Busca:   en:
Inicio > Revista

Estado actual de las plazas céntricas de Concordia en cuanto a la integración de personas con movilidad reducida. (Parte IV)

En nuestro país la palabra discapacitado esta aceptada por la Academia Argentina de Letras, pero es recomendad no usarla, lo correcto es hablar de Persona con discapacidad, acentuando el primer término Persona así se indica que el sujeto tiene una ausencia para realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano.

Artículo 13: "Sin perjuicio de las demás disposiciones del presente Tratado y dentro de los límites de las competencias atribuidas a la Comunidad por el mismo, el Consejo, por unanimidad, a propuesta de la Comisión y previa consulta al Parlamento Europeo, podrá adoptar acciones adecuadas para luchar contra la discriminación por motivos de sexo, de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual". 
 
* Difundir con éxito una cultura de la accesibilidad en la que se integre a todos los colectivos sociales como beneficiarios y superar tabúes en relación con la discapacidad y las diferencias culturales.
 
* Poder difundir la variedad de barreras y de afectados existentes, más allá de las consabidas "barreras arquitectónicas" y de las necesidades de las personas que circulan en sillas de ruedas.
 
* La conveniencia y necesidad de mantener políticas de discriminación positiva para garantizar los derechos de las personas con movilidad reducida, en determinados sectores, como el de vivienda, donde se presentan cupos de unidades adaptadas con tal fin.
 
* Potenciar la escala humana, de proximidad y solidaridad, en la que se desenvuelve necesariamente la accesibilidad en un entorno urbano agresivo, individualista y estructurado.
 
* Desarrollar los valores de la diversidad y la diferencia que faciliten la integración y aceptación de la vejez y la discapacidad cuando los valores de referencia imperantes son la juventud, fuerza y belleza.
 
* Desvincular la palabra accesibilidad de su connotación minoritaria, ligada a la discapacidad en casi todos los textos legales- para ampliarla a toda la población, de acuerdo con el nuevo paradigma, pero sin olvidar quiénes son los principales afectados.
 
* Mostrar la posibilidad de aplicación de la verdadera integración física, funcional y social de las personas con capacidades diferentes a la sociedad, ya sea iniciando un futuro de plazas públicas planificadas sin barreras o adaptando las existentes en forma gradual. La meta no es crear espacios públicos especiales, sino que en los lugares de juegos convencionales se incorporen juegos adaptados a niños con capacidades diferentes, para que la plaza tenga una función integradora.
 
 
CAPÍTULO I: PERSONA CON MOVILIDAD REDUCIDA
 
En nuestro país la palabra discapacitado esta aceptada por la Academia Argentina de Letras, pero es recomendad no usarla, lo correcto es hablar de Persona con discapacidad, acentuando el primer término Persona así se indica que el sujeto tiene una ausencia para realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano.
 
Persona con Discapacidad. Durante mucho tiempo los vocablos para referirse a personas con capacidades diferentes fueron muchos pero no definen de manera adecuada a quien tiene una discapacidad, como por ejemplo: anormales, atípicos, disminuidos, impedidos, limitados, deficientes, discapacitado, etc. Todas estas palabras son erróneas para definir a la persona con discapacidad porque además de ser peyorativa, implica la negación de algo. Así se globaliza a la persona solo por su deficiencia.
 
La Ley Nº 22.431 (Actualizada por leyes 25635, 25634, 25504, 24901,24314, 24308, 23876, 23021) que habla de la protección hacia los discapacitados, en su artículo 2º dice que se considera discapacitado a toda persona que padezca una alteración funcional permanente o prolongada física o mental, que en relación a su edad y medio social implique desventajas considerables para su integración familiar, social, educacional o laboral.
 
Las discapacidades pueden ser: mentales, sensoriales y motoras. Es ésta última, cuando una disminución motriz impide manejar el cuerpo con autonomía.
 
A una persona con discapacidad puede gustarle, como a cualquiera, un partido de fútbol, comer con sus amigos, trabajar. Estudiar, disfrutar de un paseo, ir al parque, pero le cuesta más trabajo hacerlo porque muchas cosas han sido diseñadas olvidando sus necesidades, por éste motivo las personas con movilidad reducida suelen tener mayores dificultades para desarrollar plenamente su personalidad y su vida social.
 
Muchas veces estas diferencias llevan a discriminar a las personas con capacidades diferentes. Aquí, la palabra discapacidad, se la asocia con términos tales como asistencias, solidaridad, vergüenza, temor, voluntarismo, piedad, resignación, caridad. Difícilmente se la relaciona con eficiencia, rendimiento, competitividad, normalidad, capacidad.
 
Con respecto a los derechos: el pleno desarrollo de todas las capacidades y habilidades del ser humano y actitudes positivas hacia las otras personas son derechos inalienables. Lo afirman los Derechos del Niño:…"tienen derecho a jugar, al ocio. El juego los ayuda a construirse como personas". Es durante el juego donde van a nacer sus mejores ideas, donde va a construirse lo más sólido de su personalidad. 
 
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada