Busca:   en:
Inicio > Revista

¿Cómo es el camino de la verdad científica en la sociedad? (Parte II)

“La verdad de opinión es una forma compleja en la escala de los niveles de la verdad. En la representación, la verdad es eminentemente apofántica: el ser representado es presentado, aunque la presentación, cuando es un concepto, implique una acción productora
Omar Bandala Fonseca | 15/10/2008
EL CAMINO DE LA VERDAD CIENTÍFICA

Pero nuestro cuestionamiento central sigue sin ser definido porque aún no hemos dado con el camino de la verdad científica. Sólo hemos encontrado con dos tipos de opciones la popular y la científica, donde la primera esta supeditada a la segunda.

“La verdad de opinión es una forma compleja en la escala de los niveles de la verdad. En la representación, la verdad es eminentemente apofántica: el ser representado es presentado, aunque la presentación, cuando es un concepto, implique una acción productora. En la verdad de opinión, por el contrario, lo predominante es está acción productora. Sin dejar de ser apofántica (pues de otro modo no se entendería), la opinión es más “poética”. Aquí el sujeto empieza a ocupar una posición de primer plano, porque la opinión expresa justamente la posición que se toma frente al objeto cuando se trata de explicarlo. Aquello sobre lo cual se opina debe ser, desde luego identificado en la opinión expresa, pero es sobre todo el sujeto quien se identifica así mismo, se da a conocer así mismo (aunque no hable de si mismo, aunque no sea el yo el contenido significativo de su intención comunicativa: nuestras opiniones nos definen o caracterizan). La representación objetiva sirve tan sólo de base para una relación dialógica en la cual cada uno de los interlocutores se expone así mismo al pro-poner su opinión. Por esto opinar es cosa expuesta.

Hay que responder las opiniones propias ante las opiniones ajenas. Como ellas son creaciones personales, nos representan. Pero hay que responder de ellas también, y sobre todo, ante las cosas mismas expuestas. (Nicol, 2003, 81).

En la comunidad científica el concepto de verdad es mucho más amplio no sólo se limita a la representación dialógica de quien lo expone y además la verdad de una proposición no es una propiedad absoluta sino relativa; depende del grado en que incorpore a la verdad universal.

Por eso la verdad de opinión es más expresiva que la verdad de la representación. La posesión compartida es la más firme y duradera, pues mientras cada cual pretenda tener la formula única de posesión, el ser se escurre en medio de la confusión de las opiniones dispares. (Nicol, 2003, 81).

Cuando se acepta que lo verdadero es solamente aquella fracción de lo que decimos que corresponde a la realidad y que el contenido de verdad de una proposición es precisamente el grado en que coincide con los hechos.

Y la forma de tomar posición frente a ellas es con el logos que es a la vez una representación personal y una representación de la realidad… La ambición de dar a las verdades en general una firmeza ontológica que tienen las cosas; o sea; poner el logos en correspondencia con el ontos. (Nicol, 2003, 81).

La resistencia a aceptar este concepto restringido de verdad proviene de las áreas del pensamiento humano que excluye, que son todas aquellas cuyo contenido no tiene contacto con la realidad de la naturaleza, como la filosofía, la religión, la demagogia y ciertos tipos de literatura fantástica y de poesía.

La ciencia se propone dar a sus opiniones una estructura en que se restablezca lo más posible la primacía jerárquica de la apófansis sobre la poíesis . La verdad tiene que ser mostrativa o demostrativa (apofántica o apodíctica), o sea que se debe mostrar el ser, representarlo tal como es, y no representar solo al individuo que lo piensa.

Por eso, la ciencia resulta ser una mera reproducción, imperfecta pero perfectible, del mundo en que vivimos, y por lo tanto depende y se subordina en forma absoluta a su naturaleza y su estructura.

La ciencia representa el primer intento, el único en verdad, que ha hecho el hombre de implantar una comunidad racional del conocimiento (Nicol, 2003, 82).

En otras palabras, lo que queremos decir es que las verdades científicas de hoy no son descubrimientos definitivos de lo que está "ahí afuera", no retratos fieles y completos de la realidad, donde la esencia de la verdad científica siempre incluye elementos de incertidumbre, de modificación potencial, de plus ultra.

Disputar sobre el concepto es infringir el ethos de la ciencia, es regresar al nivel de la mera opinión. (Nicol, 2003, 83)
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada