Busca:   en:
Inicio > Revista

¿Cura la Música? (Parte I)

En el último artículo señalaba unas bases de definición de Biomúsica y Musicoterapia. Ahora quiero manifestar algunas opiniones en torno al estudio y la práctica de ambas disciplinas. ¿Cura la música? Este es el título de un artículo que leí hace poco tiempo en una revista de divulgación general. Es la eterna pregunta. Si tuviera que contestarla, «No» sería mi respuesta. Y voy a expresar mi opinión.
 
Repasando algunos artículos de ponencias presentadas en congresos y reuniones de Musicoterapia, me encuentro con un hecho que me parece se vuelve un poco repetitivo. Siempre oímos lo mismo, y lo que es peor, seguimos hablando y escribiendo más de lo mismo. Parece que es un tema musical con variaciones.
 
En el último artículo señalaba unas bases de definición de Biomúsica y Musicoterapia. Ahora quiero manifestar algunas opiniones en torno al estudio y la práctica de ambas disciplinas. ¿Cura la música? Este es el título de un artículo que leí hace poco tiempo en una revista de divulgación general. Es la eterna pregunta. Si tuviera que contestarla, «No» sería mi respuesta. Y voy a expresar mi opinión.
 
Si nos trasladamos al terreno médico, sabemos que cualquier medicamento o agente curativo, tiene unas propiedades que catalizan los agentes o propiedades curativas que posee un organismo. Es decir, que el medicamento, la terapia, la música, etc... son agentes intermediarios en un proceso curativo de una enfermedad. Es por ello que estos agentes por ellos mismos no poseen ninguna propiedad en sí, ni curativa ni destructiva. Es la utilización de ellos de forma positiva o negativa, lo que produce el efecto.
 
Pongamos un ejemplo. En un proceso respiratorio agudo, necesitamos de un medicamento para curar el proceso maligno, y para ello debemos saber el compuesto, la dosis, el tiempo de aplicación, y podremos así evaluar posteriormente si el efecto deseado ha sido satisfactorio o no. En este caso, podemos evaluar casi con toda seguridad el efecto del medicamento. El proceso que se produce es bioquímico y fisiológico, e independientemente de la persona tratada, se produce un efecto.
 
Este mismo ejemplo se puede realizar aplicando una música «x» en el proceso de una persona.
 
La dificultad reside en que no sabemos que música es la que debemos aplicar en su caso, pues todavía no podemos evaluar los efectos producidos por la música.
 
Esto es debido a que los efectos de la música, están íntimamente ligados a la cultura sonora del individuo, y es por ello que cada persona tiene o sufre una reacción distinta ante una misma música. Y también en el caso de que varias personas tengan una reacción similar, esta coincidencia se debe a la cultura sonora colectiva.

 

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 59,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

  • El manejo del estres.
    El autor halla sólido respaldo y los mejores augurios en las palabras de Indra Devi cuando, refiriéndose significativamente a est...
    11.90 €
  • El misterio del arca. Una aventura en el mare nostrum
    De la mano de Espido Freire, volvemos a viajar a la Hispania del siglo I d.C. y asistiremos a los juegos del circo, entraremos a l...
    13.50 €
  • La educacion emocional en la practica
    Obra que presenta un panorama de la práctica de la educación emocional, que debería iniciarse desde el nacimiento y estar presente...
    16.40 €
  • Lenguaje y comunicación- 3 años
    Este título se caracteriza por plantear a los niños y las niñas un conjunto de problemas que estimulan sus capacidades de razonami...
    14.09 €

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2024 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada