Busca:   en:
Inicio > Revista

Integración escolar de niños hipoacúsicos. Heterogeneidad de casos y diferentes abordajes (Parte IV)

Una detección temprana, equipamiento inmediato e interención terapéutica y educativa permitirán mejores resultados lingüísticos. La ausencia de una lengua en el niño hipoacúsico se puede traducir en restricciones del desarrollo cognitivo que repercuten en los procesos que se alimentan de formatos lingüísticos.

Proceso de integración educativa de alumnos equipados y cuya primera lengua es la LO

 

Se podría suponer que el proceso de integración de niños hablantes de LO sería más fácil debido a que se comparte tanto con los pares como con el docente un código comunicativo. Sin embargo, podemos encontrar diferentes características y necesidades entre el alumnado.

Estas apreciaciones se basan en la importancia de que se cumplan ciertas condiciones de base para lograr avances no solo auditivos sino también lingüísticos que puedan favorecer el proceso de aprendizaje y por ende, la integración educativa.

Una de las premisas a tener en cuenta en la adquisición de la LO del niño hipoacúsico, es la exposición dentro de los periodos óptimos. La adquisición en edades tempranas, en donde el cerebro se encuentra en proceso de maduración le posibilitará, entre otras cosas, ser competente lingüísticamente. Por otro lado, variables como una detección temprana, equipamiento inmediato e intervención terapéutica y educativa, permitirán mejores resultados lingüísticos.

La ausencia de una lengua provoca limitaciones, entre las cuales encontramos la carencia de experiencias con el entorno. En el niño hipoacúsico, esto se puede traducir en restricciones del desarrollo cognitivo que repercuten en los procesos que se alimentan de formatos lingüísticos.

Analizando estas dificultades, es donde se pueden encontrar las relaciones entre el desarrollo auditivo-lingüístico alcanzado por un niño y sus adquisiciones escolares, ya que mientras se realice un trabajo que permita avances en las adquisiciones auditivas y lingüísticas, esto influirá en la posibilidad de lograr aquellas habilidades que favorezcan el proceso de enseñanza y aprendizaje. En este sentido, en el caso de niños usuarios de implantes cocleares bilaterales, la Federación Argentina de Sociedades de O.R.L. (2011), considera que uno de los beneficios funcionales de estos dispositivos es el “Incremento de la performance escolar, por menor esfuerzo auditivo para el aprendizaje, menos stress escolar y aprendizaje incidental”.

Es preciso reflexionar sobre los diferentes casos factibles de presentarse en el ámbito escolar, ya que hay niños en los que pueden verse resultados dispares, aun compartiendo las mismas condiciones.

Algunos casos son por ejemplo, niños usuarios de implantes cocleares, insertos en programas de rehabilitación auditiva desde edades tempranas, pero que no logran tener los avances esperados en cuanto a los aspectos auditivos y lingüísticos que beneficien su proceso de aprendizaje. Para estos niños la integración educativa, debe considerar dichas dificultades y trabajar no solo en los contenidos escolares sino también procurar favorecer en todo momento las habilidades auditivas. Esta retroalimentación constante facilitará los aprendizajes.

Otros casos pueden ser los de niños usuarios de implantes cocleares, también insertos en programas de rehabilitación auditiva en forma temprana y que comienzan a cursar la escolaridad común con pocas o casi ninguna dificultad. En esta situación, que se podría pensar sería la óptima, tampoco se deben descuidar los aspectos auditivos dentro del aula y monitorear constantemente todo el proceso de enseñanza y aprendizaje para no dejar nada supuesto.

Sin embargo, cualquiera sea el caso, si existe un equipamiento auditivo se deben considerar las características de las aulas comunes, ya que las mismas son ambientes auditivo-verbales, es decir que casi la mitad del tiempo que el alumno pasa en la escuela, está expuesto a actividades impregnadas de expresiones orales y la información se percibe a través de la vía auditiva. Es por eso que existe una relación entre la percepción auditiva y el proceso de aprendizaje lo que hace necesario que las condiciones de audibilidad sean adecuadas, sobre todo si se trata de niños que están recién equipados y en proceso de aprendizaje de la lengua oral. (Calvo Prieto et al, 2009). Esto puede suceder en el caso de niños con equipamientos tardíos y en edad escolar que son integrados en aulas comunes.

Las características áulicas serán factores condicionantes a la hora de la integración, ya que generalmente las aulas actuales de nuestro país están superpobladas, algunas son demasiado grandes y existen en ellas problemas estructurales permitiendo ruido invasivo de otras aulas, patios, pasillos o del exterior de la institución. Estas condiciones acústicas pueden influir en el rendimiento de alumno, convirtiendo los ambientes en lugares acústicamente pobres y poco adecuados. Esto trae dificultades en la inteligibilidad del mensaje que a su vez influirá no solo en la comunicación sino también en la asimilación de los contenidos. Dicha inteligibilidad depende del tiempo de reverberación y del nivel de ruido de fondo. En el caso de las aulas demasiado grandes, el Tiempo de Reverberación (TR)[1] que puede ser mayor al adecuado, afecta a la inteligibilidad mencionada. Por otro lado, el Nivel de Ruido de Fondo (NRF), que son aquellos sonidos no deseados que provienen tanto del exterior como del interior del aula, también puede interferir en la comprensión del mensaje.

Calvo Prieto et al (2009) mencionan que existen normativas nacionales e internacionales para regular el tiempo de reverberación y el nivel de ruido de fondo: “Las aulas deberían poseer un TR del orden de los 0,6segundos como máximo y el NRF no debería superar los 35 dB. La mayoría de los edificios escolares no cumplen con esos requisitos (…)”.

Por todo lo expuesto es que se recomienda tener en cuenta no solo las características estructurales del aula sino también el lugar donde se sienta el niño: lejos de puertas y ventanas, más bien cerca de la docente para tener acceso no solo a su voz sino también a la lectura de sus labios en caso de que sea necesario, etc. En relación a la cercanía con la docente, se considera importante conocer la distancia auditiva crítica, que es la distancia en la que los sonidos son audibles e inteligibles. Calvo Prieto et al (2009) expresan que “La reducción de la Distancia Auditiva Crítica tiene consecuencias negativas en el rendimiento escolar y en la vida diaria debido a que la distancia auditiva es necesaria para el aprendizaje pasivo a través de la escucha casual”.

 


[1]Calvo Pietro et al (2009) consideran que “En todos los espacios cerrados, el sonido es una combinación del sonido directo producido por el emisor y del sonido reverberante fruto del rebote del sonido con paredes u otros obstáculos. Este efecto se mide a través del Tiempo de reverberación (TR). Si el TR es muy prolongado se producen cacofonías que disminuyen la inteligibilidad (…)”.

A b i e r t o
Colaborando con el YoMeQuedoenCasa ofrecemos:

5% de descuento en todos los libros digitales (Ayuda eBooks)

Gastos de envío GRATIS en compras superiores a 19,90€ (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada