Busca:   en:
Inicio > Revista

Entrevista al Dr.C. Ángel Luis Gómez Cardoso‏ (Parte IV)

Un eminente pedagogo cubano, por demás a quien admiro y respeto, el Dr. C López Machín, aseveraba que si se analiza la tesis más general de la escuela inclusiva y sus principales postulados teóricos, puede interpretarse como una forma ideal de concebir la educación de la niñez, sin discriminación, sin segregación, propiciando el máximo desarrollo de cada educando, donde cada cual encuentra la respuesta educativa que necesite; coincido plenamente con lo expresado por mi colega.

6.                  ¿Qué profesionales intervienen en la rehabilitación integral de un niño/a que presenta discapacidad?
 
Es en composición multi e interdisciplinaria. Intervienen médicos de familia y médicos según las especialidades que se requiera, es decir, oftalmólogos, psiquiatras, otorrinos, alergólogos, neurólogos, etc., trabajadores sociales, psicólogos, logopedas, psicopedagogos, pedagogos, psicometristas, así como maestros y especialistas de las escuelas especiales.
 
 
7.                  ¿Cómo entiende el concepto de integración e inclusión en el área de educación especial?
 
Mucho se ha publicado y discutido en torno a   la integración   y a la inclusión de alumnos con necesidades educativas especiales y la idea más difundida en relación a una escuela inclusiva es la que habla a favor de la no segregación de ningún niño a pesar de sus diferencias, que sea capaz de integrar además a aquellos con diferentes tipos de discapacidades, cuestiones estas que fueron difundidas en variados documentos oficiales.
 
Un eminente pedagogo cubano, por demás a quien admiro y respeto, el Dr. C López Machín, aseveraba que si se analiza la tesis más general de la escuela inclusiva y sus principales postulados teóricos, puede interpretarse como una forma ideal de concebir la educación de la niñez, sin discriminación, sin segregación, propiciando el máximo desarrollo de cada educando, donde cada cual encuentra la respuesta educativa que necesite; coincido plenamente con lo expresado por mi colega.
 
Lo que sí no cabe a dudas es de que la institución escolar debe responsabilizarse con el desarrollo máximo posible de cada estudiante sin segregar a nadie por razones de raza, sexo, grupo social a que pertenece, nacionalidad, lugar de residencia, creencia religiosa o capacidad; razones todas para concebir la escuela como una institución abierta a la diversidad, desarrolladora para todos, que a la vez que socializa, garantiza una atención diferenciada y personalizada como respuesta a las necesidades educativas de sus alumnos, incluidas aquellas necesidades más complejas que son calificadas como especiales, dígase los casos de déficits sensoriales, moto­res, verbales, intelectuales, o viceversa los casos de talento relevante, o aquellos cuya situación de desventaja está determinada por difi­cultades o carencias en el entorno familiar y, (o) social, como consecuencia de desajustes en el aprendizaje o en la conducta, o por la combinación de varios factores que influyan negativamente en el desarrollo del alumno.
 
A mi juicio, más que las disquisiciones terminológicas de los vocablos integración e inclusión es referirse a la atención a la diversidad, el que considero más completo e integrador de ambos constructos.
 
La diversidad es un término que se ha venido utilizando en diversos contextos, con particular énfasis en el plano educativo; es un concepto cargado de muchas complejidades e interpretaciones con varios matices y puntos de vista, sin embargo a mi juicio, lo importante es adoptar una perspectiva crítica para explorar las implicaciones y desafiar las relaciones entre los conceptos y los enfoques, buscando a fin de cuentas que las perspectivas más positivas y desarrolladoras se encaminen hacia un niño, insertado en un hogar con funcionamientos familiares diversos, en una escuela con aciertos y desaciertos en el orden pedagógico y en una comunidad también diversificada.
 
La diversidad debe ser entendida como el gran desafío del nuevo milenio: tolerancia, aceptación de las diferencias e integración de las mismas en metas comunes que satisfagan las necesidades de todos; que permitan que los niños, sus familias y cada uno de los miembros de una comunidad puedan encontrar su lugar en el mundo y ejercer su derecho como uno más de la sociedad. En resumen, y sin ánimos de simplificar este concepto, la diversidad se expresa en el carácter propio y diferenciado de cada persona, como resultado de reconocer que todos somos diversos porque respondemos a nuestra propia identidad.
 
Específicamente en el contexto educativo la diversidad asume características que no solo tienen su expresión en el niño como centro de la atención pedagógica, sino en otros factores que, unas veces de manera directa y en otras indirectamente, ejercen gran influencia en la personalidad en formación de ese niño: dígase la familia, la escuela y la comunidad.
 
Tanto la familia como la escuela deben abrirse para recibir las influencias positivas que repercutan en la educación integral del niño. Es expresarse en términos de considerar ambas instituciones como un sistema dinámico abierto que revela la continua interacción con el entorno, lo que es facilitado por la propia estructura y organización a nivel macrosocial y el carácter comunicativo de las personas, dispuestos a recibir y a ofrecer. No se trata de la critica a ultranza de lo que le corresponde hacer a la familia y a la escuela, ni a la valoración mal sana de lo que ambas han tenido que hacer y no han hecho, es dialogar diáfanamente y se alcance un nivel de relación constructivo y colaborador, donde todos aporten ideas para hallar las soluciones pertinentes, se cree una relación de participación, compromiso y responsabilidad compartida entre todos los implicados en el proceso y se logre que las propuestas de cambios o modificaciones surjan en el vínculo estrecho familia-escuela.
 
Al expresarnos en términos de diversidad en el plano familiar y escolar retomo de Jiménez, P (1999) cuando sentenció que desde la diversidad y en la diversidad nos formamos y es la diversidad uno de los ejes de la educación democrática. La diversidad no es solamente una realidad fáctica sino deseable. El respeto a la diferencia exige tolerancia. El sentido de justicia exige la superación de las discriminaciones. 
 
Hoy la educación especial, más que concebirla solo para niños que presentan  discapacidades, se define como todo un sistema de asesorías, apoyos y ayudas especiales   que se requieren en la educación de alumnos con necesidades educativas especiales en cualquier contexto educativo, y traspasando el marco estrecho de la escuela especial. Es garantizar que el niño se eduque en las condiciones más normales posibles, en el medio menos restrictivo, más socializador y desarrollador permitido.

 

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada