Busca:   en:
Inicio > Revista

Los adolescentes y el uso indebido de drogas. (Parte I)

La realidad nos muestra que todas las drogas ilícitas son peligrosas y provocan en el usuario cambios físicos y psicológicos.

Las drogas constituyen un enorme problema cuya gravedad se está poniendo cada día más de manifiesto. Cada vez son más las personas que están haciendo un uso indebido de drogas legales e ilegales y los problemas del uso indebido y del tráfico ilícito de drogas están entre los más graves del mundo.
 
Definimos “uso indebido de drogas” a la ingesta de estas sin fines médicos. A partir de allí podemos destacar tres etapas en este uso que poseen características diferentes:
 
            - USO: se consume en el “tiempo libre” con la intención de aumentar sensaciones, percepciones, desinhibirse, etc. Es el consumo esporádico y circunstancial.
 
            - ABUSO: el consumo es más regular. Afecta a la vida afectiva o familiar, afecta el rendimiento escolar o laboral. Se niega el problema o se lo minimiza. Se establece cuando el consumo se reitera para una misma droga en similares o diferentes situaciones o cuando se recurre a diferentes drogas.
 
            - ADICCION: Es la etapa de dependencia física o psíquica. Se caracteriza por una adaptación psicológica, fisiológica y bioquímica lo cual es una consecuencia de la exposición reiterada a una droga que comienza a ser necesaria.
 
La realidad nos muestra que todas las drogas ilícitas son peligrosas y provocan en el usuario cambios físicos y psicológicos. Hoy en día se intenta instalar la idea de que la marihuana, por ejemplo, es inofensiva cuando en realidad es muy peligrosa ya que es liposoluble lo que significa que los productos químicos psicoactivos se fijan en las partes grasas del organismo y pueden detectarse hasta treinta días después del uso inicial habiéndose demostrado que altera la memoria y retarda el aprendizaje además de otras cuestiones físicas (afecta en forma negativa las funciones cardíacas, disminuye las destrezas motoras especiales, dificulta las funciones respiratorias). Un cigarrillo de marihuana contiene más agentes cancerígenos que el más fuerte cigarrillo de tabaco.
 
Lo cierto es que los toxicómanos se convierten en individuos débiles. Se consumen drogas por diversas razones entre las que figuran las de huir de la realidad, enfrentarse a la vida cotidiana o ser aceptado por los demás. Las drogas tienen un gran poder de seducción porque, en la mayoría de los casos proporcionan inicialmente lo que el usuario busca pero con el paso del tiempo se llega a la adicción con sus terribles consecuencias. Nadie empieza a usar drogas con la finalidad de convertirse en toxicómano… pero eso sucede. El adicto suele llegar a obsesionarse de tal manera con la obtención de más cantidad de droga que es capaz de agotar su dinero y sus bienes, arruinar su vida familiar o perder una carrera antes de admitir su toxicomanía. En síntesis: No existe una forma segura de usar drogas ilegales.
 

En décadas anteriores se concebía a la adicción como un síntoma vinculado a la pobreza, a las condiciones sociales, a los problemas familiares (hijos de padres separados, por ejemplo) a la juventud, etc. Es decir que la drogadicción aparecía como un síntoma de la situación marginal de ciertos individuos. Actualmente sabemos que la sociedad en que transcurrimos es consumista por excelencia y los estudios sociológicos demostraron que la marginalidad y la desviación de la norma no eran lo que justamente caracterizaba al adicto. Hoy quien más consume es en realidad el más adaptado a las normas. 

Día Alzheimer 2019
[Libros alzheimer con descuento]

 
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada