Busca:   en:
Inicio > Actualidad

La emotiva carta de un padre con Síndrome de Asperger que cuida solo a su hija

Recuerdas la película Yo Soy Sam, aquella emotiva película en la que un hombre adulto con discapacidad mental cuidaba de su hija pequeña? Pues el caso que nos ocupa recuerda y mucho a aquella triste historia protagonizada por Sean Penn, aunque en esta ocasión el protagonista padece Síndrome de Asperger y es tan real como la vida misma.

El pasado 21 de enero, este valiente padre envió una carta a la asociación Asperger Syndrome Awareness, que la compartió en las redes convirtiéndola en todo un fenómeno viral. Este hombre, cuyo nombre no ha trascendido, ha decidido contar su historia para que todo el mundo sepa que su enfermedad nunca le impidió criar a su hija, aunque tuvo que enfrentarse día a día a muchas dificultades.

“Toda mi vida he luchado contra las emociones, las amistades, las relaciones e incluso contra mis expresiones faciales. Como la mayoría de Aspies [pacientes con Asperger] sé que estas cosas forman parte de nuestra vida y no son fáciles de entender y asimilar. Pero Faith, mi hija, cambió mi vida. Ella ha sido la primera y única persona capaz de enseñarme lo que era el amor”, dice este padre emocionado, que a continuación relata la llegada de esta pequeña a su vida.


Un relato que enternece a cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad, sin embargo, pronto todo se nubló, un mes después su mujer le traicionó con su mejor amigo y les abandonó. “En ese momento odiaba lo que yo era y la síndrome que padecía. Mis padres me dijeron que la diera en adopción, pero mientras pensaba en ello tirado en el sofá con la niña en brazos, ella me miró a los ojos y me agarró en dedo meñique. Y en ese momento lo supe... nunca la dejaría ir”, continúa.

Fue entonces cuando decidió dejar su trabajo y dedicarse por completo a la pequeña. Sin embargo, el camino no fue nada fácil. “Muchas veces su llanto me resultaba insoportable. Mis problemas sensoriales estaban siempre al límite y mi depresión empeoraba. No podía dormir, ni comer. Mi único objetivo era cuidar de esta niña porque ella dependía de mí. Había veces en que después de dormirla me encerraba en el baño a llorar hasta quedarme dormido”, asegura.

Sin embargo, el padre consiguió seguir adelante y enfrentarse a los inconvenientes que su trastorno le ponía en su camino. “Aprendí que al igual que a los Aspies a los bebés les encanta la rutina. Poco a poco todo se ha hecho más fácil y ha dejado de ser aterrador. Aprendí a peinarla, a vestirla, a ir con ella de compras. Mi hija me habla de sus miedos, de lo que le gusta y organizamos noches de cine”, dice orgulloso.

La publicación de esta carta ha provocado un aluvión de comentarios positivos y de aliento a este hombre cuya valentía ha servido para concienciar sobre este trastorno, que dificulta la interacción social.

http://www.ideal.es/sociedad
5/02/2016

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada