Busca:   en:
Inicio > Revista

Papel del orientador en las aulas concebidas como comunidades de aprendizaje. (Parte III)

En el contexto actual de permanente cambio social, estamos obligados a volver la vista hacia los valores más elementales, como son el respeto, la tolerancia, la convivencia y la solidaridad entre las personas de distintos credos, etnias o culturas.
LAS CONDICIONES SOCIALES, CULTURALES, ECONÓMICAS DE LAS PERSONAS QUE FORMAN LA COMUNIDAD DE APRENDIZAJE

La conciencia del inacabamiento nos hace responsables, por tanto éticos en nuestra presencia en el mundo. Por tanto, una Orientación Educacional con sabiduría, que respete la autonomía del Ser, con ambientes dialógicos que respeten y aprendan de las diferencias exige una práctica coherente por parte de los niveles de orientación con este escenario. Los Orientadores Educacionales no pueden alejarse de las condiciones sociales, culturales, económicas de las personas que forman la Comunidad de Aprendizaje ( alumnos, familias, vecinos, entorno).

Orientar exige competencias profesionales, que generen autoridad. El orientador que no lleve en serio su formación, no tiene fuerza moral para orientar en una Organización Educativa. Además debe ser esencialmente democrático, humilde para que las libertades de las personas de la organización se asuman éticamente. Me muevo como orientador porque primero me muevo como persona que intercepto significados a través del lenguaje, que permiten desarrollar mi vocación de compromiso comunitario. Esto me leva a comprender que la Orientación es una forma de comprensión en el mundo, por tanto, responsable, libre, que permite una forma de decisiones consciente, que exige saber escuchar, reconocer que detrás de un enfoque de orientación existe un paradigma ideológico, que debe ser desvelado a través del diálogo.

LÍNEAS PRIORITARIAS DE ACTUACIÓN

Las capacidades de los profesores y de los formadores son la clave para motivar a los alumnos y conseguir que tengan éxito. El papel de los profesores ha cambiado: ya no son la única fuente de conocimientos. La formación debería hacer capaces a los profesores y formadores de motivar a sus alumnos no sólo para que aprendan capacidades, sino también para que se hagan responsables de ese camino único e individual que es el que puede proporcionarles las competencias exigidas hoy día en una sociedad y en el mundo laboral.
La Nueva Sociedad del Conocimiento y de la Información no precisa de la acumulación personal de información y datos, sino del dominio de procedimientos de búsqueda, de su articulación, análisis y de su presentación.
Lo que podemos constatar es que se están produciendo unos cambios acelerados, que nos empujan a la acción pronta y coordinada, ante una evidencia de que pararse es quedarse definitivamente rezagados en la transformación con más posibilidades, pero también con más riesgos, que haya vivido la humanidad colectivamente.

La formulación y el diseño de actividades didácticas y de recursos, de técnicas para la planificación, desarrollo, seguimiento y evaluación del aprendizaje de los alumnos y de la propia práctica docente, de las especificidades habituales de la dinámica del aula, de las relaciones con padres y madres del alumnado, de la participación en las actividades del centro, etc. son tareas y retos habituales del profesorado, y por tanto, deberán convertirse en una de las líneas prioritarias de formación en la que se concretan sus opciones profesionales y se materializa la lógica de su conocimiento profesional específico.
El desarrollo de una actividad formativa que incida en la mejora de la práctica docente podrá tener su orígen en una estructura de contenidos muy relacionada con unos planteamientos formalmente ligados a la epistemología disciplinar y académica.

PLAN DE ACTUACIÓN

En el contexto actual de permanente cambio social, estamos obligados a volver la vista hacia los valores más elementales, como son el respeto, la tolerancia, la convivencia y la solidaridad entre las personas de distintos credos, etnias o culturas. Toda la comunidad de aprendizaje debe caminar unida hacia una visión amplia y positiva sobre la convivencia en los centros educativos. Así nos encontramos con la posibilidad que los centros y todos sus miembros tienen de contribuir a la construcción de una sociedad más justa, democrática e igualitaria.
Todo lo anterior lleva a plantearse otro objetivo: crear canales y estrategias que posibiliten la comunicación entre todos los miembros de una comunidad de aprendizaje para construir redes que favorezcan el acercamiento e intercambio de diferentes puntos de vista y la búsqueda de soluciones alternativas.
La resistencia a los cambios, a romper con las rutinas escolares produce inseguridad y recelo en buena parte del profesorado, a abandonar los textos, por miedo a perderse o a no saber qué hacer. Es necesario potenciar la creación de foros de debate que propicien la puesta en marcha de proyectos de innovación que complementen el uso de los textos.
Con este fin, se pretende potenciar la participación de todas las personas que rodean al alumnado ( profesores, familiares, especialistas, profesionales no relacionados con la educación, voluntariado, etc.), implicándolos en el desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje, así como en procesos de análisis y detección de necesidades para optimizar la adecuación de nuestras actuaciones a las peculiaridades de cada alumno y alumna, de cada centro y de cada zona escolar.
Por tanto, el Plan de Actuación del orientador dentro de una comunidad de aprendizaje se podría concretar en los siguientes puntos:

. Producir mayor conocimiento educativo favoreciendo y valorando la diversidad, la innovación, la experimentación y el compromiso con la mejora.
. Propiciar proyectos de formación que sirvan para mejorar la convivencia escolar y la resolución de conflictos.
- facilitar al profesorado estrategias de comunicación y trabajo en equipo que favorezcan proyectos grupales y relaciones positivas en la comunidad escolar.
- Favorecer proyectos de convivencia escolar en los centros educativos.
- Impulsar el intercambio de experiencias.
- Favorecer procesos formativos que integren a los distintos agentes educativos: profesorado, familias y agentes sociales.
- Apoyar a todos los sectores educativos de la zona en la implicación colectiva hacia la resolución de conflictos y la convivencia escolar.
. Favorecer el aprendizaje colaborativo.
. Dinamizar grupos de trabajo y proyectos con metodologías innovadoras.
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada