Busca:   en:
Inicio > Revista

La educación de los sordos. (3 de 6 partes)

Carlos Skliar | 1/02/2003
3. ¿Qué es la educación bilingüe para los sordos?

De todas las preguntas posibles quizás sea ésta una de las más difíciles de responder. Estamos de frente a un concepto muy abarcativo, que incluye cuestiones lingüísticas, antropológicas, educativas, sociológicas, psicológicas, etc.

En mi opinión, la educación bilingüe es un punto de partida y, tal vez, también un punto de llegada, que debe buscar una ideología y una arquitectura escolar a su servicio. La educación bilingüe es un reflejo cristalino de una situación y una condición socio-lingüística de los propios sordos; un reflejo coherente que tiene que encontrar sus modelos pedagógicos adecuados. La escuela bilingüe debería encontrar en ese reflejo el modo de crear y profundizar, en forma masiva, las condiciones de acceso a la lengua de senas y a la segunda lengua, a la identidad personal y social, a la información significativa, al mundo del trabajo y a la cultura de los sordos.

Pero sería un error si la educación bilingüe sólo se atuviese a reflejar y reproducir una determinada situación socio-lingüística y cultural. Por el contrario, en mi opinión, la educación bilingüe debería:

o Crear las condiciones lingüísticas y educativas apropiadas para el desarrollo bilingüe y bicultural de los sordos.
o Generar un cambio de estatus y de valores en el conocimiento y uso de las lenguas en cuestión.
o Promover el uso de la primera lengua, la lengua de señas, en todos los niveles escolares.
o Difundir la lengua de señas y la cultura de los sordos más allá de las fronteras de la escuela.
o Determinar los contenidos y los temas culturales que especifiquen el acceso a la información por parte de los sordos.
o Promover acciones hacia el acceso de los sordos a la profesionalización laboral.
o Definir y dar significado al papel de la segunda lengua en la educación de los sordos.

Por eso no es lo mismo cuando se habla de una supuesta situación bilingüe que los sordos viven "inevitablemente", ni del bilingüismo decretado por las leyes, que de los objetivos que debería tener una educación bilingüe creada y desarrollada dentro de las escuelas para sordos y, sobre todo, con los sordos. Un buen número de asociaciones de sordos, de profesores oyentes y de grupos de padres apoyan la idea de la educación bilingüe; pero entiendo que entre esos grupos existen diferencias notorias -y a veces extremas- sobre qué significaría una propuesta de educación bilingüe.

Por ejemplo, muchos oyentes están esperando que el bilingüismo siente las bases materiales y resuelva, por fin, las condiciones de acceso de los sordos a la lengua oral; otros imploran que el bilingüismo permita a los sordos el conocimiento del currículum escolar de igual modo y al mismo tiempo que los niños oyentes de la misma edad; y otros, por último, ya reclaman a los sordos una mayor y mejor competencia en la lengua escrita.

Una parte significativa de los sordos, en cambio, no parece apoyar esta propuesta en su sentido más académico, o en la idea de un porcentual y/o un equilibrio obsesivo entre la lengua oral y la lengua de señas -por ejemplo, lengua oral de mañana y lengua de señas de tarde- y, muchos menos, si se la entiende y pone en práctica como un imperativo determinado desde afuera por los oyentes -sobre todo en lo que se refiere a cuál tiene que ser la modalidad de la segunda lengua, cómo enseñarla y en qué momento eso debe ocurrir.

Las comunidades de sordos que están reflexionando y debaten sobre este tema, defienden la propuesta del bilingüismo, en primer lugar, con el objetivo que se les reconozca el derecho a la adquisición y al uso de la lengua de señas y, consecuentemente, para que puedan participar en el debate educativo, cultural, legal, de ciudadanía, etc. de esta época, en igualdad de condiciones y oportunidades, pero siempre respetando y profundizando su singularidad y especificidad.

Las seis partes de este artículo son:
1) La educación de los sordos.
2) Educación Bilingüe para los Sordos
3) ¿Qué es la educación bilingüe para los sordos?
4) ¿Existe un modelo de educación bilingüe para la escuela de sordos?
5) ¿Cómo evaluar la educación bilingüe para sordos?
6) Variables para el análisis de las políticas de educación bilingüe para sordos.

 

Referencias

- Freire, P. (1992): "Pedagogía da esperança: Um reencontro com a pedagogía do oprimido". Rio de Janeiro: Paz e Terra.

- Santos, M. (1988): "Patología general de la evaluación educativa". Infancia y Aprendizaje, 41, 143-158.

- Skliar, C. (1988): "Investigaciones sobre Comunicación e Inteligencia en niños sordos". Tesis de Doctorado no publicada. Buenos Aires: Universidad del Museo Social Argentino".

- Skliar, C. (1996): "Evaluación de las políticas de bilingüismo para sordos". Conferencia presentada al III Congreso Latinoamericano de Educación Bilingüe para sordos. Mérida, Venezuela.

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 29,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada