Busca:   en:
Inicio > Revista

La dislalia. Marco conceptual, evaluación e intervención en el centro educativo. (Parte VIII)

Los componentes del lenguaje mantienen entre sí una relación sistemática, no están aislados, dependen unos de otros influyéndose mutuamente, y se combinan entre sí de acuerdo con unas formas regulares, que permiten considerar a la lengua como un conjunto organizado de elementos interdependientes.
Exploración funcional de la voz

Para explorar las cualidades de la emisión vocal se observa el tipo de timbre vocal, a partir de nuestra audición y mediante las producciones espontáneas del niño (diálogo, lectura en voz alta, realización sostenida de la vocal "a", etc.).

Clasificamos los tipos de voz en:

-Voz normal: tipo de voz clara, nítida y limpia, con un timbre agradable en toda su extensión tonal.

-Voz alterada. Pérdida de la emisión vocal en el acto de producir un sonido. Entre los distintos tipos de voz alterada los más frecuentes son:

-Voz fuerte o chillona. Estridente, metálica, rota, a veces muy aguda con una intensidad muy aumentada, a consecuencia del abuso vocal por un ataque brusco del sonido.

-Voz débil. Opaca, baja intensidad y poco alcance, debido a la falta de tono muscular de la laringe a consecuencia de un estado débil e inhibido del niño.

-Voz ronca. Áspera y sin claridad, de esfuerzo y cuya extensión está disminuida a consecuencia del mal uso vocal.

-Voz entrecortada. Se manifiesta bajo la forma de espasmos de los órganos de la fonación y de la respiración.

Exploración del ritmo y fluidez del habla

Normas de aplicación: para explorar la habilidad rítmica del habla observaremos las producciones verbales del niño o niña en diferentes momentos y situaciones (denominación e imitación de palabras y frases, diálogo, lectura...) y se analizan las variaciones del ritmo y la inteligibilidad o disgregación de las producciones verbales.

Los tipos del ritmo del habla clasificados en función de las características acústicas-perceptivas son:

-Ritmo normal: habla en que las variaciones del ritmo de las producciones verbales no son ni muy rápidas ni muy lentas.

-Ritmo lento: habla enlentecida o ritmo de la palabra excesivamente lento (bradilalia).

-Ritmo rápido: habla acelerada o ritmo de la palabra excesivamente rápido (taquilalia).

Los tipos de fluidez del habla clasificados en función de las características acústicas-perceptivas son:

-Habla fluida: forma clara e inteligible del habla, emitiendo el ritmo y la entonación que requiere el discurso hablado.

-Habla no fluida: falta de fluidez manifiesta en un habla inteligible o ininteligible.

- El habla no fluida inteligible es aquella en la que la dicción es comprensible, pero no se respeta la armonía de la palabra, puesto que las pausas rítmicas son demasiado largas o demasiado cortas. La entonación queda modificada debido a un habla brusca y cortante, o por el contrario, a un habla monótona.

- Un habla no fluida ininteligible es aquella en la que la dicción es incomprensible o casi incomprensible, puesto que las pausas rítmicas y la entonación no se respetan.

Disfluencia del habla. Disgregación, disrupción e interrupción de la fluidez del habla, que suele ir acompañada de las siguientes manifestaciones:

- Repeticiones: habla que presenta repeticiones de sonidos, sílabas y/o palabras y que va en aumento a medida que se hace uso del lenguaje.

- Prolongaciones: habla que presenta alargamiento en los sonidos de las palabras.

- Bloqueos: habla que presenta imposibilidad o extrema dificultad para empezar a hablar, o parada con arranque precipitado cuando cesa el bloqueo.

- Muletillas o latiguillos: habla que presenta intercalaciones de sonidos, palabras o frases hechas, con el fin de desviar la atención fóbica de la articulación y destinados a facilitar una mayor fluidez verbal.

- Movimientos parásitos o asociados: habla con movimientos espasmódicos de la musculatura de la cara (labios, lengua), de los ojos, del cuello, de las extremidades o de todo el cuerpo, que se realizan simultáneamente al lenguaje hablado, produciendo tensión muscular y tics.

Exploración del nivel comunicativo

Observación de la utilización que el niño o niña hace de las estructuras y funciones del lenguaje desde la comprensión y l ala producción de los mensajes.

Intervención

La intervención hace referencia al conjunto de estrategias, procedimientos y técnicas que se ponen en juego para lograr una serie de objetivos, referidos al proceso de desarrollo lingüístico. Desde esta perspectiva, consideramos la intervención en el lenguaje como un proceso dinámico de naturaleza multidimensional e interactiva que tiene por objeto estimular el desarrollo del lenguaje y la comunicación, evitando que se afiancen posibles alteraciones o rehabilitando las existentes (Gallego, 1998). Cabe, pues, hablar de tres tipos de intervención:

-Preventiva: orientada a controlar el desarrollo de la conducta problemática o a promover características de conducta que faciliten la modificación de los trastornos que pudieran influir con posterioridad. La importancia de los programas preventivos reside en la creencia de que la plasticidad de los años de la infancia permite mejores resultados y da lugar a un progreso que quizá no se pudiera conseguir más adelante.

-Rehabilitadora: orientada a corregir la conducta lingüística “problemática” o perturbada, o a implantar dicha conducta cuando esta no se manifiesta. Cuanto más tempranamente se inicie esta intervención, mayores probabilidades existen de impedir que las dificultades lingüísticas se afiancen. La intervención rehabilitadora significa brindar al niño o la niña los servicios necesarios para la integración en su comunidad, y aspira a reducir al mínimo el problema lingüístico detectado.

-Optimizadora: orientada al establecimiento de las conductas externas y/o prerrequsitos internos que hagan posible alcanzar los resultados óptimos. La intervención optimizadora implica establecer las metas del desarrollo humano óptimo.

En la práctica logopédica escolar las tareas promocionales, preventivas y estimuladoras deberían ocupar una parte importante de la labor del especialista en audición y lenguaje, si bien estas actividades son frecuentemente las grandes olvidadas en sus actuaciones. Pero con independencia del tipo de intervención que se realice, el proceso de la intervención logopédica puede ser ordenado en torno a las siguientes cuestiones:

¿Para qué intervenir?
¿Qué intervenir?
¿Cómo intervenir?
¿Cuándo intervenir?

Para qué intervenir: Los objetivos de la intervención

Los objetivos de la intervención logopédica son una declaración de intenciones que ayudan a planificar la práctica, dado que nos indican el camino a seguir durante el proceso. El objetivo principal básico en toda intervención logopédica consiste en el desarrollo de habilidades lingüísticas y su reeducación, en su caso, para que el niño o la niña pueda reproducir y comprender el lenguaje de su comunidad e interactuar con las personas de su entorno.

Según el tipo de intervención, sin embargo, podemos señalar tres objetivos de carácter general, que conllevan en el ámbito escolar una serie de tareas implícitas para el especialista en audición y lenguaje. Veamos:

Estimular el desarrollo del lenguaje.

- Participación en la elaboración del Proyecto Curricular en el área del lenguaje.
- Diseño de programas de estimulación lingüística.
- Evaluación de programas de estimulación del lenguaje.

Prevenir posibles alteraciones lingüísticas.
- Análisis del contexto lingüístico concreto.
- Diseño y desarrollo de programas preventivos de lenguaje en los primeros ciclos de la escolaridad.

Modificar la conducta lingüística alterada.
- Determinación del nivel de desarrollo lingüístico del niño o niña.
- Detección de las posibles alteraciones lingüísticas.
- Diseño y desarrollo del programa de intervención.
- Evaluación de programas de intervención.

Qué intervenir: Los contenidos de la intervención

Los componentes del lenguaje mantienen entre sí una relación sistemática, no están aislados, dependen unos de otros influyéndose mutuamente, y se combinan entre sí de acuerdo con unas formas regulares, que permiten considerar a la lengua como un conjunto organizado de elementos interdependientes. Los contenidos para la intervención en el lenguaje son los siguientes:

Bases anatómico-funcionales del lenguaje.
- Audición.
- Aparato fonador:

Respiración y soplo.

Motricidad bucofacial.

Voz.

Forma del lenguaje:
- Componentes fonético-fonológico:
Organización del sistema de sonidos.
Tipos de fonemas.
Capacidad articulatoria.
Adquisición del sistema fonológico.

- Componentes morfosintáctico:
Clases de sintagmas.
Tipos de oraciones.
Modos de conexión.
Inflexiones morfológicas.
Estructura interna de los enunciados.
Sucesión de oraciones.
Longitud media de los enunciados.
Relaciones semántico-sintácticas.

Contenidos del lenguaje:

- Componente semántico:
Léxico, vocabulario.
Significado de la frase.
Relaciones de significación.
Definición de palabras.
Relaciones espaciales.
Uso del lenguaje:

- Componente pragmático:
Funciones del lenguaje.
Competencia conversacional.
Análisis de contextos.
Actos del habla.
Elementos no verbales.
Uso de la prosodia.
Procesos del lenguaje

- Decodificación lingüística (comprensión).

- Codificación lingüística (expresión).

Otros aspectos:
- Desarrollo cognitivo.
- Desarrollo psicomotor.
- Desarrollo socioafectivo y emocional.
Abierto en AGOSTO
Nuestra tienda permanecerá abierta durante todo el mes
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada