Busca:   en:
Inicio > Revista

Hábitos: los buenos, los malos, los feos (Parte II)

Con los niños más grandes se agrega el problema de la deformidad dental y de mandíbula, por lo que muchos requieren ortodoncia. Normalmente en preescolares las causas son el aburrimiento, el cansancio, la inseguridad y la ansiedad.
Chuparse el pulgar

Todos los bebés nacen con el reflejo de succión y casi todos se chupan el pulgar en alguna etapa de su desarrollo. Algunos comienzan en el vientre materno, pero hasta que el bebé no cumple los tres meses no ha desarrollado aún la coordinación suficiente como para mantener el pulgar dentro de la boca durante un período prolongado de tiempo.


La mayoría de los bebés se chupan el pulgar (u otro dedo) cuando están cansados, para calmarse antes de dormir o cuando tienen hambre. Tiene su expresión máxima entre los 6 y los 9 meses de edad.


Si su bebé tiene un año o más y se chupa el pulgar, estimúlelo para que juegue con muñecos o póngale alguna actividad física que lo distraiga, distraerlo es mucho mejor que desaprobarlo, quitarle la mano de la boca constantemente o regañarlo, rara vez resulta efectivo, por el contrario a veces reforzamos la conducta y aumentamos su ansiedad.


Con los niños más grandes se agrega el problema de la deformidad dental y de mandíbula, por lo que muchos requieren ortodoncia. Normalmente en preescolares las causas son el aburrimiento, el cansancio, la inseguridad y la ansiedad. Entonces debemos atacar estas causas.


El chupón

Si se usa con discreción, el chupón puede ser una buena adquisición durante los primeros meses, desafortunadamente también puede ser una causa de insomnio. Un bebé al que se le permite dormirse con el chupón en la boca puede despertarse varias veces por la noche y negarse a dormir otra vez si no se lo dan, creando una excesiva dependencia.


Si Ud decide ofrecerle un chupón a su bebé, vale la pena considerar algunos puntos:

* Si el bebé está contento y satisfecho sin un chupón, no tiene ningún sentido ofrecerle uno con la esperanza de que deje de chuparse el pulgar.

· Sea selectivo en relación con los momentos del día en que se lo ofrece.

* Quítele el chupón de la boca antes de que caiga en un sueño profundo, es mejor tolerar unos minutos de llanto durante los primeros días que escuchar un gran llanto interminable cuando pretenda eliminarle este hábito.

* Asegúrese que los chupones están correctamente lavados y esterilizados antes de ofrecerlos al bebé, pues una mala higiene puede ocasionar infecciones.

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada