Busca:   en:
Inicio > Revista

Problemas de conducta I. Deficiencias y discapacidades del aprendizaje.

En el presente trabajo abordaré la Educación Especial enfocada a los problemas de conducta, así como sus características y deficiencias (psicomotrices y cognoscitivas). Los pasos para la identificación y evaluación (diagnóstico), como Lambert y Bower. También los modelos contemporáneos de servicios como sistemas de supervisión, mencionando el plan de Cogen y Ohrtman.
Eduardo Ramos | 1/01/2003
La clasificación de los niños y jóvenes deficientes en categorías definidas (grupos rotulados) tales como retrasados mentales, discapacitados para aprender, socialmente inadaptados, delincuentes y con problemas de conducta, destacan tan indebida como injustificadamente las características comunes dentro de cada grupo.

El niño deficiente, sea cual fuere la clasificación a la que pertenezca, experimenta dificultades en el nivel funcional en uno o más dominios del aprendizaje primario: psicomotriz, cognoscitivo y afectivo. La evaluación y clasificación de las condiciones discapacitantes mediante estos dominios del aprendizaje facilitan los esfuerzos para fijar objetivos educacionales y para planificar, poner en práctica y evaluar programas de instrucción que respondan a las cualidades y defectos funcionales del niño antes que a sus presuntas necesidades, determinadas por clasificaciones tradicionales.

Los objetivos se han clasificado de acuerdo con los tres dominios del aprendizaje:

1. Dominio psicomotriz: objetivos que destaquen alguna habilidad muscular o motriz, alguna manipulación de material y objetivos o algún acto que requiera coordinación neuromuscular.
2. Dominio cognoscitivo: objetivos que tratan del recuerdo o reconocimiento de lo sabido y el desarrollo de las habilidades y capacidades intelectuales.
3. Dominio afectivo: objetivos que destacan matices de sentimiento de emoción, o grados de aceptación o rechazo.

DEFICIENCIAS BÁSICAS DEL APRENDIZAJE

Hay cuatro habilidades básicas del aprendizaje que todo individuo debe desarrollar si ha de beneficiarse con lo que le ofrece su entorno. Estas habilidades son: 1) conocimiento, 2) atención, 3) respuesta y 4) ordenamiento de las respuestas.

Conocimiento.

Algunos niños seriamente deficientes no responden a lo que los rodea. Estos niños autísticos y simil-autísticos deben cobrar conciencia o tomar conocimiento de su ambiente y de las partes que lo componen antes de aprender hasta la más sencilla de las tareas.

Comportamiento de atención.

A medida que el niño va cobrando conocimiento de lo que lo rodea debe aprender a prestar atención a estímulos específicos dentro de su entorno, cuando así se le pide o cuando así lo desee espontáneamente, durante un tiempo suficiente como para aprender algo de dicho entorno.

Comportamiento de respuesta.

Una vez que un niño aprende a prestar atención a estímulos ambientales específicos durante un apropiado lapso, debe aprender a responder a esos estímulos en forma sostenida y apropiada.

Ordenamiento de las respuestas.

Muchos niños y jóvenes discapacitados no pueden ordenar productivamente sus respuestas al entorno. Esta falta de organización toma mayor relieve cuando el niño debe ofrecer una respuesta compleja. Esta última resulta, a menudo, incompleta o fuera de secuencia.

DISCAPACIDADES PSICOMOTRICES EN EL APRENDIZAJE

Percepción visual.

La percepción visual incluye cinco subhabilidades: 1) coordinación visomotriz, 2) percepción figura-fondo, 3) constancia de forma, 4) percepción de posición en el espacio, y 5) percepción de relaciones espaciales.

La coordinación visomotriz es la capacidad de coordinar la visión con el movimiento del cuerpo y sus partes. Se necesita para los deportes al aire libre, los juegos de mesa, las artes manuales, lectura, escritura, cálculo y actividades similares.

La percepción de figura-fondo es la habilidad de diferenciar visualmente un objeto de atención de otros objetos en el campo visual. Esta habilidad es necesaria cuando un niño desea prestar atención a un objeto específico dentro de su campo visual.En el aula estos niños tienen dificultades para colorear, dibujar, leer, escribir, etc.

La percepción de las posiciones en el espacio es la habilidad de percibir si un objeto está arriba o abajo, dentro o fuera, encima o debajo, etc. Esta habilidad es necesaria para discriminar entre imágenes visualmente diferentes, como letras, números y palabras.

La percepción de las relaciones implica habilidades para percibir la posición de dos o más objetos en el espacio en su relación mutua o en relación con nosotros mismos. Esta habilidad es necesaria para actividades de artes manuales como el tallado, los trabajos en cuero o tela y la confección de fogatas.

Percepción auditiva.

Aunque es menos obvio, muchos niños y jóvenes especiales tienen discapacidades auditivas aunque se acuidad auditiva sea normal. Son muchas las discapacidades de percepción auditiva que pueden tener notable influencia en el desempeño escolar del niño. Entre ellas figuran las dificultades para: 1) localizar sonidos en el espacio; 2) coordinar movimientos de cabeza y cuerpo cuando se siguen los sonidos en el espacio; 3) responder a un sonido específico en presencia de sonidos o ruidos de fondo que normalmente no se consideran molestos o capaces de distraer; 4) dedicarse a actividades sostenidas de escuchar; 5) discriminar entre sonidos, y 6) recordar directivas impartidas verbalmente.

La localización auditiva es la habilidad de ubicar un sonido en el espacio. Los niños y jóvenes con esta discapacidad son incapaces de ubicar un sonido (que oyen) en el entorno.

La coordinación audiomotriz es la habilidad de mover la cabeza y el cuerpo en la dirección de un sonido. La incapacidad del cuerpo para responder sin sobresaltos y con exactitud a los estímulos auditivos puede provocar dificultades en diversas actividades.

La percepción auditiva de figura-fondo es necesaria para que el niño pueda responder debidamente a los sonidos ambientales.

La habilidad de escuchar sostenidamente consiste en recibir auditivamente y luego procesar información durante un tiempo prolongado.

Percepción táctil.

La percepción táctil es la habilidad de discriminar entre objetos mediante el sentido del tacto.

 

Referencias

SHEA, Thomas M. La enseñanza en niños y adolescentes con problemas de conducta. Ed. Médica Panamericana, Buenos Aires, 1986.

Diccionario de la Psicología. Larousse. Librarie Larousse, 1969, 1º edición.

WING, Lorna. La educación del niño autista. Ediciones Paidos, Barcelona, 2º reimpresión en España, 1985.


Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada