Busca:   en:
Inicio > Revista

El proceso de socialización en el desarrollo de la Personalidad (parte XI)

Los agentes de socialización, tienen gran relevancia en el desarrollo de la personalidad, están presentes a lo largo de toda la vida del sujeto, pero no todos influyen de la misma manera en todos los momentos por los que atraviesa el desarrollo de la Personalidad.
Anai Guerra Labrada | 15/05/2006
Adultez Mayor.

Las relaciones sociales mantienen su importancia en la etapa siguiente para los ancianos (conocida también como vejez o tercera edad que comprende a partir de los 60 años hasta la muerte), como para las personas de todas las edades, lo que su énfasis radica en la familia y las relaciones que establece con otros individuos de la tercera edad ya que en esta etapa el individuo se jubila.

Al avanzar la edad, ocurren varios cambios físicos, incluyendo alguna pérdida del color, textura y elasticidad de la piel; adelgazamiento y encanecimiento del cabello; disminución de la talla corporal; adelgazamiento de los huesos; pérdida de la agudeza visual necesitando anteojos para leer; se produce una disminución de la capacidad auditiva, en especial los sonidos de frecuencia más alta; disminuyen de modo gradual la fuerza y la coordinación motora. La "práctica constante" de algunas habilidades resiste los efectos de la edad. Las personas de edad avanzada experimentan un debilitamiento general de las respuestas y del procesamiento de información.

Estos cambios no son sinónimo de desempeño deficiente, a pesar de ellos, existen otros aspectos característicos de este período que igual posibilitan su desempeño social, entre los que se destaca, la experiencia acumulada, o habilidades que durante años permanecieron estancadas o desplazadas por la necesidad de asumir otras responsabilidades sociales (habilidades manuales, artísticas, etc.). Es frecuente encontrarse adultos mayores que se dediquen a participar activamente en actividades comunitarias.

En esta etapa la familia y la comunidad son los máximos responsables de mantener al adulto mayor activo socialmente. La familia es aún la fuente primaria de apoyo emocional. En ella el adulto satisface una necesidad muy importante que aparece por primera vez en esta etapa y que es la necesidad de autotrascendencia.

Esta necesidad viene dada porque el anciano hace conciente la cercanía de la muerte y por lo tanto busca quedar en los otros, sentir que su vida no ha sido en vano y que ha hecho cosas importantes y por lo cual será reconocido.

La familia juega un papel fundamental, porque es dentro del hogar donde el adulto va a desarrollar sus actividades. Es necesario crearle un ambiente que favorezca el crecimiento personal. Esto se puede lograr dando oportunidades para que continúe manteniendo una activa participación en las decisiones familiares, se puedan sentir útiles y para que continúen fortaleciéndose los vínculos afectivos.

Por su parte la comunidad también garantiza la satisfacción de esta necesidad de autotrascendencia, permite la posibilidad de sentirse útiles y reconocidos socialmente. Esto se puede lograr mediante la participación de los adultos mayores en tarea y actividades de su comunidad.


Conclusiones

Queda demostrado que el grupo es el mediador principal en la relación del hombre con la sociedad y dentro de él se dan procesos que lo hacen un espacio social único e irrepetible y que participan en la modificación o aparición de nuevas concepciones, valoraciones y actitudes.

Los agentes de socialización, tienen gran relevancia en el desarrollo de la personalidad, están presentes a lo largo de toda la vida del sujeto, pero no todos influyen de la misma manera en todos los momentos por los que atraviesa el desarrollo de la Personalidad.

Cada etapa evolutiva se caracteriza por regularidades y logros que sientan las bases a nuevos periodos, la situación social de desarrollo definirá en última instancia la influencia de los agentes socializadores en el desarrollo de personalidad.

 

Referencias

Bozhovich, L. I. (1976). La personalidad y su formación en la edad infantil. La Habana. Editorial Pueblo y Educación.

Colectivo de Autores. (1988). Problemas teóricos de la psicología de la personalidad. La Habana. Editorial Pueblo y Educación.

Colectivo de Autores. (2003). Selección de lecturas sobre psicología de las edades y la familia. La Habana. Editorial Félix Varela.

Cruz, L (2003). Psicología del desarrollo. Selección de lecturas. La Habana. Imprenta Alejo Carpentier.

Febles, M. E. (2003). La concepción histórico cultural del desarrollo. Leyes y principios. En Cruz L (Comp), Psicología del desarrollo, selección de lecturas. La Habana. Editorial Félix Varela.

Fernández, L. R. Pensando en la personalidad. Selección de lecturas. La Habana Editorial Félix Varela. (2003).

Mujina, T. K., Cherkes – Zide, N. & Rechtnikok, V. (1981). Conferencias sobre psicología pedagógica. La Habana. Editorial Libros para la Educación.

Pérez, S. N. (1975). Selección de lecturas pedagógicas. La Habana. Editorial Pueblo y Educación.

Petrovski, A. (198). Psicología evolutiva y pedagógica. Moscú Editorial Progreso.

Vigotsky, S. L. Capítulo IV Las raíces genéticas del pensamiento y el lenguaje. Pensamiento y Lenguaje. Ciudad de la Habana. Editorial Pueblo y Educación. Segunda Edición. 1998.

A b i e r t o
Colaborando con el YoMeQuedoenCasa ofrecemos:

5% de descuento en todos los libros digitales (Ayuda eBooks)

Gastos de envío GRATIS en compras superiores a 19,90€ (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada