Busca:   en:
Inicio > Revista

Percepción de estilos parentales, autoconcepto y predisposición al consumo de alcohol en adolescentes (Parte VIII)

Este grupo de padres es sensible a las carencias de sus hijos y está marcado por el calor afectivo, por lo que estimulan la expresión de sus necesidades y les proporcionan lugar para la autonomía y la responsabilidad. (Torío López, Peña Calvo e Inda Caro, 2008).

Los padres autoritarios son muy directivos y demandantes, además no tienen en cuenta la necesidad que hay que darles respuestas a sus hijos. Su orientación está basada en  ser obedecidos sin muchas explicaciones. (Chattás, 2004).

Siguiendo a Chattás (2004), dice que este tipo de padres solo toleran ambientes estructurados con reglas bien definidas y no problemáticas.  En sus variantes más represivas consideran a sus hijos sólo en los aspectos a ser entrenados, y son sometidos a persistentes directivas y controles. Lo cual lleva a una predisposición a que los hijos desarrollen grados muy elevados de resistencia, tanto abierta como encubierta, lo cual puede resultar en sencilla rebeldía, a veces con consecuencias para la salud física o mental. Aunque, lo más común es la obediencia, perdida de iniciativa personal y escasa confianza en sí mismo como resultado a este tipo de práctica parental.

Son padres más indiferentes, más examinadores y menos cálidos que otros progenitores  y sus hijos desarrollan insatisfacción, introversión y desconfianza (Papalia, 1993).

Es un modelo muy rígido, en donde se considera a la obediencia una virtud y en donde son favorecidas las medidas de castigo o de fuerza, restringiendo la autonomía del niño o adolescentes (Torío López, Peña Calvo e Inda Caro, 2008). El castigo físico como medio educativo, se asocia  al elevado consumo de alcohol en los adolescentes (Mezquita, Moya, Edo, Maestre, Viñas, Ortet, Ibáñez, 2008). Además, fomentan comportamientos hostiles en los hijos, produciendo una gran distancia con estos y la falta de comunicación se hace cada vez mayor. (Torío López, Peña Calvo e Inda Caro, 2008).

 

Estilo de crianza democrático

Este estilo de padres tiene elevados niveles de respuesta y a la vez de demanda. Son aquellos que imparten reglas claras para el comportamiento, pero no son ni restrictivos ni intrusivos (Chattás, 2004).

Impulsan la búsqueda de la propia identidad y la confianza en sí mismo. Sus métodos están basados más en impulsar y proteger que en castigar. Permiten que sus hijos se tengan confianza, pero que a la vez sean responsables y cooperativos (Chattás, 2004).

Confían en su capacidad para formar a sus hijos y respetan las opiniones, intereses y la personalidad de éstos. Se consideran cariñosos, exigentes, seguros y respetuosos de las decisiones independientes que toman sus hijos adolescentes para de esta manera mantener los estándares y están dispuestos a asignar castigo leve. Ajustan  el control con el estímulo (Papalia, 1993).

Para Chattás (2004) los padres democráticos aceptan la individualidad de sus hijos, los animan a desarrollar sus capacidades y a corregir sus errores. Y su vez los hijos suelen no decaer por miedo a los fracasos y les agrada probar sus fuerzas e intentar sus propios recursos.

Este grupo de padres es sensible a las carencias de sus hijos y está marcado por el calor afectivo, por lo que estimulan la expresión de sus necesidades y les proporcionan lugar para la autonomía y la responsabilidad. (Torío López, Peña Calvo e Inda Caro, 2008).

Abierto en agosto

Nuestra tienda permanecerá abierta durante todo el mes

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada