Busca:   en:
Inicio > Revista

Trabajo interdisciplinario a favor del sordo (Parte III)

3.3 Intérpretes del Lenguaje de Señas

El intérprete es una tercera persona que entra en la comunicación entre las personas para facilitar la transmisión de mensajes. De esta manera logra que no se interrumpa el intercambio interpersonal. El intérprete de señas puede proveer una comunicación visible para docenas e incluso cientos de personas sordas; tantas como puedan ver al intérprete.

El intérprete del Lenguaje de Señas tiene la misma labor que el intérprete de una lengua oral. Es decir, debe transmitir información proporcionando un código en común, sólo que lo hace entre las personas sordas y oyentes. El intérprete de señas debe transmitir las señas del Lengua de Señas en palabras y las palabras en señas. "Algunos consideran a esta actividad como un arte, otros como una ciencia".5

En nuestro país aún no se reconoce el trabajo del intérprete de la Lengua de Señas. No hay una acreditación por parte del Estado. Sólo se cuenta con un registro de intérpretes el cual no es oficial. La presencia del intérprete de señas en el Perú es muy pequeña, y se circunscribe al ámbito familiar o doméstico. Incluso, se ha retrocedido en cuanto a este tema, ya que antes se transmitía el noticiero del Canal 7 (Nacional) con un intérprete; en la actualidad esto ya no se produce. La persona sorda, prácticamente no puede acceder a la información por medio de la televisión.

De acuerdo a Cokely, 1992 ("Interpretation: A Sociolinguistic Model") dos estudios que datan de 1973 revelaron que éstos eran "sujetos que poseían una inteligencia superior a la promedio..., personas con habilidades de pensamiento creativo superior al promedio... y con una personalidad segura (personas a quienes no le interese necesariamente, causar una buena impresión)... los intérpretes caben más o menos en la descripción de alguien que "está deseoso de ser el centro de atención, quiere ser el independiente, que no espera ayuda de otros y que no teme cometer errores..."

En su mayoría son personas como: terapistas del lenguaje, educadores, niños o adultos sordos, padres de sordos, parejas de personas sordas; o individuos que han quedado fascinados con la Lengua de Señas, al igual que con la cultura sorda.

Un poco de historia

En países de Europa o en Estados Unidos ser intérprete del Lenguaje de Señas está emergiendo como una profesión cada vez más atractiva.

"Hay que considerar el hecho de que los intérpretes del Lenguaje de Señas eran vistos, en un comienzo, como personas caritativas que buscaban ayudar al prójimo; pero no como profesionales". 6 Estas personas no tenían entrenamiento y nadie pagaba por sus servicios. Para todo el mundo esta situación cambió a raíz de la reunión del Ball State Teachers College en Muncie, Indiana. Aquí se propuso que los intérpretes fueran instruidos para tal fin y fueran evaluados de acuerdo a sus capacidades. Ese mismo año se fundó un Registro de Intérpretes para sordos (RID) . Fue así como se empezó a reconocer como una profesión y se creó el primer reconocimiento oficial en un campo que empezaba a legitimarse.

En Estados Unidos existe un Registro de Intérpretes para sordos (RID) que evalúa a sus miembros desde 1970 hasta la fecha. Tiene asociados en los cincuenta estados.

El Acta de Rehabilitación de 1973, firmada por el Departamento de Educación y Administración de Servicios de Rehabilitación, mandó a que se dieran puestos de trabajos para las personas sordas, a quienes se les debía proveer de un intérprete. Así nacieron los primeros programas del Consorcio de Entrenamiento de Intérpretes Nacionales en Estados Unidos, entre los años 80 y 90. Luego, se pasó al Acta de Educación para Todos los Niños Discapacitados. Fue así como se le dio acceso a los niños sordos a la educación pública. En el año 1990 se dio el gran paso: El Acta para Americanos con Discapacidad. Existen, actualmente en Estados Unidos 3 700 intérpretes que obtuvieron su certificación del RID. Existen alrededor de 130 programas que ofrecen entrenamiento en interpretación.

En nuestro país se enseña el Lenguaje de Señas en: La Unión Bíblica del Perú, algunos colegios de Sordos, el Instituto Fray Pedro Ponce de León y en la Asociación de Sordos del Perú. Los estudios duran entre tres y seis meses.

En Estados Unidos la Asociación Nacional de Sordos (NAD) decidió entrar en el proceso de certificación de los intérpretes, ya que antes ellos estaban excluidos del proceso de formación de intérpretes. En Estados Unidos, sólo existen dos tipos de certificaciones: la de RID y la de la NAD. Hace poco se unieron para declarar una crisis nacional en la interpretación. La situación era crítica en aspectos como: cantidad, calidad y calificaciones de intérpretes en todo Estados Unidos. Si esta situación se compara con la de nuestro país, nosotros tampoco tenemos el número adecuado de intérpretes ni una calidad óptima en la interpretación. Sería necesario que el intérprete sea evaluado por sus colegas y por la comunidad sorda del Perú.

En algunos países el programa de interpretación de señas se provee como una Maestría. Quien desee seguir esta Maestría debe probar ser competente en su lengua materna al igual que en la Lengua de Señas de su país. Los programas requieren de una investigación original en diferentes aspectos de la interpretación, aprender sobre Lingüística y cultura sorda. El vídeo es una herramienta para los alumnos, así pueden ver su desempeño y mejorarlo. Luego, trabajan con otro intérprete ya graduado quien se convierte en su mentor.

¿Qué hace que un intérprete sea bueno?

Según los expertos, la primera condición es que el futuro intérprete comprenda que su trabajo está relacionado al "bilingüismo" y a la "biculturalidad". Es decir, el intérprete debe conocer tanto la lengua de su país como la Lengua de Señas de su país; además debe estar en la capacidad de ponerse en el lugar de la persona para quien interpreta, sea ésta sorda u oyente. El intérprete debe ser consciente de que la Lengua de Señas es una lengua que se ve, pero no se oye.

El intérprete debe ser consciente de que no puede manejarse al mismo nivel en todas las áreas que requieran de sus servicios. Existe una cierta especialización por áreas para los intérpretes.

Es importante que el intérprete conozca de muchos temas y pueda tener un nivel de instrucción elevado que le permita tocar los diferentes temas que haya de interpretar.
"Para algunos la interpretación es un arte, no puede enseñarse ni aprenderse. Se tiene o no se tiene".7

Un intérprete debe desarrollar una relación de cercanía con la persona a quien va a interpretar.

Existe un código de ética entre los intérpretes. Éste regula principalmente que un intérprete debe decir exactamente lo que las personas desean comunicar. Un intérprete no puede aumentar o quitar partes del mensaje dado por quienes se comunican a través de el / ella; aunque sí debe sustituir las palabras difíciles por palabras fáciles a fin de que se pueda entender el mensaje y éste llegue con claridad. Su labor no es compadecerse de la persona sorda, ni tratar de hacer que la situación lo favorezca sólo por el hecho de ser sordo.
El intérprete debe mantenerse en una buena postura frente a las personas sordas. Debe colocarse en un lugar donde sea visto por la mayor cantidad de personas. Por lo tanto, debe tener una buena postura frente a los sordos. Ha de procurar colocarse donde haya una iluminación adecuada. Debe escuchar con atención a la persona a quien ha de interpretar. Debe respetar la gramática de la Lengua de Señas.

En cuanto a su apariencia personal no debe usar prendas llamativas ni joyas que distraigan a las personas; sino más bien debe usar ropa sencilla. Si es mujer no debe maquillarse demasiado ni pintar sus labios o uñas de colores que distraigan a las personas sordas.

Al repetir lo que dice la persona a quien interpreta, debe vocalizar y hablar de un modo ligeramente más pausado de lo usual; sin exagerar. A fin de facilitar la lectura de sus labios. Nunca debe mascar chicle mientras está interpretando. Si es hombre no debe usar bigotes grandes ni barbas.

En el momento en que va a ser cambiado por otro intérprete debe esperar el término de la interpretación para realizar los cambios.

Si el intérprete está realizando su interpretación entre una persona sorda y una oyente debe sentarse al lado de la persona oyente para que la persona sorda pueda ver al mismo tiempo al oyente y al intérprete.

El intérprete realiza una labor muy importante y debe ser consciente de la misma.

Lo más importante es que reconozca que la labor que realiza es de ayuda, no para sí, sino para la persona sorda.

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada