Busca:   en:
Inicio > Revista

La enseñanza de gestos naturales en personas con autismo. (parte II)

Metodología de enseñanza

Con relación a los procedimientos de enseñanza podemos plantear una serie de principios generales:

1. Establecer una contingencia muy clara entre la conducta comunicativa a enseñar y el efecto en el medio. Esto puede implicar controlar distractores atencionales y conseguir una contingencia muy rápida en el tiempo.
2. Emplear el modelado físico disminuyendo progresivamente el nivel de ayuda física. Dadas las dificultades para la imitación visual habituales en esta población vamos a emplear de forma predominante el modelado físico.
3. Utilizar, en la medida de lo posible, el movimiento de alcanzar para el modelado del gesto; partiendo de una conducta no comunicativa presente en el repertorio del alumno para modelar una conducta comunicativa.
4. Aceptar desde el principio aproximaciones a la conducta objetivo, aunque esto implique admitir versiones no perfectas del gesto a trabajar de forma que garanticemos desde el principio el uso auto-iniciado.
5. Descomponer la conducta objetivo en distintos componentes. Podemos por ejemplo enseñar previamente la indicación con mano para posteriormente incluir el empleo del índice. Es especialmente útil el empleo de la técnica de encadenamiento hacia atrás para el modelado de series de gestos encadenados (p.ej. ir a buscar al adulto- cogerle de la mano- llevarle a una puerta- llevarle la mano al pestillo...).


Situación de enseñanza

Consideramos adecuado trabajar la enseñanza de gestos en situaciones naturales de la vida diaria. Las rutinas de la vida diaria contienen infinidad de situaciones potencialmente adecuadas para el trabajo de gestos naturales. Es adecuado, eso sí, revisar cada una de las actividades para re-elaborar si fuera preciso el guión base de las mismas así como introducir las modificaciones espaciales que sean necesarias (véase Gortázar,1989 para una revisión sobre los procedimientos de enseñanza natural ). Dada la variedad de situaciones para el modelado de cada tipo de gesto y la simplicidad del procedimiento de enseñanza (fácilmente transmisible a cualquier adulto o compañero del entorno) no se justificaría su trabajo exclusivo en contextos de enseñanza específicos (sesiones monográficas de trabajo de comunicación)

Secuencia de objetivos

El primer grupo de gestos a instaurar estaría constituido por gestos de contacto más simples en el grado de intención comunicativa que implican y más fáciles de modelar a partir del movimiento de alcance.
- Llevar las manos del adulto para que este ejecute una acción (abrir un armario, coger un objeto de una estantería; etc.).
- Entregar un objeto al adulto para que este ejecute una acción que el alumno no puede hacer (abrir un bote cerrado; activar un juguete, etc.).
- Tocar un objeto con la mano y posteriormente con el índice como forma de petición (p.ej. para escoger la merienda). Aprovechamos el movimiento de coger el objeto para modelar inicialmente un gesto de tocar el objeto.

Estos dos últimos gestos contienen, como desarrollaremos más tarde, los esquemas interactivos básicos para el uso de un sistema de comunicación con ayuda.

Posteriormente proponemos enseñar gestos distales, más complejos

- Mostrar la palma para pedir (gesto de "dame"). Inicialmente podemos modelar la palma como movimiento de anticipación de la entrega de un objeto para, manteniendo la palma en el aire derivar de ahí el gesto. Este gesto constituye una poderosa herramienta general de petición, equivalente pero más convencional para su uso inicial que el signo de "quiero".
- Indicación con mano o índice (gesto de señalar). Podemos derivar el gesto de indicar a distancia a partir del gesto de tocar con el índice para pedir y posteriormente retirar el contacto (Newson, 1998). También podemos aprovechar situaciones en las que el alumno, ya sea en el eje horizontal o vertical, apenas llegue a tocar objetos deseados.

Recomendamos enseñar previamente los gestos de contacto a los distales pero dentro de cada grupo no consideramos necesario que deba darse una secuencia concreta de enseñanza. Tampoco consideramos imprescindible trabajar solamente un gesto cada vez sino que en muchos casos es posible trabajar varios gestos; eso sí, asociados a diferentes subrutinas o episodios de la vida diaria.

Enseñando gestos funcionalmente muy semejantes dotamos a la persona de recursos alternativos para cada situación.

Así mismo no consideramos adecuado modelar gestos que resulten claramente artificiales (p.ej. pedir que te columpien o que te abran una puerta tocando el columpio o la puerta con el índice) existiendo la posibilidad de modelar gestos alternativos más naturales.

Después de haber puesto en marcha un primer repertorio de gestos de petición podemos plantearnos la enseñanza de gestos con función de rechazo, dotando a la persona de mecanismos de regulación del entorno más adecuados.

· Entregar o devolver objetos no deseados al adulto.
· Gesto de apartar con la mano.
· Signo de "se acabó", inicialmente para marcar la terminación de rutinas y actividades habituales y posteriormente para interrumpir actividades no deseadas.
· Gesto de negación con índice. Podemos intentar modelarlo a partir del gesto de apartar con la mano.
· Gesto facial de rechazo ("no" facial).
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada