dispone de un Área de Implantes Auditivos que da soporte a los centros implantadores de nuestro país y que atiende a las personas implantadas después de la intervención quirúrgica para ofrecerles atención y seguimiento personalizado.



La empresa dispone de 60 centros de referencia para pacientes implantados repartidos por toda España, donde los usuarios pueden encontrar un servicio de atención especializado. Además, desde 1988, GAES es el distribuidor exclusivo en España de la firma internacional Cochlear, líder mundial en implantes cocleares.









GAES, experiencia y liderazgo



GAES se dedica a proporcionar soluciones auditivas a las personas con problemas de audición desde que fue fundada en 1949 en Barcelona. Además de la producción propia de la marca Microson, distribuye productos de las mejores firmas mundiales, como Starkey y Siemens. Sus centros auditivos disponen de una avanzada tecnología y técnicos especialistas para detectar un posible trastorno auditivo y adaptar la ayuda auditiva más apropiada en cada caso.



Actualmente, GAES dispone de una red de más de 550 centros auditivos, de los que más de 500 están en España y, el resto distribuidos en Portugal, Chile, Argentina y Turquía.

http://www.medicina21.com
14/04/2013

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada