Busca:   en:
Inicio > Revista

La intervención Asistida con Animales: Una mirada longitudinal de su aportación en el marco sociosanitario

La IAA es “una modalidad de tratamiento terapéutico en la que un animal, que cumple determinados criterios, forma parte integral de un proceso. Este tipo de terapia está dirigida por un profesional, y es él quien marca los objetivos específicos del tratamiento. Su propósito es el de fomentar la mejoría en el funcionamiento físico, social, emocional y/o cognitivo de los seres humanos.

Desde edades muy tempranas en la evolución del ser humano, el hombre vio en el perro a un aliado, a un compañero. 

Homo Sapiens y Canis Lupus Familiaris han permanecido unidos formando parte de un binomio inquebrantable que, de un modo u otro, les ha repercutido beneficios mutuos a lo largo de toda la historia y hasta nuestros días.

La Intervención Asistida con Animales se ha posicionado como una herramienta sólida y eficaz en el ámbito de la atención sociosanitara a nivel internacional.

 

Contextualización Histórica.

Para comenzar, nos parece oportuno introducir el concepto de la Biofilia.  Esta teoría hace referencia a nuestro sentido de conexión con la naturaleza y con otras formas de vida, de carácter innato y producto evolutivo de la selección natural, que actúa en especies inteligentes cuya supervivencia depende de la conexión estrecha con el ambiente y de la apreciación práctica de las plantas y de los animales. Esta atracción innata del ser humano por su entorno y los seres que lo conforman fue postulada en primer lugar por el psicólogo y filósofo humanista alemán Erich Fromm, en 1973 y continuada, posteriormente por Edward O. Wilson, biólogo estadounidense, en 1984.

El ser humano, desde sus orígenes, se ha relacionado con los animales con distintos fines: para facilitar las tareas cotidianas, ofrecer compañía, seguridad, transporte, entre otros.

Los griegos daban paseos a caballo como forma de fomentar la autoestima de las personas que padecían enfermedades “incurables”.

El uso de animales con fines terapéuticos tiene una larga historia, pero su uso extensivo, documentado y organizado es relativamente reciente  (Beck y Meyers, 1993).  

El primer experimento documentado y registrado que se conoce tuvo lugar en 1792 con la fundación del York Retreat (Inglaterra) por William Tuke

Se trata de un Centro de Rehabilitación para Enfermos de Salud Mental que sigue en funcionamiento en la actualidad y en el cual se utilizan animales como terapeutas mostrando grandes beneficios socializadores y psicológicos en los enfermos.  

  El famoso psicoanalista Sigmund Freud, se ayudaba de la presencia de su perro de compañía, Jofi, en algunos de sus casos con pacientes. Freud, afirmaba que los perros tenían un sentido especial que les permitía juzgar con precisión el carácter de una persona.

Del mismo modo, afirmó que los perros tenían una influencia tranquilizante sobre estos, especialmente en los niños.

 

La Intervención Asistida con Perros

Intervención Asistida con Perros
Antes de definir este ámbito de intervención, debemos considerar el por qué de nuestra relación histórica con este singular animal al que se ha apodado, en tantas ocasiones y de forma universal como “el mejor amigo del hombre”.

 

La evolución del hombre, desde sus inicios, ha caminado muy en consonancia con la del perro, entonces lobo.

Aunque existen diversas teorías acerca del origen de esta relación hombreperro, parece que goza de mayor aceptación aquella que afirma que el hombre se acercó al lobo al observar en él unos hábitos conductuales y relacionales muy similares a los propios del ser humano.  

Los lobos (Canis Lupus) viven en grupos familiares; son seres gregarios y perfectamente jerarquizados, al igual que los seres humanos de la época (y de nuestros días).  

Debido a esta dinámica social, y a que ambas especies buscaron apoyarse mutuamente para la supervivencia, desarrollaron estilos conductuales y de caza similares.

De esta manera, todo parece indicar que los humanos pudieron vislumbrar las similitudes con los lobos en sus hábitos de caza, y trataron de lograr una especie de cooperación interespecífica, apoyándose el humano en los lobos para atrapar a las presas y permitiendo que estos se alimentaran de las sobras que no comían. 

Respecto a la domesticación del lobo, hay teorías que sostienen que fue la mujer mediterránea del Paleolítico Superior la “creadora” del Perro. 

A partir de lobeznos huérfanos antes del imprinting, posteriormente seleccionados por su aspecto dócil, juvenil y de menor agresividad, se creó la subespecie que hoy conocemos como perro (Canis Lupus Familiaris).

La transformación del lobo en perro y su establecimiento como compañero inseparable del hombre ocurrió, de este modo, en el mismo período de la evolución en que el humano pasó a ser Homo Sapiens.

Como vemos, el camino a lo largo de la evolución de ambas especies, humano y perro, ha transcurrido de forma paralela. Dando lugar a una relación de interdependencia y coayuda.

El humano encontró en el perro un compañero fiel que le facilitaba el trabajo, aportaba seguridad a la familia, guardaba las propiedades y pertenencias y, en definitiva, le acompañaba de manera incondicional en el camino. Y el perro encontró en ser humano, un amigo que garantizaba su supervivencia, integrándose dentro de un núcleo social bien definido, como es propio de su especie.

Un modelo ejemplar de simbiosis y cooperativismo, que sienta las bases de la Terapia Asistida con Perros.

Y, dentro de ese modelo de interacción bidireccional, aparece el concepto clave que nos facilita y posibilita este tipo de intervención: el Vínculo.

 

El Vínculo

Con este término, hacemos referencia a la relación ancestral que existe entre humano y perro. Una relación estrecha y de alto componente emocional, muy arraigada en nuestra impronta, desde el marco de la antropología, así como en la del perro.

El vínculo es el espacio en el que se desarrolla la interacción entre hombre y perro. Un espacio de intercambio, crecimiento y ayuda mutua; es el espacio donde florece y se desarrolla la Intervención Asistida con Perros y donde nace la figura del Perro de Terapia.

Nuestro compañero coterapeuta.

El vínculo es el puente que los animales (en este caso, el perro) crean entre el terapeuta y el paciente para lograr, con mayores garantías, los objetivos de la intervención.  

 

Vínculo

  

¿Qué son las Intervenciones Asistidas con Animales?

 

La Intervención Asistida con Animales (en adelante, IAA) es un tipo de técnica complementaria en la que un profesional especializado se sirve de un animal que reúne una serie de características específicas para desarrollar una función determinada.

 

Esta función irá orientada, principalmente, a la promoción de la salud, de las capacidades personales y a la estimulación de aquellas áreas de mayor afectación del paciente y/o cliente que se constituyen como objetivo propio de la intervención.

 

La IAA es “una modalidad de tratamiento terapéutico en la que un animal, que cumple determinados criterios, forma parte integral de un proceso. Este tipo de terapia está dirigida por un profesional, y es él quien marca los objetivos específicos del tratamiento. Su propósito es el de fomentar la mejoría en el funcionamiento físico, social, emocional y/o cognitivo de los seres humanos. Se puede realizar en una amplia gama de contextos y puede llevarse a cabo en grupo o de forma individual. El proceso debe ser documentado y evaluado por el profesional”, (Tucker, 2004).

 

Intervenciones Asistidas con Animales

 

Este tipo de terapia también es conocido con otros nombres como zooterapia, caninoterapia, equinoterapia, delfinoterapia, etc; dependiendo del animal que se utilice.

 

La IAA se debe integrar dentro de una orientación multidisciplinar; donde todos los actores desarrollan su función de manera ordenada y donde sus competencias están bien delimitadas.

 

Se puede intervenir de manera individual o grupal, en función de las necesidades presentadas.

 

La intervención deberá adaptarse a las características del usuario o colectivo al que va dirigida y a los objetivos planteados.

 

Es importante recalcar que la IAA se constituye como una técnica complementaria, que no pretende sustituir el resto de modalidades convencionales de intervención si no, en todo caso, tratar de enriquecer y plantear alternativas con el fin de favorecer la consecución de los objetivos que se plantean.

 

A pesar de la gran cantidad de referencias que documentan este tipo de técnicas , asociadas a multitud de patologías clínicas a lo largo de la historia, es una práctica aún con mucho margen de expansión, pero con un rápido desarrollo en las últimas décadas a nivel internacional y una presencia cada vez más sólida en el panorama científico y asistencial.

 

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada